Archivo diario: 3 agosto, 2012

El efecto desvastador del calor


              Nunca me he creído lo de la posición privilegiada de La Tierra con respecto al Sol. La realidad es que salvo por la protección que dispensa al planeta la capa de ozono, cada vez más deteriorada y agujereada, estábamos destinados a convertirnos en una plancha ardiente como Mercurio o en un desierto desolado y frio como Marte. Los días de calor, como los dos últimos, ponen claramente de manifiesto la potencia de nuestra estrella regente.

        La vida en La Tierra ha sobrevivido de modo milagroso. Las extinciones de especies, la caída de meteoritos o las glaciaciones alternadas con etapas de efecto invernadero, han colocado al planeta en el precipicio de la desaparición de todo vida conocida. Más que la distancia al Sol, que está claro que no es del todo suficiente, lo que ha permitido que existamos es la inclinación del Eje terrestre, que cual sombrilla playera, ha obligado a los rayos solares a llegar de forma oblicua. De haber recibido de forma directa los rayos del inmenso brasero solar, nuestro destino hubiese sido el de tostarnos cual asado en la parrilla de San Lorenzo. Nada está a salvo de una tormenta solar. El efecto y la acción del hombre han causado destrozos en el clima, pero también nos ha permitido sobrevivir. Sin tecnología (invención del fuego, hacha de piedra , rueda o el Ipad), no estaríamos aquí. Tanto leyendo como escribiendo.

           Todo esto sirve como preámbulo y explicación al “accidente” que he presenciado esta tarde. La somnolencia que provoca el calor, el aturdimiento de los sentidos. la inconsciencia momentánea, ha llevado a este vehículo a estrellarse directamente contra el  carillo de helados en la plaza de Torres Quevedo.  Quizá todo fue fruto de un espejismo o el deseo de algo fresco en un oasis salvador. Todo ha sido muy aparatoso, pero afortunadamente sin daños personales de consideración. Quizá  quiso esquivar un obstáculo. Parece un accidente imposible.