Archivo diario: 15 mayo, 2013

La cuestión del burka y el chador


               ¿Aumenta o se estabiliza su uso en Melilla?

       Es una cuestión difícil de responder, salvo que los propios miembros y usuarias de la comunidad islámica que promueve su uso, se expliquen de modo público, como han hecho en otras ocasiones en El Alminar. El caso es que ninguna de las mujeres que lo portan, todas casadas, reconoce un uso obligado del mismo, más bien es justo lo contrario, pues de los casos en que estas mujeres se han expresado públicamente, todas han afirmado usarlo de modo voluntario. En algunos casos, es la propia conversión religiosa de la mujer, la que fuerza a su pareja a la práctica del rigorismo religioso. Es una línea circular en la que no es posible hallar cuál es el punto inicial. Lo mejor que se puede decir de esta situación, es que no ha creado conflicto alguno en ninguna zona de la ciudad, salvo episodios muy específicos.

         Hay algunas personas que muestran su indignación por ver pasear a mujeres ataviadas de este modo, pero son las menos. Puede causar un instante de sorpresa, pero poco más. Existe una  coexistencia real , entre las diversas prácticas rigoristas religiosas en Melilla, y de la que no es exclusiva la comunidad musulmana. A estas mujeres se las ve, porque su principal signo de identidad es el vestido. Hay otras prácticas religiosas, no musulmanas, que no emiten señales visibles, y por eso, aparentemente no crean conflictos. Los neutrinos no se ven, pero existen y están.

         Hay grupos que piden su prohibición, o incluso que se multe su uso, pero eso tendría solo como víctimas a la mujeres, inmersas en un sector social y religioso, del que no pueden escapar, aunque ellas no sean conscientes de esa presión. Sería añadir una discriminación o una nueva presión social, a una situación que de por sí, no parece fácil. Las mujeres, en casi todas las circunstancias sociales en la que existe discriminación, suelen ser la víctimas. Lo mejor es convivir sin crear nuevas situaciones de tensión, y eso sí, pedir que ante los responsables de los edificios públicos a donde acuden, se identifiquen de modo adecuado, cosa que hasta ahora, se hace y a lo que no se oponen.

          En el Irán de los ayatolás, las mujeres están librando una gran batalla contra la imposición del atuendo integral por parte del régimen teocrática, pero es obligado que cada cual, libre sus propias batallas en su propio entorno, y con los medios a su disposición. Otra cosa no sirve de nada. Esto es una importación del wahabismo saudí, pero como muchas otras.

       Notas: https://elalminardemelilla.com/2011/09/12/la-vestimenta-islamica-en-melilla/. https://elalminardemelilla.com/2012/05/28/el-rigor-en-el-vestido-de-las-mujeres/