Archivo diario: 28 mayo, 2013

¿Derribo o rehabilitación?


        Hemos escrito constantemente acerca de derribos y demoliciones de edificios en Melilla.  Sobre este edificio de la calle Gral Marina/Gral. Pareja ya hemos escrito, aunque no de modo individual. Yo lo dí por candidato a la demolición en una entradas sobre edificios en ruinas, y fue Uno de Melilla el que sembró la duda sobre si iba a ser rehabilitado o no, pues él no encontró el expediente de ruina. Desde entonces lo he seguido con más atención y aunque la apariencia todavía engaña, lo sigo dando como candidato a la demolición. Este sistema de hacer caer el edificio sobre sí mismo y poco a poco, es la demolición de termita. Primero se apuntala toda la estructura para evitar su desplome y luego se empieza a derribar desde la azotea hasta el suelo. Es un sistema poco aparatoso, casi camuflado y así el edificio desaparece de modo paulatino, con lo que el impacto visual es menor. Cuando el edificio llega al suelo, parece que siempre fue un solar y ya nadie  recuerda que allí hubo un edificio.

     Yo creo que es derribo, aunque se admitirán todo tipo de opiniones. A favor del derribo juega el que se retiran marcos de puertas y de ventanas, rejas de balcones y cristales. Tampoco se ha apuntalado la fachada, por lo que no parece como candidata a ser salvada. Si la demolición prosigue, se irá haciendo caer lentamente, hacia el interior. Ya ha desaparecido todo el suelo de la azotea y la última planta está ya a cielo abierto. No hay elemento alguno que apunte hacia la rehabilitación. El último edificio derribado por el sistema de la termita, es el de la calle Santiago, en el barrio del Mantelete. Todo señala en esa dirección. Este es el sistema de derribo menos perjudicial para los edificios colindantes.

    Nota: https://elalminardemelilla.com/2013/02/19/todos-al-suelo/https://elalminardemelilla.com/2013/05/07/la-gestion-de-las-ruinas/

Donde acabarán los solteros


                Driss Deiback en el Centro Asistencial

     Driss Deiback es amigo y un conocido cineasta melillense, formado en Los Ángeles y en Alemania. Tanto su primera y única película “El Refugio”, como el primero de sus documentales “Natural de Melilla”, fueron financiados por la Ciudad Autónoma, regida entonces por Ignacio Velázquez. No suele haber nombre propios en El Alminar, pero para toda norma acaba habiendo una excepción.

        El Centro Asistencial es un lugar muy conocido y visitado de la ciudad, en el que se puede encontrar a personas de muy variada procedencia, bien sea residentes, trabajadores o visitantes. Los lunes es frecuentado decenas de ciudadanos anónimos, en las conocidas  “peregrinaciones de San Nicolás”.

      Acudir con determinada regularidad a un lugar, hace que podamos observar la evolución humana del mismo, porque la física es más lenta. Aunque el lugar ha cambiado mucho, conserva una parte histórica y otra en constante evolución. Allí ya hay placas de varios presidentes y alcaldes de la ciudad.

          Sin embargo la novedad de este lunes, estaba en la presencia de Driss Deiback, que rodaba allí las últimas escenas, que no las finales, del episodio piloto de la serie “los solteros”.  Muy pocos saben  que el cineasta melillense, es mi mayor proveedor de reliquias de la extinta República Democrática de Alemania (DDR), el país del que procede Ángela Merkel, y uno de los más venerados por mí. La coincidencia ha sido lo suficientemente inusual, como para merecer un hueco en El Alminar de Melilla.     

           Siempre se encuentra algo distinto en los mismo lugares, y además, resultaba una profecía, porque es casi seguro, que algunos de los flamantes solteros de la serie, acabe allí sus días, salvo que el neoliberalismo que representa en España el Partido Popular, acabe con cualquier rastro del Estado del Bienestar.