El descanso en las calles


        Melilla es la ciudad en la que puede verse de todo, o también es que ya en cualquier ciudad se empiezan a ver cosas que antes no se veían. Se está deteriorando la vida social de las ciudades. Hasta el objeto más sorprendente puede verse en la vía pública, e incluso a veces llegan a confundirse esos objetos con el mobiliario urbano. También es verdad que tal cual se ven esos objetos, luego desaparecen. Hay puntos de reciclaje urbano alternativos, completamente al margen de los oficiales, con sus estrictos horarios y complicadas normas. En la calle Tte. Casaña parecía que el Ayuntamiento iniciaba la instalación de bancos y mobiliario urbano cómodo. En las inmediaciones,  en la urbanización Minas del Rif, un rincón se asemejaba más al refugio de un sin techo, que a cualquier otra cosa. Se empiezan a ver situaciones más  extrañas cada día, y también con más frecuencia. Ocurre que a veces, no prestamos la atención suficiente, o que ya hasta lo increible empieza a parecernos normal. Hay muchas realidades paralelas a la nuestra, una ciudad muy distinta a la oficial, aunque si se ve en qué condiciones está la sede de la Empresa Municipal de La Vivienda o Emvismesa, muy cerca de donde está obtenidas estas imágenes,  no extraña nada.

Anuncios

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s