Archivo diario: 23 enero, 2016

Conservación de cabinas telefónicas


        A las vista de estas imágenes, que llevamos viendo años, nadie diría que existiese una brigada o empresa dedicada a la conservación de las cabinas telefónicas existentes en nuestras calles. Sin embargo, en días pasados, nos encontramos con el coche de la brigada dedicada a su conservación, tan antiguo como las propias cabinas. En las cabinas estudiadas, los auriculares telefónicos desaparecieron hace mucho tiempo, y en las que todavía lo conservan, ya no tienen línea. Al descolgar el auricular, ya no se recibe señal o tono de ningún tipo. Algunas incluso conservan los cristales, y en una había monedas de céntimos de euro en el cajetín y que ya nadie se molesta en recoger. En el pasado eran una fuente de recaudación de dinero mediante el robo.

          Algunas de las cabinas todavía existentes en nuestra ciudad conservan la antigua tipología, con la forma clásica, cristales, pero ya sin puertas. El resto de las existentes son ya postes telefónicos. Hay algunas ciudades en las que ya no se ven, o solo en las zonas céntricas, en donde el vandalismo urbanos es más atenuado. Las última vez que escribimos sobre ellas, quedaban 32 en nuestra ciudad. Eso fue en el año 2012.

            Ahora sabemos que en España queda poco más de 25.000 y que los planes de Telefónica o de Movistar, son suprimirlas en su totalidad a partir del próximo año. Lo que vemos ya en las calles es una reliquia de un pasado, que muchos ya no conocen. La primera cabina se instaló en Madrid en 1928, y en su momento de mayor esplendor alcanzaron la cifra de 100.000, casi en el momento en el que la telefonía móvil empezaba a expandirse de modo irreversible.

                  En muchas otras ciudades están transformándose y evolucionando, pero su futuro en Melilla parece ser algo más complicado

Notas:(1)  https://elalminardemelilla.com/2012/07/31/cabinas-telefonicas/. (2)http://www.malagahoy.es/article/malaga/1593924/las/ultimas/cabinas/buscan/futuro.html

(3) http://www.periodistadigital.com/tecnologia/telefonia/2015/08/03/las-cabinas-de-telefono-tienen-los-dias-contados-en-espana.shtml

Anuncios

El Alminar visto desde el exterior


            El Semanario  La Luz dedica su atención a los blogs melilleneses

       Hay una cosa que no podremos hacer nunca y es ver El Alminar desde fuera. Toda nuestra visión es interna, aunque alguna pista y ayuda nos ofrecen los/as comentaristas y colaboradores. El Semanario La Luz, en su nº 130 de la edición impresa, dedica un amplio reportaje al espacio global que componen los diferentes blogs melillenses, de muy distinta temática y composición. El artículo está escrito por Carmen S. Cantos y no solo dedica atención a los blogs, sino también a quienes los elaboran. Los blogs de Melilla abarcan casi todo el ámbito posible, y el artículo menciona los más emblemáticos y también aquellos que por una u otra razón han llamado la atención de su autora. Casi todos los que menciona utilizan la plataforma de Google y solo El Alminar de Melilla está inscrito en WordPress. Algunos tienen adquirido el dominio y otros no. Menciona a blogs amigos, como Sur de Alborán, de Carlos Esquembri, y otros que desconocíamos, como el de Petite Mafalda y otro con el nombre de ydeverdadtengotres. No  menciona a uno emblemático, como el de La Otra Melilla, uno de los más importantes en cuanto a la denucnia del estado físico de la ciudad y pionero en su campo, pero es que es imposible abarcar todo. Desde El Alminar  agradecemos la atención prestada.

                    El Alminar, en la visión de Carmen S. Cantos

         Al entrar en en blog de Enrique Delgado, lo primero que encuentras es un versículo del Nuevo Testamento: “Nadie enciende una lámpara y la coloca debajo del celemín, sino sobre el candelero, para los que entran vean la luz”, Lucas 11, 33; esto dice mucho del objetivo del blog, dar luz donde hay oscuridad, donde otros se empeñen en que no entre un rayo de sol.

           El autor del blog ejerció como periodista para “El Mundo”, y ha sido siempre un gran activista social, muy comprometido consigo mismo y con su ideología. El Alminar es una extensión de sí mismo, un reflejo de lo que él siente y padece, por ello, al igual que las personas al discurrir en una conversación, suele saltar de temática en sus post: política, sucesos de Melilla y de nivel nacional, deporte, meteorología, historia, corrupción o temas religiosos como el alejamiento de la iglesia del Partido popular o la iglesia de San Silvestro y su relación con los templarios- contenido que le interesa en particular.

         Esta plataforma es una de las más antiguas de Melilla y la que tiene más seguidores y fieles (cuanta con más de un millón de visitas) personas que leen y comentan cada entrada, que están al pie del cañón y que siempre expresan su opinión, a la espera de la pronta respuesta de Enrique, que firma como “el hospitalario”.

          Este es el texto que nos dedican. Se trata de una observación atenta y de una mirada certera. Lo más difícil de todo es atravesar el tiempo y mantener el interés y la observación sobre el entorno. Suceden muchas cosas, algunas demasiado efímeras, como para que un blog como El Alminar pueda recogerlas.  La realidad es poliédrica y cambia constantemente. Hay que mantener secciones y temas fijos que sirvan de vertebración al resto de temas y al blog en su conjunto. Unas veces nos llamarán la atención unos acontecimientos, y en otros momentos serán otros los dominantes. Cuando hay tantas miradas observando un punto fijo, hay que ser variado en extremo, y abarcar lo más posible.

         En el Alminar no creemos en aquello de que: el que resiste vence. Aquí solo creemos en la voluntad de resistir, que es el único modo de permanecer. Qui spiritus descendat super nos et maneat semper.