Estampas de la Cabalgata de 2013


 

      Los Magos, el Presidente, el Droner y el Alminar

        Todos loa años comienzan de una manera distinta, ningún año acaba igual. Algo cambiamos nosotros en cada tránsito anual. Este año 2013 había menos aglomeración en el centro de la ciudad. La tarde era apacible y la temperatura agradable. No había la humedad de días pasados y no se sintió el frío de otros años. El Rey Mago Baltasar fue como siempre el más generoso con los caramelos.  La Cabalgata discurrió de un modo más pausado y tranquilo. No hubo apresuramientos ni incidentes dignos de destacar, todo parecía más ordenado y tranquilo y no faltaron  los habituales comentarios sobre el sorteo de las carrozas entre las asociaciones de vecinos, o sea, el porqué les toca a unas y no a otras.  Imagino que eso es algo inevitable, se haga como se haga. Festejos debería explicar cuál es el sistema de reparto y asignación de carrozas, si las asociaciones que participan en un desfile no repiten en el siguiente, y demás cuestiones relacionadas con este evento.

        Desde hace algunos años, buscamos situarnos al inicio de la marcha, entre la plaza Héroes de España y su feo monumento, y la calle O´Donnell. A veces incluso hemos estado en la calle Sidi Abdelkader. Una vez que los niños han visto las carrozas y se han relajado, vemos el segundo pase por la avenida junto al monumento antes mencionado.

                           El Presidente entre la gente 

        El Presidente de Melilla estaba viendo la cabalgata como un ciudadano más, ignoro si lo ha hecho en otras ocasiones, el caso es que fue sorprendente verlo allí, a pie de calle, aunque eso no es inusual en él. Suele pasear por el Paseo Marítimo o bañarse en la playa durante la temporada de verano, incluso suele acudir andando a sus funciones presidenciales, en los días apacibles, acompañado de su esposa. Pese a los años que lleva en la más alta representación de la ciudad, no ha cambiado de hábitos, al menos en lo que el resto de los mortales podemos percibir. Alejado de su corte, acompañado solamente por su familia y una discreta escolta, parece menos distante que cuando ejerce sus funciones magistrales. Para cualquier dirigente, es importante lo que se dice de él, y la imagen que ofrece. Llega un momento en que lo que reflejan los medios oficiales no resulta satisfactorio, porque todo está demasiado controlado y encorsetado, hasta el punto en que no resulta real.  Una imagen como esta que ofrecemos, en un lugar considerado  adverso, resulta a la larga más beneficiosa, que 10 campañas de propaganda. Ya lo decía San Jerónimo: «La lengua del adulador daña más que la espada del enemigo».

                                              El Droner

             Fue la gran sensación. Hemos oído hablar de ellos y se han visto sobre manifestaciones en ciudades grandes. Son aeronaves no tripuladas, dotadas de una cámara de grabación. Pueden guiar a misiles hasta su objetivo y resultan ideales para saber cuanta gente hay en un lugar concreto, e incluso para localizar quién está allí y quién no.  Es un instrumento útil para la ubicación tanto de adversarios como de «falsos amigos», esos que dicen que estuvieron en la manifestación de apoyo y luego no se dejaron ver.

           Llamativa resultó también la presencia de esos extraños pájaros azulados, híbridos entre gaviotas y cisnes. ¿ Mensajes subliminales?. ¿Quién sabe?.