Como cabras en jardines


Las imágenes inverosímiles de Melilla

          En las ciudades, los niños y el resto de las personas apenas están ya en contacto con el mundo animal y natural. Como mucho, en los parques con animales, pueden verse algunos patos o carpas. Gorriones, palomas, gatos o perros, componen la máxima fauna que puede verse,  salvo las excentricidades de algunas mascotas.  Entre las exclusividades de nuestra ciudad, está el pastoreo. Los cabreros y pastores todavía ejercen su actividad, tanto en zonas céntricas, como en otras periféricas.

        Es normal ver cabras y ovejas en La Cañada de Hidum, o en Cabrerizas, que por algo se llaman así, pero no en el centro de Melilla, a muy pocos metros del Parador Nacional de Turismo y apenas algo por encima del emblemático y faraonico Kursaal.  La imagen resulta reconfortante, aparte de que las cabras dan buena cuenta de los bien cuidados «jardines» de la Consejería de Medio Ambiente. La frondosidad del verde, y lo variado del mismo, hace pensar en que estos animales también tienen su derecho a su » buffet libre», a su exclusiva escuela de hostelería. Todo no van a ser comilonas en el V Pino. Si existe todavía algo gratuito y sin coste para el erario público, que lo disfruten, aunque sean las cabras.