La arruinada residencia militar de Melilla


 

Un paseo entres cascotes

      La situación de ruina de este edificio camina hacia el estado de irreversible, casi el mismo que alcanzó el edificio de la Cruz Roja, hoy sede de la Consejería de Hacienda. La razón es clara, cuando mayor sea le grado de ruina, mayor será el coste de la rehabilitación y el volumen del negocio. La correspondiente  entrada del Alminar quedó escrita el 29 de febrero de 2012, en año bisiesto, en un día irrepetible hasta el año 2016.  Han pasado dos años y las leyes de Melilla se cumplen de modo inexorable: lo que está mal, permanecerá en igual estado pasado el tiempo, salvo que por alguna circunstancia empeore de modo definitivo y catastrófico.

       Intentar buscar explicación a las cosas empieza a resultar difícil en esta ciudad. No sé quién es en este momento la titularidad del inmueble, aunque imagino que pertenecerá al Estado, a través del Ministerio de Defensa. Luego ocurrirá como con la inversión millonaria en el edificio de Cruz Roja, que llegará la rehabilitación correspondiente, se “descubrirá” un sótano, cuando los sótanos no se descubren sino que están, se modificará el proyecto y todo saldrá más caro de lo previsto. ¿Hay que seguir tirando y dilapidando el dinero público, el de las inversiones estatales, el de las ayudas europeas, en rehabilitar edificios que se dejan arruinar por sí mismos?.

     Pese a todo haremos algunas preguntas: ¿porqué se cerró el inmueble y se desalojó a las familias que allí vivían?, ¿cuántos años lleva en estado de abandono y cerrado?, ¿quién es el titular del edificio y a quién corresponde su rehabilitación?, y ¿qué se piensa hacer con el mismo?.

  Han pasado dos años desde la entrada anterior. La próxima la escribiré, D.M.,  el 29 de febrero de 2016.

    Nota: https://elalminardemelilla.com/2012/02/29/residencia-militar-de-melilla/

Anuncios

4 Respuestas a “La arruinada residencia militar de Melilla

  1. Qué bueno eres haciendo metáforas! Siento ser pesada, pero es que es así.
    ¿No es un poco raro que todavía no se hayan llevado el trozo de piedra con el águila al museo o algún otro sitio? Gustando tanto esos símbolos en Melilla.
    A ver si con un poco de suerte se desploma el edificio por ahí. O le cae un rayo, o algo.

  2. Gracias Isa, quizá sea hora de descansar.

  3. Siendo niño, viví enfrente de esta hermosa residencia, y conozco su interior por haber visitado algunas de sus casas. Tenía dos escaleras, la principal de mármol, y otra para el servicio. En el sótano había un montón de cuartos trasteros. Las dimensiones de las casas eran tremendas. Todo un lujo.

  4. Yo también la conozco. Mi primera novia vivía allí. Recuerdo una vez que subimos a una de las torres a pelar la pava, y nos encontramos un montón de cajas de madera vacias construidas muy bien y que al fijarnos llevaban estampadas el aguila con la esvastica nazi…..

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s