Archivo diario: 8 octubre, 2012

Los frondosos árboles del Regimiento de Alcántara


     La suspendida entrega de La Laureada en Melilla

    A los 54 asistentes procedentes de la Ciudad Autónoma de Melilla a la ceremonia del Palacio Real del día 1 de octubre, se les comunicó  “in situ”, que la ceremonia de entrega de la Laureada al Regimiento de Alcántara, radicado en Melilla y heredero físico del que alcanzó la gloria y la inmortalidad en los campos del Rif, quedaba suspendida. La ceremonia estaba prevista y anunciada para el sábado 6 de octubre a las 12h 00, en el acuartelamiento del Regimiento de Alcántara  nº 21, con base en Melilla. ¿Qué ha pasado?.  Nada se sabe y no hubo ni habrá más explicaciones, pero estaba escrito y publicado.

         Las especulaciones son de diverso tipo, pero la más verosímil y filtrada al Alminar por una fuente de elevada competencia y conocimiento, habla de una posible “invasión de competencias” entre los Ministerios de Interior y Defensa, algo ya avanzado por el periodista Ignacio Cembrero*. La visita del Ministro del Interior a Melilla el pasado 7 de julio, las ceremonias y el trato con el que fue agasajado, pareció más el de un ministro de Defensa. Esas cosas nunca pasan desapercibidas y jamás quedan sin consecuencias.

          Parece ser que el Ministro de Defensa Pedro Morenés Eulate ha impuesto su mando en plaza y ha cortado de raíz cualquier acto u homenaje, que no haya sido previsto y autorizado por su Ministerio.

                  Los frondosos árboles del Regimiento de Alcántara

        El lado oeste del acuartelamiento Fernando Primo de Rivera, base del Regimiento de Álcantara, cuenta con una de las arboledas más hermosas y frondosas de Melilla. Es salvo el de La legión, el acuartelamiento más grande de la ciudad. En breve desaparecerá todo esto. Las dependencias están prácticamente vacías, salvo la vigilancia en la zona del Cuerpo de Guardia y poco más. Creo que ya no están dentro los tanques. Volveremos a insistir en loa necesidad de conservar ese arbolado, cuando toda la superficie pase a manos del Gobierno local. Ese arbolado debería constituir la zona central de un futuro parque forestal, pero con árboles. El futuro parque debería llevar el nombre del regimiento o en su caso, el de Fernando Primo de Rivera. La frondosidad de esos árboles simbolizan a la perfección, la inmarchitable gloria del Regimiento de Alcántara, tan tardíamente reconocida. Casi un siglo después.

    Habrá que ser muy exigentes y vigilantes, con el convenio de cesión del suelo por parte del  Ministerio de Defensa, para que todo quede muy claro y no dar oportunidad alguna a la especulación inmobiliaria. Lo sucedido con el acuartelamiento de Valenzuela, no debe volver a repetirse nunca.

     Nota:  En esta ocasión, parece que no ha existido incomodo alguno por parte de Marruecos, por la concesión de los máximos honores militares españoles al regimiento español. *http://blogs.elpais.com/orilla-sur/2012/07/cuando-el-ministro-del-interior-de-espa%C3%B1a-se-convierte-en-ministro-de-defensa.html

    PD: Añado la portada y el resumen estadístico del fascimil llamado: “Que las cifras hablen”, sobre las pérdidas humanas del Regimiento nº 14 de  Caballería de Alcántara.

Anuncios

Una Tetería Andalusí en Melilla


           Melilla es una ciudad que ha negado siempre cualquier vinculación con el mundo árabe, con la parte musulmana de su cultura y de su historia. Una cosa es que sea una ciudad española, y otra que se fomente solo la españolada y el estopiñanazo. A partir de 1980, bajo el síndrome del caballo de Troya y de la marcha de la tortuga (nombre que se daba al colectivo rifeño melillense), se podó cualquier vinculación con el mundo andalusí o el pasado musulmán de la ciudad. Hasta esa fecha, existían en Melilla restaurantes de comida marroquí de gran calidad, instalados en pleno centro de la ciudad, como el Meditarráneo. Existían en funcionamiento varios baños árabes o hammanes, incluido el de la mezquita central y  también desaparecido.En la actualidad solo exsite  uno en la mezquita del Habús, en la calle Querol.

               Un amigo, Miguel, que fue profesor de árabe de la Escuela de Idiomas hace algunos años, tenía una afición y era la de descubrir sitios nuevos en las ciudades. Decía que pese a llevar varios años en una ciudad, siempre podían descubrirse lugares nuevos a donde ir o en donde pasar un rato. Un paseo atento por la ciudad permite siempre descubrir un nuevo lugar, en el que antes no se había reparado o que ha surgido hace poco. Tal es el caso de la Tetería Andalusí de la calle Actor Tallaví. Lleva abierto apenas tres meses y tenía intención de ir pero no encontraba el momento adecuado.

   El pasado viernes, en una calurosa tarde del llamado veranillo de San Miguel me tomé una riquísima limonada con hierbabuena. Había una gran oferta de Tés de todo tipo y características, entre los que destacan los andalusíes. Aparte hay una variedad de crepes y pastas dulces . Es un sitio diferente, nuevo y recomendable. Existen dos pequeños salones con entradas a diferentes calles. Un ambiente agradable y una cuidada decoración conforman un lugar,  un espacio distinto.