Archivo diario: 5 noviembre, 2013

Naranjas amargas


 

Fichas botánicas de Melilla I

Hemos aprendido muchas cosas desde la última entrada sobre podas. Entonces nos preguntábamos si esto que vemos en nuestra ciudad era podar, y hoy ya sabemos que no. Hay un tipo de poda para los árboles ornamentales, y lo que se hace en Melilla no cumple los requisitos. Simplemente se desmocha la copa con la motosierra, casi hasta el límite, o se  realiza un serrado alrededor de la misma para obtener una forma, ya sea redonda o cuadrada franquista.

El caso es que nos estamos fijando en los árboles y estamos aprendiendo a identificarlos. Ahora sabemos que tenemos casi toda la flora arbórea de Australia en nuestras calles, y no sabemos el motivo.  También nos hemos dado cuenta de que no hay tanta variedad como parece a simple vista. Tenemos muchos ejemplares pero son variedades (taxones) del mismo tipo arbóreo, siendo los más abundantes los ficus,  las palmeras, los laureles y los eucaliptos australianos. Eso sí, son escasos los árboles de hoja caduca, los que ofrecen las mejores imágenes otoñales. Hay poco pero algo se ha encontrado, hasta un parque olvidado.

El naranjo amargo

Su procedencia  se sitúa en el Asia tropical y llegó a Europa a través de las distintas expediciones de civilizaciones antiguas*.  Es el árbol ornamental del Tesorillo, del Monte de La Libertad, parte del Centro de la ciudad y del barrio de La Victoria, siendo su lugar más representativo el “patio de los naranjos” de la Escuela de Enseñanzas Artísticas.                                                                                                       Estos días nos hemos encontrado con las podas en las calles del General Moscardó y la del General Pintos. Como puede observarse, los árboles han sido pelados, en su hojas sanas, sin síntomas de enfermedad y con el fruto sin madurar. Eso sí, el aroma era intenso en las zonas de descopado.                                                                                  Tiene muchas utilidades, como en perfumería, pues el agua de azahar se extrae de sus flores. La mermelada de naranja amarga se obtiene de la pulpa de su fruto. De la corteza de la naranja amarga se obtienen algunos licores, y también algunos remedios para afecciones respiratorias y circulatorias, sí como algunas infusiones.

PD: La conclusión sería que de algunos frutos amargos, también se extraen cosas buenas e incluso algunos remedios.                                                                          Notas: (1) http://fichas.infojardin.com/arboles/citrus-aurantium-naranjo-amargo-agrio.htm . (2)* Paseos botánicos por la ciudad de Melilla, de Juan Antonio González y Carmen Enrique. 

Anuncios

El incendio en el Monte Gurugú


El monte Gurugú se llama en realidad Yebel Sidi  Hamed el Hach. Está compuesto de tres cimas, las de Tazuda, Basbel y Kola. El más alto de los tres picos se eleva 879 m. por encima del nivel del mar. Esta mañana, poco antes del medio día se iniciaba un incendio en el más alejado de los picos con respecto a Melilla, el de Tazuda. Cualquier cosa que ocurra en el Gurugú se ve desde Melilla y a la inversa sucede lo mismo. Son varias veces la que ha ardido este monte. Una de ellas, en los años la década de 1980 se produjo durante la noche, por lo que resultó muy espectacular. Nadie esperaba un incendio en el monte en el mes de noviembre, que se ha iniciado en el tercio superior del mismo y se ha ido elevando y expandiendo por la fuerza del viento de poniente, cuyo temporal azota hoy toda la costa. En las faldas del monte, aparte de algunas viviendas tradicionales, se asientan campamentos de inmigrantes en espera de entrar a Melilla. La actual vegetación del monte es fruto de las repoblaciones, tanto de la época del Protectorado, como posteriores del gobierno de Marruecos. En la parte más alta y escondida del mismo, se asienta o asentaba la última colonia de monos del norte de África, junto con la de Gibraltar.

Ha sido algo inesperado, pero en estos postreros meses del año se están viviendo muchos sucesos que nadie esperaba. En la antigüedad se interpretaban los acontecimientos bajo la forma de augurios. En nuestra ciudad hay un malestar social en estado latente, como el Gurugú, que en definitiva es un volcán. Hoy en algunas partes de la urbe se olía el humo procedente del monte, pero es que en Melilla el humo se huele en muchos lugares desde hace tiempo. Hay una situación política que  no se sostiene más. O se inician ya los cortafuegos, o el incendio lo acabará devorando todo, hasta los eslóganes; y de éstos tienen más que un bosque.