Melilla, contrastes semanosanteros


              La Semana Santa de Melilla tiene contrastes curiosos, dignos de ser resaltados. Desde la composición religiosa, la ciudad está dividida, casi por la mitad,  en dos confesiones mayoritarias (cristiana y musulmana). Existe una confesión minoritaria, la hebraica, que celebra sus ritos (Pascua), lejos del alcance de cualquier mirada. También hay otros cultos, como el hindú, y los cristianos evangelistas, confesión mayoritaria de la comunidad gitana.

                    En la actualidad, tras su reconstitución en los años 80 del pasado siglo, la Semana Santa sigue manteniendo un tono sostenido, aunque decreciente. Es una festividad religiosa sostenida por 5 millares de personas, en sus días de máximo auge, entre participantes y asistentes, que suelen coincidir con el Jueves y Viernes Santos, y el Domingo de Resurrección.

                    La carrera oficial está concentrada en la Avenida principal, en donde desde hace unos años, se instalan unas gradas algo destartaladas y sin adornos de ningún tipo. Es la Viceonsejería de Festejos la que se encarga de esta celebración, junto con la Agrupación de Cofradías. Se están instalando también estelas con los escudos de las cofradías, en las farolas de la Avenida de Juan Carlos I, en los últimos años.  La edición de guías no consigue alcanzar al ciudadano, y tanto la selección de pregoneros, como la elaboración y de los carteles oficiales, suele realizarse de una forma poco abierta. Solo algunas cofradías realizan concursos públicos, para la elaboración del cartel anual.

                     Aun así, todavía hay algunas familias que adornan de motu propio sus balcones, como esta de la calle Sidi Abdelkader. Hoy podía verse también,  actividad escolar normal en la Residencia de Estudiantes marroquíes musulmanes de Melilla, entidad educativa que permanece en la ciudad,  mediante acuerdos que datan de la época del Protectorado español. Hay un barrio muy importante, el del Real, que fue el más potente en la Semana Santa del pasado, fundada en 1940, y que llegó a tener hasta cuatro cofradías, de las cuales ya no existe ninguna.  La década iconoclasta (1975-1985), lo barrió todo, con la venta y eliminación de casi la totalidad del patrimonio imaginero y de exorno,  melillense. Fue un golpe muy grande, del que nunca ha llegado a reponerse el mundo semanosantero de Melilla.

          Nota: El año pasado, lo dediqué a localizar el manto de la Virgen de Los Dolores, del Barrio del Real, y que actualmente está en la parroquia de San Pedro en Almería. Imparcial entendió la importancia de esta localización, que nadie antes se molestó  en buscar y fotografiar, así como del resto de las imágenes que están en la iglesia de La Concepción en Balerma (Almería), y que también proceden de Melilla.

https://elalminardemelilla.com/2012/04/02/tras-el-manto-de-la-virgen-de-los-dolores/

La Sentencia, inicia la Semana Santa


                  

                                    El enigma de Poncio Pilato

            ¿Cómo defender a quien niega desde el principio tu autoridad, cómo proteger a aquel que no quiere defenderse, qué hacer con el que ha decidido inmolarse?. Poncio Pilato, gobernador de Judea, es un gran enigma histórico, pues tras su encuentro con Jesús, el Cristo desaparece por completo de la historia. Nada vuelve a saberse de él, y aunque para la historia ha quedado como aquel que no toma decisiones, o se lava las manos ante un problema de esa magnitud, la realidad fue muy distinta.

            Era el procurador de Judea, no podía infringir la ley, ni la romana, que él representaba, ni la espinosa y enrevesada  normativa hebraica, una tela de araña en la que cualquiera podía quedar enredado. Solo contamos con las referencias de los evangelistas, muy escuetas en todos los casos, salvo el texto de Juan. Pilatos consigue algo, y es que Jesús, le considere digno de responderle, algo que no hará con Herodes.

             El gobernador romano tenía frente así a una persona a la que no parecía importarle lo que allí estaba sucediendo, a los sumos sacerdotes judíos dispuestos a cogerle en cualquier error y denunciarle al Emperador de Roma, y por último, a una turba enfervorecida que pedía a toda costa la crucifixión del encausado. La frase de su mujer, Claudia Prócula (la intuición femenina), debía resonar en su cabeza: “No le hagas nada a ese hombre, pues he soñado con él esta noche”.

                           Nuestro Padre Jesús ante Pilato, la sentencia

              De modo inesperado, a una procesión pequeña, de un solo paso, le ha correspondido el honor de iniciar la Semana Santa de 2013 en Melilla, tras la controvertida suspensión de La Pollinica y La Esperanza. La talla principal, la figura de Jesús, procede de la isla de Alhucemas, en donde era venerada bajo la forma de “nazareno”. Llegó a Melilla en 1945, de la mano de Marcelo Nogales Ruiz. Fue restaurada en 2001 y procesiona bajo la apariencia de un “cautivo”. Los nazarenos acompañan el paso, vistiendo túnica blanca y capirote rojo, mujeres en mantilla, banda de música y estandartes,  bajo escolta de la Guardia Civil. Componen un conjunto pequeño, pero digno.

          Nota:Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vean los hombres. Tú, en cambio, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo recompensará”Mateo 6, 5-7