Decoración en edificios de Melilla


                          Cosas que todavía pueden verse

Hace un un siglo, en los años de la expansión, el gusto por el modernismo propició una intensa y atractiva decoración en las zonas comunes de los edificios. Los suelos hidráulicos (baldosas decorativas de cemento pigmentado),  permitían la creación de atractivas composiciones, algunas asemejadas a alfombras. No solo se decoraban los suelos de esta forma.  En algunas casas se realizaban pinturas en los techos, o se decoraban con cenefas igualmente pintadas. Cristales de colores en las escaleras, pasamanos de madera, rejas forjada, artísticas losas, y listones de madera en el borde de los escalones (para evitar deslizamientos), son algunos de los elementos ornamentales que todavía pueden verse en algunos portales y edificios de Melilla. Cada vez quedan menos. Todo este pasado está a punto de perderse o en el camino de desaparecer.

            Queda poco, no está catalogado y muchos no saben de su existencia. Las reformas en los interiores de las viviendas están acabando con estos pocos restos decorativos, de las primeras décadas del pasado siglo.

            Todo esto sería interesante catalogar, referenciar, e incluso mostrar en hipotéticas visitas turísticas.

Nota: http://es.wikipedia.org/wiki/Mosaico_hidr%C3%A1ulico

 

Anuncios

13 Comments on “Decoración en edificios de Melilla

  1. Se aprende mucho en el Alminar, muy interesante lo de las baldosas hidráulicas. No sabía que seguían fabricándose en la actualidad, aunque por mucho que se consideren de lujo y que imiten alfombrados, no me gustan nada, resultan bastante decadentes.

  2. A mí tampoco me gusta el regreso del pasado, sobre todo en música, películas, etc, pero cuando se carece de futuro, o éste es muy incierto, no puede evitarse la nostalgia.

  3. Que bonito visitas al interior de los edificios como en la Barcelona modernista , pero para esto se necesitan turistas y aquí no llegan.

  4. No es cuestión de “regreso al pasado” ni tan siquiera de nostalgia, sino de apreciar las cosas que valen la pena ya sea de “antes” o de “ahora”.

  5. Todo se aprecia por su valor, y lo que tenía valor en el pasado lo sigue teniendo ahora y lo que todavía mantiene su valor, lo seguirá teniendo dentro de cien años.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: