Archivo diario: 31 octubre, 2014

En octubre de 2014


Balsa de Las Adelfas

                  Octubre era el mes octavo de los romanos. La inclusión de los meses dedicados a Julio Cesar y a Octavio Augusto alteró todo le calendario. Octubre fue el mes de la Revolución Rusa, con el asalto al Palacio del Zar en San Petersburgo, un 25 de octubre de 1917.  La celebración del Congreso de Podemos en este mes no  parece una elección casual. Ocurre que ya nadie se acuerda de la lejana revolución de octubre, porque octubre es un mes rojo. No he visto referencias a esta coincidencia, que sí creo que es importante.

                             Las 34.000 visitas de octubre

       Octubre suele ser tiempo de reflexión en El Alminar.  En octubre siembra y cubre, dice el refrán. Lo que vaya a pasar en el año entrante está guardado y oculto bajo la tierra. Un 25 de octubre de 2011, rebasamos por primera vez la frontera de las 500 visitas. Han pasado tres años y esa cifra se ha duplicado en la media diaria (1100) y se han rebasado por segunda vez en 40 meses, la cifra de las 30.000 visitas.

          Hasta este momento, el mes del Alminar había sido marzo, con tres picos máximos de visitas en los años 2012, 2013 y 2014. En el presente mes, y en el último día la cifra de visitas rebasan las 34.200, superando a las 32811 de marzo de 2013.

          Resulta interesante recordar la entrada de octubre de 2011, por lo que suponía de intuición para el futuro y para el propio Alminar (https://elalminardemelilla.com/2011/10/26/25-de-octubre-525-visitas/). Casi todo lo escrito entonces sigue siendo vigente, aparte de tener su pequeño punto profético. Lo importante es que seguimos en donde estábamos. En lo esencial no hemos cambiado. Tampoco hay que decir más.

Anuncios

Las mañanas del encharcador


 

          Hay que ofrecer sensación de gestión. Apenas ha llovido en   todo el mes. Las moscas y los mosquitos lo inundan todo. Ninguna Consejería informa de que la incineradora está en parada técnica desde el día uno, lo que unido al calor, hace que insectos tan molestos se hayan extendido como un manto del que no hay manera de librarse. Por la mañanas, toda la ciudad está encharcada. A las molestias considerables para circular por nuestras desniveladas e intransitables aceras, se une ahora la dificultad de sortear los charcos. Están en todos lados: en los soportales, debajo del coche al aparcar, o en los peligrosos y deslizantes pasos de peatones.

           El baldeo es necesario, pero es el estado de la ciudad, de sus aceras, de su firme, de sus pasos de cebra, el que lo convierte en peligroso y molesto.