Archivo diario: 11 abril, 2012

Hallazgo en el fuerte de San Miguel


        

            Alerta por la presencia de una aspillera imprevista

     La ubicación del futuro Centro Tecnológico en ese solar, junto al Hotel Ánfora, y en la antigua ubicación del fuerte de San Miguel era y es muy comprometida. Sé que se han realizado numerosas catas arqueológicas, sé de la eficacia del arqueólgo jefe de Melilla, Manuel Aragón. También se sabe que están muy presionados, porque detener o paralizar la obra del Centro tecnológico es algo muy comprometido. Las catas llevadas a cabo sobre la superficie principal y más elevada resultaron negativas, porque en esa zona, la del Cuartel de Aviación, el terreno estaba ya removido, explanado y la cimentación era moderna.  Aun así y con todas las precauciones que se quiera, en un solar del cerro o fuerte de San Miguel, estribaciones de la alcazaba árabe de Melilla, el riesgo es muy elevado.

           Los muros son reutilizados, no siempre se  efectua la demolición de lo anterior, sino que se revisten los muros con cemento o ladrillo, se enfoscan y luego la historia y el paso del tiempo hace olvidar lo que había dentro, como ocurrió con el aljibe de la Escuela de Hostelería ( historia que prometo contar y ya avanzo que no es de origen  español).

           Hace apenas unos años, un hallazgo como este, de piedras españolas (la factura de la aspillera parece igual que la del baluarte de San José), hubiese hecho saltar los titulares y las noticias. Sin embargo, en las actuales circunstancias, el hermetismo es total. Las piedras españolas ya no venden. Por mucho que se empeñen, no pueden hallar nada español anterior a 1496/97 y de ahí hasta el siglo VIII, todo es árabe. Ni Melilla era hispana en el siglo III, ni el neolítico melillense es ibérico.

          El caso es que ya hay preocupación y miedo, porque ya están avisadas las autoridades del Ministerio de Cultura. En esa zona ya es precisa una excavación, hasta el fondo, y quizá se encuentre lo que no se buscaba, que era nada. Si lo descubierto se considera de interés, entonces habrá que conservarlo, después del estudio del área. Quizá puedan detenerse las obras en ese punto, o se hará preciso un modificado del proyecto original, y entonces ya no cuadrarán ni las cuentas, ni los plazos.

          Esa zona es susceptible de encontrarse cualquier cosa. En ese punto ha pasado y ha sucedido de todo. Por allí hubo guerras, batallas, enterramientos, arrastres de los ríos que corrían por la zona. Puede haber materiales de todo tipo. Lo extraño sería, que como siempre, en Melilla no se encontrara nada.

        Nota: Tenemos todo fotografiado, para ver el antes y el después. No hemos querido publicar nada antes de tiempo, pero vigilábamos la zona. Esta mañana alguien alertó a El Alminar de Melilla. Ahora ya todos lo ven.