Archivo diario: 19 abril, 2012

Cerámica religiosa en las casas de Melilla


        Mediante correo electrónico, Imparcial, amigo y máximo colaborador de El Alminar, me aportó una idea que llevaba algo de tiempo pensando sin llegar a plasmarla; el escribir sobre la cerámica religiosa en las casas. En Melilla ya quedan muy pocos ejemplos y aunque muchos no lo sepan o ya se haya olvidado , se trata del resto de una antigua costumbre romana, que era proteger las casas y a sus habitantes mediante pequeñas figuras de divinidades y mediante los bustos de familiares ya desaparecidos. Se trataba de los dioses manes, lares y penates. Algunos se colocaban en la entrada de las casas, otros en las zonas interiores y todos cumplian  funciones específicas.

          El realizar un determinado tipo de culto a personas ya fallecidas, al margen del culto oficial, algo que es muy habitual en Melilla y en el Rif, es un resto cultural del antiguo pasado romano de todo el Norte de África, mantenido en esta zona por los bereberes y sus morabitos. Salvo situaciones muy excepcionales, en casi ningún cementerio peninsular existe nada parecido al culto que se rinde en nuestra ciudad a determinadas personas ya fallecidas. Esto es una prueba de que Melilla está más enraizada en la zona que en la que se asienta, el Rif, que en otras tradiciones peninsulares.

                        Cerámica en la puerta de las casas

          Este tipo de presencia protectora se da sobre todo en los barrios periféricos, en la Melilla de la expansión. Hoy ya sólo quedan algunas pequeñas muestras esporádicas en los barrios del Industrial y del Hipoódromo, y algún resto más en el Tesorillo y en el barrio del Real. La efigie más representada es la de la Virgen del Carmen, por tratarse de barrios de tradición marinera. También pueden verse algunas baldosas de la Virgen del Rocio, de tradición moderna, y del Sagrado Corazón de Jesús, cuyo culto se  extendió mucho en la España de la postguerra. 

       Un hecho  llamativo es la nula presencia de la Patrona de Melilla fuera de los límites de Melilla La Vieja, tanto en las casas como en el resto de las iglesias de la ciudad. La Virgen de La Victoria quedó circunscrita a la ciudad antigua, que es la Melilla histórica, sobre la que ejerció su patronazgo y protección. El resto de la ciudad es algo nuevo, con unas tradiciones y una historia completamente distintas. Se trata de dos ciudades distintas, tanto que todavía alguna gente, sobre todo las personas mayores, siguen utilizando la expresión: “Bajar a Melilla”, cuando hablan de bajar a la zona centro, a la parte más próxima a la ciudad vieja.

      Nota: Todas las losas son de casas y de  barrios de Melilla, salvo el del Cristo de Limpias. Uno de ellos preside la puerta de la entrada de la casa de una familia musulmana y no lo han tocado por respeto y porque no les molestaba, en la calle Gran Capìtán.

¡ Más macetas, es la guerra !


             Seguimos hablando de Marx, pero ya no del filósofo, si no de Groucho Marx, de los hermanos Marx. Lo que está sucediendo en Melilla ya no entra dentro de ningún parámetro lógico. Hay que sumergirse en la comedia  para encontrar similitudes apropiadas.

            Están fuera de la realidad, ya no se molestan en hacer el más mínimo gesto de austeridad, o simplemente alguno que de a enteder que son conscientes de la realidad económica y política en la que nos hayamos inmersos. Siguen con sus fiestas y comilonas. Ya se barrunta otra con la excusa del Día del Mayot. Les han rechazado los Presupuestos Autonómicos, en lo que apenas había una reducción del 1% del gasto con respecto al año anterior. Los sueldos y costes del gobierno se han incrementado en más de 300.000€ con respecto a 2011. No se tiene noticia de que anulen los gastos gratuitos en telefonía movil, de la que disponen no solo los miembros del gobierno, sino también la totalidad de la pléyade de altos y muy remunerados cargos de libre designación. Lo hacen todo un poco más a escondidas, pero nada más.

          Hablan de que acabaron el pasado año con superavit en el ejercicio, pero se olvidan de que nos acordamos, de que en noviembre  pidieron un crédito de 9 millones de euros, porque según ellos mismos decían,  y está recogido en la prensa, que en caso contrario hubiesen acabado con déficit. Apenas han reducido, aparentemente, unas pequeñas cantidades en premios, en los concursos en los que se requiere participación ciudadana. En todo los demás no han reducido nada.

         Siguen como estaban o incluso peor, porque parece que han perdido el sentido de la realidad. Se desevuelven en un mundo en el que no se nota la crísis, porque están protegidos por sueldos que triplican el salario medio de un trabajador melillense. Ediciones caras de cualquier cosa que pueda imprimirse, epidemia de inauguraciones, nuevas realizaciones y nuevos edificios que necesitan mantenimiento, equipamiento e incremento del gasto. Además retoman proyectos como el “cubrimiento del Río de Oro”, que no es otra cosa que malgastar el dinero en cosas que no son necesarias. Son solo obras suntuarias y faraónicas.

           La metáfora de los Hermanos Marx es adecuada, solo que en Melilla el grito no es el de: ¡ Mas madera !, sino el de: ¡ Más macetas !. ¿Porqué no siembran flora de jardín, como el diente de león, en vez de insertar una maceta tras de otra?. En la película: “Los hermanos Marx van al Oeste”, para que la locomotora siguiese en marcha, empezaron a demontar los vagones de madera hasta quedarse sin tren, y eso es lo que está sucediendo en Melilla, que al final, nos quedaremos sin tren, solo por alimentar la locomotora desbocada.

  Nota:  https://elalminardemelilla.com/2012/02/04/el-maceterismo-en-melilla/

  PD: http://www.youtube.com/watch?v=M9NhvMSWsNI