Archivo diario: 15 abril, 2012

Excavaciones: Victoria Grande y Cerro del Cubo


              

        
     Me remiten un anuncio insertado en la página web del Gobierno de Aragón, ofertando dos plazas de peones excavadores para el próximo mes de julio en Melilla, en las excavaciones que se llevarán a cabo en las inmediaciones del fuerte de Victoria Grande, sus fosos y en las inmediaciones del Cerro del Cubo. La noticia, no divulgada en Melilla resulta sumamente importante, primero por que confirma que seguirá adelante el nuevo proyecto megalómano y modificador del perfil tradicional de Melilla, que pretende unir el fuerte de Victoria Grande y su derruido zona, con el Parque Lobera. Luego transformarán el propio Parque Lobera hasta dejarlo irreconocible, con fuentes musicales, luces de mil colores.
                     La excavación es olbigada hasta para ellos mismos, puesto que en la Carta Arqueológica de Melilla, que tienen escondida hasta el ridículo pese a ser un documento público, marca toda esa zona en color rojo, o sea, de maximo interés arqueológico y de excavación obligatoria. De momento informa solo de que se realizará una única campaña.
                 Lo siguiente que llama la atención es que en las entidades que convocan esta excavación son la Consejería de Fomento ¿?, la Viceconsejería de Juventud ¿¿?? y la entidad privada, Instituto de Cultura Mediterránea ¿¿¿???, entidad privada y adosada como una lapa a la Consejería de Cultura, y que curiosamente no aparece por ningún lado como promotora.
                 Como viene siendo habitual, no hay ningún proyecto de colaboración con Universidades, ni con arqueólogos de renombre, con arqueçologos especialiados en arqueología musulmana,  ni con nadie que tenga que ver realmente con la arqueología. Esto es  la nomemclatura.           
              
                       Lo que encontré en el Cerro del Cubo
         En 2010 vino a Melilla la Ministra de Cultura González Sinde, y le entregué delante de la Consejera de Cultura, un proyecto para declarar todo el espacio de La Alcazaba, el Cerro del Cubo y el Parque Lobera, como un conjunto único de interés arqueológico. Pocos días antes, habían entregado dos cajas con unos 40 fragmentos de cerámica medieval islámica, al “arqueólgo jefe” de Melilla, Manuel Aragón. Junto con las muestras elaboré una  lista con los lugares en donde fueron halladas, y la indicación exacta en donde fueron se eocnotraban las piezas. También encontré fragmentos de huesos fosilizados de cordero, propios de la alimentación musulmana.
      Nota: Enlace a la página del Gobierno de Aragón
Organismos/InstitutoAragonesJuventud/Documentos/Melillan.pdf

El poderoso recuerdo de Annual


               Cada ciudad de España está marcada por uno o varios sucesos a lo largo de su historia, aunque siempre  uno de ellos  la define más que otros. Segovia, una de la ciudades en las que he vivido, no ha superado la derrota de Villalar de los Comuneros en 1521. Melilla estará marcada siempre por el poderoso influjo de la derrota de Annual en 1921, suceso ocurrido exactamente 400 años después. En los años que viví en Segovia nunca acudí a la conmemoración de la batalla de Villalar (23 de abril),  ni a los actos de exaltación comunera, entre otras cosas porque tengo una visión muy distinta de lo ocurrido allí.

               Sin embargo, debo decir, que como casi todo melillense, aunque de adpoción, si caí durante un tiempo bajo el hechizo de Annual. Conseguí exorcisarme, aunque no de modo completo. Sé de muy nobles casos, de gente muy competente y preparada de Melilla, que están totalmemnte poseídos por Annual y su espíritu. Dedican gran parte de su vida a la recopilación de datos y del estudio de esta batalla. ¿Porqué ejerce esa histórica derrota del ejército español, tal influencia sobre el campo literario?. Derrotas de sus ejércitos las ha habido siempre, la ha tenido casi cualquier nación, sin embargo, no conozco sucesos victoriosos que tengan tanto atractivo como esta derrota.

               Se escribe un libro tras otro. Cualquier cosa escrita sobre Annual se consume de modo casi inmediato. Hace no mucho comentamos en El Alminar, una novela centrada en aquellos hechos, pero vistos con una perspectiva diferente, en la novela de: “El león dormido”.

                Una de las muchas cosas que no tiene Melilla es librerías. Hay establecimientos en donde se vende libros, pero  no disponemos de librerias. No fue siempre así. En el pasado llegamos a tener hasta 4 librerías ( las dos Boix, Mateo y la papelería Ochoa). Cuento esto porque en las pasadas vacaciones, en una librería almeriense (la única que ha quedado en la capital), encontré este avance editorial gratuito, de una novela sobre Annual escrita por un médico valenciano, Vicente Gramaje, que ha presentado una novela titulada: ” Cuando leas esta carta”. Pienso leerla en cuanto pueda. Ya he dicho que mi auto exorcismo no fue completo. El tema me sigue interesando.

              Hay una ley no escrita, que dice que todo buen melillense, debe ir a la llanura de Annual al menos una vez en su vida. Yo ya he ido, aunque no sé si entro en la categoría de buen melillense.