Archivo mensual: mayo 2013

Mayo en Melilla


       Mayo es el mes del Alminar y también con otros muchos significados, aunque cada uno le buscará el suyo. Mayo es un mes importante y largo, en el que suceden muchas cosas, es el mes de las madres, de la tierra, de las flores. Para los agricultores es un mes decisivo y por ello dicen: tiene mayo la llave del año, porque o salva las cosechas o las hunde. Todo suele decidirse en mayo, que resulta un mes largo, de días muy largos. La luz solar registra un incremento continuado hasta el mes de mayo, en el que todavía crece otros 47´más. En junio solo lo hará en 10 minutos, porque a partir del día de San Juan, los días empiezan a ser más cortos. El calor, como tal, debe empezar a manifestarse a partir del día 20, un poco antes se celebra la festividad de San Isidro que quita el agua y saca el Sol. Los frios y las heladas de mayo están en el refranero, circuscrito claro está, a nuestro entorno climático, el de la península Ibérica: cuando mayo va a mediar, el invierno va a acabar.  Nosotros estamos en Melilla, una ciudad en la que las líneas de las estaciones climatológicas es muy difusa. Aquí tenemos invierno o verano, y entre ambos, una colección interminable de vientos de levante o de poniente.

         Las suaves brisas de mayo en Melilla son muy distinguibles, con una mezcla proporcionada de aire frío y caliente. No son tan secas como las del verano y tienen una proporción de humedad que resulta agradable. Hace unos días, a la altura del Colegio Reyes Católicos, la brisa hacía caer decenas de hojas de las buganvilias. Las ya caídas formaban líneas ondulantes en el suelo, que se movían como si estuviesen ensayando un baile, al son de una música imperceptible o quizá inexistente. La intensidad del color resultaba atractiva. Como dice el refrán: en mayo la flor y en junio el amor.

Nota:  https://elalminardemelilla.com/2012/06/01/de-mayo-a-mayo-un-ano-de-alminar/

El lugar y el sitio de la religión


 

                  El retorno al pasado y la religión evaluable

        No puede negarse el hecho religioso, porque casi toda la humanidad, en algún momento de su vida, ha recibido algún tipo de enseñanza religiosa. El problema radica en qué lugar buscarle o decidir cuál es su sitio. Educar en valores religiosos confiere un notable poder, y por ese mismo motivo La Iglesia es tan reticente a cederlo de manera voluntaria. Italia necesitó una guerra para confinar al Papa en el Estado Vaticano y Francia llevó a cabo un revolución para sacar al Estado del abrazo y del largo brazo de La Iglesia. España lo intentó con la II República y todos sabemos como acabó el proyecto.    

         La religiones, sean cuales sean, siempre se han reservado para sí el acrisolar los valores humanos y morales, de modo que parece difícil encontrarlos fuera de ellas, o gente que se atreva a buscarlos sin el amparo de lo religioso. Sin embargo no solo es claramente posible, sino que debería constituir un deber. Ser bueno, cumplir con determinados preceptos, hacer lo que una religión determina como bien,  para alcanzar el premio del paraíso, es jugar con las cartas marcadas. Lo recomendable sería hacer todo eso por sí mismo, sin buscar un determinado premio. ¿Convierte la observancia religiosa  a un individuo en una buena persona?.  En absoluto, incluso suele observarse lo contrario, que bajo el amparo de las religiones se cometen las mayores atrocidades, y que incluso personas indudablemente malvadas, mueren en perfecto confort espiritual, gracias a ellas y a su conjunto de reglas y prácticas.  Podríamos encontrar decenas de ejemplos para cualquiera de las religiones existentes.

       Por tanto debemos concluir que la respuesta a esta pregunta no está ahí, o no está solo ahí . La religión debería ser una parte más de la formación humana y moral de la persona, pero circunscrita al ámbito individual. Los Estados, no pueden ni deben ser los encargados de formar a las personas en valores religiosos. Los Estados deben formar en valores culturales y sociales. La doble moral y la moral paralela, surge de esta mezcla de esferas.

                                       El atraso de evaluar la religión

      Pedirle a los representantes de una creencia religiosa determinada que renuncie a ese poder de influencia es un esfuerzo baldío. Es lo mismo que pedirle a los partidos políticos que elabores leyes eficaces para luchar contra la corrupción política. Sin la clientelización y  fidelización del voto, la personas votarían en libertad y  lo que ellas quisieran, con que se se acabaría su poder. Lo mismo ocurriría con la enseñanza religiosa. Si la gente se formase en educación religiosa fuera del ámbito del Estado, las religiones perderían influencia de modo rápido, y vivirían únicamente de sus fieles, por ello no resulta fácil que renuncien al adoctrinamiento religioso.

     Lo que sí debemos pedir y exigirle a un Estado o a un gobierno, es que la doctrina religiosa está al margen de la educación pública, que no influya con sus valoraciones morales en el conjunto de la sociedad, de la que solo es una parte más, y que en caso de que por culpa o causa de un Concordato con El Vaticano (que data de la época de Franco), la enseñanza religiosa sea una materia impartida en las escuelas públicas; deben ponerse algunos límites, y es que esta sea voluntaria y por supuesto, no evaluable.

En recuerdo del Juez Giovanni Falcone


                                     La strage di Capaci

                La mafia es un hecho humano, y como todo hecho humano tiene un principio y tendrá un final.  Es un fenómeno terriblemente serio y graveGianni Falcone

             Hay un día al año en que El Alminar se para de modo intencionado. Cada 23 de mayo dedicamos las 24 horas al recuerdo del Juez Giovanni Falcone, asesinado por la mafia en 1992, en la autovía de Palermo, a la altura de Capaci. Ha sido así en los dos años precedentes y lo seguirá siendo mientras exista el blog. Quizá algún día este nombre ya no diga casi nada a mucha gente, quizá ya no signifique nada para muchos, a 21 años de su asesinato. El 19 de julio de 1992, también sería asesinado su amigo y también juez, Paolo Borselino.

               Este año es la tercera vez que dedicamos este día al recuerdo del Juez Giovanni Falcone, que murió un 23 de mayo, junto a su esposa Francesca Morvillo y tres policías de su escolta; Antonio MontiranoVito Schifani y Rocco di Cillo. Hemos encontrado un video de la italiana María Giovanna Modica, que merece la pena verse, una y otra vez. Se puede escuchar la voz del Juez Falcone, expresándose en su lengua, pero se entiende perfectamente. Es un video sencillo, corto y muy impactante.

          Es el mejor homenaje que puede hacerse, dedicarle unos minutos para que su ejemplo no caiga nunca en el olvido, y el mejor recuerdo, para que su nombre no desaparezca nunca, y siga significando algo. Como él decía: nunca me he preguntado si debía enfrentarme a ese o aquel problema, sino solo el cómo debía enfrentarme a él.

                          http://youtu.be/NOBJ5Nxyjkg

Nota: http://newpolitik.wordpress.com/2012/05/23/new-politik-ricorda-giovanni-falcone-eroe-nazionale/

PD:      https://elalminardemelilla.com/2012/05/23/en-memoria-siempre-del-juez-giovanni-falcone/

La fuente del alcalde Gonzalo Hernández


 

          La increíble historia de la fuente del Parque Hernández

       Nada hay más traicionero que la memoria, ya sea propia o ajena, y nada peor que la selectiva. Por eso son muy importante las hemerotecas o el escribir las historias para que nadie las olvide. En sólo una semana, se ha calificado al alcalde socialista de Melilla (1983-1991), de ser el mayor arboricida, déspota, inútil, y prepotente.  Resulta increíble y estremecedora la virulencia y vigencia  del recuerdo hacia Gonzalo Hernández, después de haber visto todo lo que vimos durante el mandato de Ignacio Velázquez, y de lo que seguimos viendo en el de Juan José Imbroda. Algunos no recuerdan lo que escribieron, y quizá tampoco recuerden lo que vivieron. Y digo, para que nadie piense que vengo a recordar el pasado, que tanto las posibles culpas reales o atribuidas, de los dos primeros nombres mencionados, están suficientemente expiadas, y que todo el mundo es merecedor de una segunda oportunidad. Han sido los últimos comentarios enviados al Alminar, lo que me ha llevado a recordar esta historia. Es la historia de una fuente, que todos han creído olvidar, hasta que lo recordemos aquí.

                               La fuente del Parque Hernández  

                 En el Parque Hernández hay en la actualidad 6 fuentes con luces y colores, una de ellas musical, y todo el mundo está encantado y atribuye a Juan José Imbroda la invención*. Es más, las fuentes de colores han proliferado por toda Melilla. La plaza multifuncional de San Lorenzo está llena de música acuática. Pero para hacer justos, hay que recordar que el primero que instaló una fuente de estas características en Melilla, fue el alcalde socialista Gonzalo Hernández en 1990. ¿Qué ocurrió, por qué ya no está?.

                La respuesta es sencilla. La derecha de Melilla de entonces, no sé si era Coalición Democrática o Alianza Popular,  se volvió loca e incluyó en su programa electoral “la demolición de la fuente”.  Animo desde aquí, antes de que la quemen o desaparezca, a que analicen la hemeroteca de aquel año y las declaraciones de nuestros entonces próceres, sobre la fuente. Fue un esperpento digno de Valle Inclán. El caso es que al día siguiente de iniciar su mandato, se obligó desde todos los medios posibles, al recién elegido Ignacio Velázquez a derribar la fuente. Las máquinas retroexcavadoras la demolieron hasta no dejar rastro de ella.

              Hoy me consta que el recién elegido alcalde y luego primer presidente Autonómico de Melilla, quiso, a modo de los presidentes estadounidenses, otorgar un perdón presidencial a los posibles desatinos del mandatario anterior, pero  los sectores más radicales de su partido, se lo impidieron. La derecha extrema era muy dura en Melilla en 1991, e Ignacio Velázquez era un recién llegado, al que luego devoraron los mismos lobos de su partido, con la ayuda de algunos más. ¿Si esto hicieron con una fuente, qué no hubiesen hecho con los nombres de Franco?. En 1999 enviaron a los Tribunales de Justicia a cuatro ciudadanos por pintar de modo simbólico, la estatua del dictador. Nunca antes o después, se ha denunciado a nadie por pintar o arruinar en nuestra ciudad, estatua o monumento alguno.

      Nota: La instalación de fuentes en el Parque Hernández, tuvo precedentes en la etapa franquista. La de Gonzalo Hernández fue conocida como “la bañera”.

    PD: * Es una recomendación para que renueven el repertorio musical de la fuente del Parque Hernández. Nos sabemos de memoria las canciones de Enya y Bonnie Tyler.

 

Apostados


El problema de los postes eléctricos en Melilla

     Apostar o apostarse es situarse una o más personas en un determinado lugar para un fin, que puede ser bueno o no. Apostar es también hacer una apuesta. La colocación de postes eléctricos en Melilla, concuerda con la primera acepción. De aquí surge la expresión “a posta”, que es la realizada con una intencionalidad determinada, sin que quepa la casualidad en ella.

     En El Alminar he escrito 10 entradas sobre postes eléctricos, telefónicos y farolas y sobre la peligrosa colocación de estos en la vía pública, sin respetar la normativa, que seguro existe, sobre su fijación a una determinada distancia del bordillo. Es la compañía eléctrica, Gaselec, la que se lleva la palma en cuanto a la mala colocación de los mismos, aunque también es cierto que es la que tiene un mayor número de postes en las calles. A mayor cantidad de postes, hay más probabilidades de que estén mal colocados.

       Por eso, sabiendo que en Melilla se lee absolutamente todo, no se entiende la pésima y chapucera colocación de estos dos últimos postes. Ambos rebasan el bordillo y entran, aunque solo sea por unos pocos centímetros, en la calzada. Lo peor es que uno de ellos, no solo rebasa el bordillo, sino que además está colocado en medio del paso de cebra, en la parte rebajada para permitir una mayor accesibilidad. La colocación de los mismos, como puede apreciarse, es chapucera, pues los postes se han movido, y ya han fracturado el cemento recién puesto. En  no muchos meses pueden estar en el suelo, o encima de la cabeza de alguien.

       Como colofón, está el intentar aparcar en esa acera de la calle Valencia,  sin partir el cristal del faro, como me sucedió hace dos años en otra parte de la ciudad, y que  fue el origen de este serial sobre postes. Y si se consigue aparcar sin fracturar el faro, luego no hay quien pueda abrir la puerta.

      Nota: Así comenzó la serie de postes. https://elalminardemelilla.com/2011/07/19/postes-peligrosos-en-melilla/

La reforma del callejero de Melilla


       Si una ciudad pretende ser patrimonio de La Humanidad, no solo debe estar en perfecto estado de revista, cosa que no sucede con la nuestra, sino que además, debe mostrar un contenido real de aquello de lo que pretende ser modelo, en sus calles:  su política monumental, los nombres del callejero, la existencia de nombres de mujeres en sus calles. En estos últimos apartados, por mencionar solamente tres, no llegamos ni siquiera a la nota de “insuficiente”, y eso siendo generosos con Melilla, que lo somos.

        Sólo del centro de la ciudad, se me ocurren media docena de nombres que deberían saltar del callejero: Tte. Coronel Emperador (asaltador de la base del Atalayón), José Antonio Primo de Rivera (ideólogo del golpe de 1936), Teniente Sánchez Suárez (repartidor de armas a los sublevados en 1936), Cardenal Cisneros (el mayor quemador de libros de la historia de España), plaza Héroes de España (por razones evidentes), calle General Pareja ( de los primeros en secundar la sublevación de 1936). Esto en cuanto a la vinculación franquista de los nombres.  En todo el centro de la ciudad, salvo el de la monja Sor Alegría, no hay un solo nombre de mujer.

    La reforma debe acometerse y consensuarse con todos los grupos políticos, porque la imagen de una ciudad es algo que compete a todos, y el único mérito establecido para entrar en el callejero no deber ser “morirse”, y además ser propuesto por el entorno del equipo de gobierno. Hay nombres de la etapa republicana que merecen estar en el callejero, pero no en calles del fin del mundo, o en calle sin casas, para que nadie se tome jamás la molestia de enviar allí una carta (medio de comunicación antidiluviano). Los nombres con significados deben estar a la vista de todos y en lugares en los que inciten a la reflexión, aunque sea por un solo momento, o sea, en el centro de Melilla. Y por supuesto, con nombre de mujeres. Hay dos espléndidos: Aurelia Gutierrez Blanchard (fundadora de la Escuela de Magisterio y asesinada en Valladolid y Carmen Gómez Galindo (joven socialista ejecutada en las calles de Melilla en 1936)*, ambas biografiadas y sacadas del olvido en el libro “Mujeres en Melilla”, de Mª A. Sánchez.

          Nombres de falangistas

     El el último recuento que hiciera el Cocissfra (Colectivo Ciudadano por la Supresión de los Símbolos Franquistas), existían 56 nombres de personas vinculadas al Régimen de Franco. Sería cuestión de estudiar si todavía tienen familiares en la ciudad, y de preguntarles  si aceptarían o no el ser removidos del callejero.

     Sin entrar en ese espinoso tema, aunque los represaliados por Franco también tienen sus descendientes en la ciudad, hay calles con nombres como Auxilio Social, Matías Montero, Julio Ruiz de Alda, General Moscardó, Onésimo Redondo, que podrían caer sin más en el próximo Pleno, pero no para colocar a “amiganchos” y ocurrencias varias, del equipo de gobierno reinante. Los nombres deben ser una cuestión de todos.

     Nota: El Cocissfra, nunca incluyó la calle del aviador García Morato, entre las destinadas a ser removidas.

         PD: Enlace al libro Mujeres en Melilla, de MªA. Sánchez.

http://www.stes.es/melilla/revista/mujer_melilla.pdf

La hélice y el eucalipto azul


          ¿Existe una política monumental en Melilla?. Está claro que no. No se consensua ni se debate nada. A quien corresponda se le ocurren cosas y estas se llevan a cabo sin mayor problema. Sí se aprecia una tendencia a conmemorar solamente aquello que sintonice con el entorno palaciego. La ciudad se ha dividido en dos mitades claras y se está intentado recuperar la imagen de la Melilla de la década de 1960. A cada uno se le da lo suyo, si es que corresponde. Otra tendencia que se aprecia es el retorno del carácter militar de la ciudad. Los últimos monumentos tienen que ver con el ámbito militar. No es algo de lo que haya que renegar, porque el pasado de es el que es, pero la imagen proteccionista de lo militar, sobre lo civil, no es algo que se corresponda con estos tiempos, ni con la sociedad real, aunque separada en compartimentos estancos, que conforma a la ciudad.

       Dentro de ese política de neo militarismo, se ha instalado una hélice, en la plaza de La Aviación Española, nombre casposo donde los haya, y también franquista, porque el que corresponde es el de Fuerzas Aéreas, o incluso el de Ejército del Aire. La hélice, desprovista de toda leyenda o explicación  adicional, bien podría ser un monumento al ADN (cadena genética humana), o una receta, porque eso de “avión T12”, no se sabe a qué heroicidad o acontecimiento corresponde. Lo único que indica claramente, es que pertenece al Ministerio de Defensa y que ha sido cedida. ¿Tiene la hélice T12 algo que ver con la ciudad?, ¿tiene algún interés para alguien?. Lo pregunto simplemente porque lo desconozco.

       Lo que mueve también a la confusión, es el eucalipto pintado de color azul. Ya no es un eucalipto, sino un tronco seco. ¿Representa el color de la bandera de Melilla, o el color más significativo del partido gobernante?. ¿Sigue siendo Melilla azul?. No se nos escapa nada, y sobre todo, cuando contamos con las observaciones de nuestros colaboradores.