Una imagen del Distrito V


             El Distrito V, el que están desarrollando a base de rotondas, ludotecas y campos de fútbol, presenta aspectos que solo conoce el que vive, pasa o trabaja allí. Cuando cae la noche la presencia humana desaparece de las calles, que suelen ser ya inhóspitas durante el día. Aquí no ha inversiones, presencia de las administraciones, ni casi de la ciudad de Melilla. Solo la red clientelar de los Planes de Empleo se pasa por aquí, sobre todo cuando pueden coincidir con épocas electorales. Entre un periodo de votaciones y otro, solo queda el vacío y la nada.

           Esto debió ser en su día un coche, víctima quizá de un incendio. Ahora no es tan siquiera un coche abandonado. Parece un símbolo de arte urbano antisistema, un aviso a navegantes, o cualquier otra cosa. Se encuentra situado en la prolongación de la calle Juan Sebastián Elcano, puro Distrito V. Esta es la imagen del día. La composición de ropa de colores y bolsas de leña seca merecerían estar en un museo de Arte Contemporáneo, quizá en el de Melilla La Vieja. Algún día el Distrito 5º melillense será tan legendario como Harlem o el Bronx.

Anuncios

6 Respuestas a “Una imagen del Distrito V

  1. ¿Tiene el impuesto de rodaje al día?, ¿no pasa por allí la Policía Municipal, ni la grúa?.

  2. Pero bueno, nadie denuncia esas cosas…y las personas que viven en la zona qué dicen de esto. Vamos, yo creo que debe haber en Melilla un servicio de retirada de vehículos, o tampoco. Alucino.

  3. No imaginaba que estaba la cosa tan mal en la ciudad.
    Yo no la recuerdo de este modo cuando vivía allí. Estaba descuidada tal vez, pero estas cosas….y el caso es que cuando hablas con la gente de Melilla siempre te dicen que está muy bonita, muy cambiada, que ha mejorado en todo, vamos que la han dejado hecha un pincel en estos últimos años.

    • No había leído esta entrada y gran cita válida tanto en la película, como en la propia vida. Si alguien intenta revelarse contra el sistema, acaba vilipendiado. Rambo también reconocía que el mayor error de su vida ha sido desperdiciar todo su tiempo en fines bélicos.

      • Que sea un error o no, depende de para qué se luche. No tengo ni idea de por qué luchaba Rambo. En cambio, la lucha de Espartaco todavía se recuerda hoy como un ejemplo, y a él como a un héroe.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s