Testimonio de Monseñor Buxarrais


      El libro de conversaciones con Monseñor Ramón Buxarrais, publicado por la editorial melillense GEEPP (Gestión y Edición de Publicaciones Profesionales); se inicia con este párrafo de Juan el Evangelista:

        Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es verdadero. Hay otro que da testimonio de mí, y sé que es verdadero el testimonio que da de  mí. Vosotros enviasteis mensajeros a Juan, y él ha dado testimonio en favor de la verdad. No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para que vosotros os salvéis. Juan era la lámpara que ardía y brillaba y vosotros quisisteis gozar un instante de su luz. Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan: las obras que el Padre me ha concedido llevar a cabo, esas obras que hago dan testimonio de mí: que el Padre me ha enviado. Juan 5, 31-37

       Escribir sobre una persona que ha publicado 10 libros, centenares de artículos y textos pastorales, y del que se ha escrito tanto, no es una tarea sencilla. Se trata de ofrecer una visión distinta de la persona, en su propio  contexto personal, que es la ciudad de Melilla y dentro del Centro Asistencial, en donde ejerce como capellán desde 1991, cuando renunció al episcopado de Málaga.

             Son muchos/as los que me han preguntado el por qué de escribir un primer libro acerca de un sacerdote de la Iglesia católica, y mi respuesta es invariable: ¿ y por qué no?. Llevo escribiendo más de dos décadas sobre muchos temas y muy variados. La única explicación que puedo ofrecer es la misma que he redactado en el preámbulo.

                                  Explicación      

                                   Hay un punto en el que la religión, o cualquier otra creencia, amortigua las preguntas incontestables sobre la existencia, y hay un punto a partir del cual, las abre de modo permanente, cual llagas lacerantes, que rara vez se aplacan. También debemos pensar que la mayor parte de la gente, de cualquier lugar del mundo, de cualquier creencia, o incluso en la ausencia de ellas, no pretender ir más allá, y nunca se enfrentará o tendrá ocasión de enfrentarse, a la más inquietante e irresoluble de todas las preguntas, la de qué ocurre tras la muerte o de qué sentido tiene nuestra  existencia, de no existir nada más de lo que vemos.

           En este caso hablo y escribo sobre las creencias cristianas, porque la persona con la que mantuve esta serie de charlas, entre los meses de marzo y mayo de 2012, es Monseñor Ramón Buxarrais Ventura, quien renunció al obispado de Málaga en 1991. Cuando mantuvimos estas conversaciones, no habían ocurrido algunas cosas, como la renuncia del Pontífice de La Iglesia Católica Benedicto XVI. De esta manera, 22 años después, un pontífice romano convertiría al obispo emérito Buxarrais, en un precursor, una figura muy común en la historia católica, siendo el primero y más conocido de todos, Juan El Bautista. No tiene relación con los hechos, pero precursor es simplemente el que va antes que alguien.

           Tras la renuncia de Benedicto XVI, nadie se acordó, ni tuvo en cuenta, si quiera como referencia, el caso de Monseñor Buxarrais, que renunció al episcopado malacitano por parecidos motivos, aunque a una edad mucho más temprana. Le abandonaron las fuerzas físicas y espirituales para dirigir la Diócesis malagueña, del mismo modo en que Benedicto XVI, se declaró impotente para seguir al frente de “la nave petrina”, según su propia expresión. ¿Por qué abandona un pastor?, ¿es posible bajarse de la cruz?, son algunas de las preguntas que se han formulado muchos creyentes tras la conmoción de ver renunciar a un Papa.

          Podemos responder a estas cuestiones, desde la posición del que está fuera del magisterio de La Iglesia, hablando con alguien que estuvo muy dentro, ocupando un cargo episcopal, y que sigue dentro de ella, ocupando desde la lejana fecha de 1991, el cargo de capellán del Centro Asistencial de Melilla.

         Son muchas  y diversas las sensaciones que se tienen al sentarse frente a frente con un obispo, aunque sea emérito (equivale a retirado en la terminología de La Iglesia de Roma), de indudable y sólida formación teológica. No es solo lo que él diga, sino también tratar de darle un nuevo enfoque. Se trata de buscar algo nuevo y mostrar cosas distintas, que no estén en los manuales de teología, ni en las biografías oficiales, cuajadas de documentos pastorales y textos de gran solidez teológica y argumental, pero que resultan demasiado espesos al común de los lectores y lectoras.

        Nota: el libro puede encontrarse en todas las parroquias melillenses, y se vende a precio de coste editorial. El prólogo es del padre Francisco Sierra, capellán de La Capilla Castrense de Melilla.

Anuncios

36 Respuestas a “Testimonio de Monseñor Buxarrais

  1. El Papa Benedicto XVI, tras su nombramiento, dijo que se encontraba una Iglesia que era: “como una viña devastada por jabalíes”. San José María Escrivá dijo que “había perdido su inocencia en los pasillos del Vaticano”. Claro que hay gente buena aquí dentro, pero también hay unas camarillas muy poco ejemplificadoras. Hay mucho envarado, muchos que han hecho de los pasillos de La Iglesia un modo de medrar y una profesión, y no me refiero a los sacerdotes. Si alguien quiere ser tenido en cuenta, debe predicar con el ejemplo, como monseñor Buxarrais. Los peores venenos se destilan en los aledaños de las camarillas eclesiales.

  2. Enhorabuena por la publicación de este libro que espero que sea el primero de una larga serie porque tienes bastantes temas para escribir.

  3. Gracias Carlos, yo también espero que este libro sea el que abra la puerta. No es fácil este camino, porque la inflación de publicaciones en Melilla es muy grande. Hay grandes acaparadores y nomenclaturas poderosas.

  4. San José María Escrivá dijo que “había perdido su inocencia en los pasillos del Vaticano”. Me parece hospitalario que no debe ser muy veraz en cuanto a lo que usted relata. Me parece que no es veraz mucho de lo que dice sobre la Iglesia. Su visión y cierta animadversión ante el catolicismo ya lo dice todo.

  5. Esa frase de San José María Escrivá, es rigurosamente cierta, y en cuanto a las demás,el que las afirma es el Pontífice Francisco, al que espero que concederá un poco más de credibilidad que a mí, estimado Zelda. ¿Tiene el Papa Francisco animadversión a La Iglesia?. Lo dudo.

  6. En cuanto a lo que presento, es un libro absolutamente respetuoso con La Iglesia, con monseñor Buxarrais, y con respecto a sus creencias.

  7. Gracias por tenerme en estima. En cuanto al libro, primero tengo que leerlo. Soy osado y presumo de lo que ignoro. Pero en ocasiones dijiste que la Iglesia de Roma hizo mucho daño, cosa que no es del toda veraz y me parece que siempre has tenido cierta animadversión a lo católico. Creo que te agrada más la Iglesia ortodoxa; en cambio, a la Iglesia Católica le dijiste de todo menos bonita.

    • Do ut des. Ofrecemos lo mismo que nos ofrecen y muchas veces incluso mas. Tenemos en estima a todos/as los/as que vienen hasta aquí para debatir con cordialidad, pero también nos han obligado en muchas ocasiones a podar, y lo hacemos sin contemplaciones.
      En cuanto a las iglesias, creo que la Ortodoxa es más fiel al origen que la de Roma, y creo que también es más santa y menos pecadora. Es una opinión personal. Gracias por leer El Alminar con tanta atención.

  8. Me quedo con el dato certero de que tu libro ya está a la venta. A mí, me parece muy justo que sea Enrique Delgado el que ofrezca esta novedad literaria. El ha conseguido conversar con el querido Padre Ramón, que aunque renunciase libremente al ejercicio del ministerio episcopal, fue y sigue ungido como obispo; y además en comunión con Roma.
    Ansío leerlo, porque Don Ramón en sus manifestaciones, seguirá dejando constancia fehaciente de su Amor y fidelidad a la Iglesia y por ende a los mas desfavorecidos de la sociedad. Por fin, la vieja Rusadir, recupera la figura histórica de todo un Obispo; aunque el prefiera ser PADRE RAMÓN. ¡Enhorabuena, Enrique!

  9. Amigo hospitalario, créame que no entiendo ese empeño tuyo de seguir llamando “pecadora” a la Iglesia de Cristo. Creo que jamás nos podremos entender dado que tu punto de vista es poco respetuoso. Parece que tienes animadversión solo por el hecho de ser la Iglesia católica y romana, incluso ser de derechas. Ojalá me equivoque porque sé que eres una gran persona, pero hasta ahora sigues empeñado. Miedo me da 1936.

  10. Imparcial sabe lo que dice, y es conocedor de “las ampollas eclesiales” que podría haber levantado, el hecho de que monseñor Buxarrais (un hombre muy sabio), me haya escogido para dar testimonio acerca de su persona. Puedo decir que revisó el texto hasta la última palabra y que ha quedado muy satisfecho con el. Eso para mí es suficiente elogio.´
    Él ha dicho lo que ha querido, y el lector tendrá muy dificil hallar opiniones mías dentro del texto. Ese es el papel de un evangelista, mostrar aquello que quiere hacer ver, o de lo que quiere dar trestimonio, sin que se descubra su presencia.

  11. Don Ramón se manifiesta sin tapujos. Dice las cosas como quiere, cuando quiere y a quien quiere. No se deja manipular por nadie. No conozco a nadie que le haya rebatido sus creencias, ni sus opiniones. Un hombre sabio y santo, que practica el Evangelio, y que ha dejado a Hospitalario recoger sus pensamientos. Creo que después de mucho tiempo conociéndose, Don Ramón ha entendido perfectamente a Hospitalario. No es tan fiero el lobo, como dicen.
    Mañana, cuando la noticia corra como la pólvora, en los mentideros de la ciudad, mas de uno se rajará las vestiduras. Pero ninguno se atreverá a decirle al Padre Ramón, cuidado con menganito. No admite chismes de ninguna clase.
    Me consta que a él sólo le interesa la persona: TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO.
    Y si lee este debate, se reirá a carcajadas, como si hubiese ganado el partido su Barcelona del alma.
    Espero se presente el libro en el Salón Dorado del Palacio de la Asamblea.

  12. Algunos habrán corrido a refugiarse en sus camarines farisáicos, para allí darse golpes de pecho en soledad o ajustarse el cilicio.
    Magnífica interpretación, Imparcial. Nadie sabe mas que tú, sobre este mundo en Melilla, porque tú has visto dentro y fuera.
    Si Imparcial hablara,tendría el mismo efecto que las 7 trompetas de Jericó.

  13. Te ofrezco redactar tus memorias, aunque tú escribes muy bien. Las llamaría “Confesiones”, como las de San Agustín.Daríamos el campanazo definitivo, Imparcial.

  14. Callado estoy mejor. Así no falto a la caridad. Aunque creo que en Melilla no existe ni una sola persona que lleve cilicio. Es anti-evangélico.
    Hospitalario, te voy a confesar un “pecadillo” que he cometido esta tarde. He sentido una enorme envidia de ti. La fotografía con el Sr. Obispo y con el Vicario Episcopal, la quisiera para mí, me ha impresionado. Dicho con la mayor seriedad del mundo.

    • Por qué dices que “callado estás mejor”, Imparcial? No es mejor hablar y compartir palabras edificantes que permanecer en silencio?

  15. Hasta esta fotografía dará que hablar. Confesaré algo yo también. Yo solo quise hacerle la foto a Monseñor Catalá Ibañez y al Vicario de Melilla. Fue Don Jesús Catalá, el obispo de Málaga, el que le pidió a una joven cercana, que nos la hiciera a los tres. Fue él quien me invitó a estar en esa fotografía. Podía haberla publicado antes, pero la reservé para cuando tuviese el libro sobre monseñor Buxarrais impreso.
    Confesión por confesión.

  16. Si fuese capaz de escribir, las llamaría, “Impresiones de un creyente”Las Confesiones de San Agustín las conservo desde la Década de los 70.
    No caeré en esa tentación. Debo respetar lo bueno, y lo no bueno de las personas. Y hablar de mí, creo que a nadie le interesaría, porque no soy nadie.

  17. Hospitalario: Hoy he estado ausente de casa, por lo tanto no he entrado en Internet, ni he atendido los teléfonos. He querido rendir un homenaje muy especial a un héroe de la Patria. Y he pasado parte del día con él.
    Después, he recorrido varias calles de la ciudad, desiertas a esa hora, y he tenido tiempo para contemplar…
    Ahora, en casa, he entrado en tu página para ver como evoluciona. He vuelto a leer y releer su contenido. Yo me pregunto, ¿Cómo te ganaste a Don Ramón?, ¿Te ganó el a ti?

  18. Hoy no ha habido actividad en El Alminar, Imparcial. En cuanto a lo que preguntas te diré que fue un proceso no demasiado largo. Fue un ivierno duro el del año 2011. Compartimos cosas y de ahí surgió la confianza y la idea. Luego existió el tiempo de transcribir las conversaciones, revisarlas y darles la forma requerida. El único secreto es estar y poder dar testimonio.

  19. Hospitalario ¿Dónde puedo comprar el libro? ¿Es posible conseguirlo en formato Ebook? Gracias.

  20. Ahora mismo está a la venta en las iglesias de Melilla, y en la sede de Cáritas. No es un trabajo tan importante como para que disponga de versión Ebook.

  21. Gracias por la info Hospitalario.

    Imparcial: cuando tengas un ratico me dices algo sobre lo que te he preguntado.

    Saludos.

  22. Zelda, tu pregunta tiene la siguiente respuesta. Uso palabras edificantes y cuando hay que decir otras cosas no edificantes se dicen y punto. Grande es la libertad de los Hijos de Dios. Además, en mi respuesta a Hospitalario lo dejé claro. Salvo que tú quieras interrogarme.
    De muchas encíclicas se ha escrito entre ayer y hoy. Eso sí, de forma muy superficial.
    Zelda, me tienes intrigado.

    • No me queda nada claro tu respuesta, Imparcial. No me parece de recibo interrogar a nadie, esa no es la palabra Imparcial. Se supone que estamos en un área y en él se puede opinar, aprender, incluso preguntar para satisfacer nuestro interés personal que no interrogar porque supone autoridad. Son cosas diferentes. Y solo por curiosidad y cuando afirmas que “Callado estoy mejor”, me pareció que más allá de esa caridad había algo que te impide expresarte en libertad. De cualquier manera, espero que haya un detonante y te anime a escribir un libro que aborde tus reflexiones como dice hospitalario.

  23. Nada me impide expresarme en libertad. Es más, entre las opciones que me he marcado en la vida, no existe la de escribir un libro que aborde mis reflexiones. Muchas gracias. Podemos opinar, aprender, etc. Jamás se me ocurriría preguntar algo personal. Lo único que he preguntado a Hospitalario es quien se ganó a quien. Porque tiene mucho mérito que Hospitalario haya conseguido publicar las reflexiones de Monseñor.
    A mí, me ganó Don Ramón, con su mucha paciencia,sabiduría sin límite y su ejemplo diario de hombre caritativo, dialogante y pobre.

  24. No se puede responder siempre a todo, porque es imposible conocer todo. No he leído con la suficiente profundidad las encíclicas que citas, por lo que no podría dar una opinión sólida y que sirviese de argumentación para un debate.
    Pido no ser demasiado exigentes, ni suspicaces, con las preguntas y las respuestas. Yo respondo a lo que puedo y conozco.

    • Lo mismo hago yo. Todo no lo sé. Puedo empezar a leerlas, pero tampoco creo que sea necesario saberlo todo. Confío en los demás.

  25. Hospitalario, por fin me he hecho de un ejemplar de tu libro, TESTIMONIO DE MONSEÑOR BUXARRAIS. ¡Ahí queda eso para la posteridad!
    Lo he leído sin pestañear, siguiendo la fina hilatura de las conversaciones mantenidas. He tenido momentos de tensión, pensando que con tus preguntas le podías poner sobre las cuerdas. Pero ha resplandecido la verdad. De la abundancia de su corazón habla su boca.
    Ha confesado a Jesucristo, es testigo de la fe, creyente, hombre orante y dialogante, padre de los pobres, incapaz de señalar con el dedo a nadie… Pero valiente para denunciar los despilfarros de jet set, y no culpar de su actuación como obispo a nadie. ¡Qué claridad en su exposición! LEALTAD A LA IGLESIA Y A SU DOCTRINA.
    Sus continuas citas a la muerte, sus precauciones en caso de posible enfermedad… Quiero pensar que, en sus muchos momentos de soledad,haya podido sentir miedo, cosa muy humana. Y su firme deseo de pasar desapercibido.
    Enrique, creo que muy pocas personas han dado el TESTIMONIO DE MONSEÑOR BUXARRAIS, que has dado tú. Enhorabuena, y un fuerte abrazo, amigo.

  26. Por favor, ¿podrían decirme a qué obra de Monseño Buxarrais se puede ayudar con donaciones? He tratado de comunicarme con otras instituciones, pero no he recibido respuesta. Gracias.

  27. Fundación Baraka, creo que ahora la dirigen desde una parroquia de Torremolinos. Puede preguntar por ella llamando al Obispado de Málaga.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s