Archivo diario: 12 diciembre, 2011

Juerga en el palacio romano del Belén


             Dicen en los cuentos de niños, que cuando los humanos dormimos, los juguetes cobran vida y se ponen a correr y jugar por toda la casa. Las películas infantiles de Toy Story están basadas en ese hecho mencionado en los cuentos clásicos. Yo siempre albergué la esperanza de que parte de esas historias fueran ciertas, y más de una vez esperé que “los duendes” tuvieran hecha mi tarea del colegio, como leía una y otra vez en los cuentos. Sin embargo, nunca encontré rastro de esos duendes que ayudan a los niños y me veía obligado a realizar la tarea yo mismo.

        Pero el otro día, paseando por el recién inaugurado Belén del Foso del Hornabeque, me encontré con el Palacio romano y tuve la sensación de que esos muñecos, que en nada se asemejan a los fornidos y valientes romanos, se habían corrido una juerga majestuosa, en consonancia con su condición de romanos. Es más, daba la sensación de que cuando abrieron el Belén al público, los muñecos corrieron como locos a ocupar sus posiciones, aunque a algunos ni les dio tiempo a ponerse bien el caso o a componer una figura marcial y lustrosa, su condición de soldados exige.

            Más bien, la sensación que transmitía el cuerpo de guardia de Roma, era más parecida a la película de “la jaula de las locas”, que a la de aguerridos pretorianos. Juzguen vds. mismos.

    Nota: Ya lo decía Obelix: “Hi romanii dementis sunt” (están locos estos romanos)

Etiquetas y protocolo


        El protocolo es una ciencia muy complicada y muy exigente. Las normas protocolarias son rigurosas y ajustadas, casi matemáticas. El pasado día 6 de diciembre, y ante el monolito de La Constitución, se juntaron todas las autoridades civiles y militares de Melilla. Todos se situaron en línea, en donde la autoridad civil de mayor rango, es y era el Presidente de Melilla, Juan José Imbroda, que se sitúa siempre en el primer lugar de la fila, empezando por la derecha. El siguiente es y era el Delegado del Gobierno Antonio Mª Claret, posicionado en el lugar inmediato al Presidente Imbroda y siempre a su izquierda. La fila continuaba, por este orden, por el diputado Antonio Gutiérrez, la senadora Mª Carmen Dueñas y cerrando la línea, la Presidenta de la Asamblea Cristina Rivas. No tengo muy clara la posición del Comandante General de Melilla. No sé si es equivalente en categoría al Presidente de La Ciudad o al Delegado del Gobierno y/o en qué posición se sitúa, o si lo hace en una distinta.

        Cuestión aparte merecen los/as  acompañantes de las autoridades, tanto si son las esposas de, o los maridos, que también llevan su línea protocolaria y su rango equivale al del cónyuge. El pasado día 7 rastreé el suelo, ante los restos del homenaje a La Constitución española, en busca de información protocolaria y vi bastantes etiquetas en el suelo. Sí me llamó la atención, que la esposa del Comandante General de Melilla, tuviese una etiqueta específica en el suelo. Desconozco si tenía una posición especial junto a su marido, o si era ella la que iniciaba la línea de acompañantes. El dato es curioso, porque siempre se crea un problema con las denominadas como “primeras damas”, de las que la 1ª es siempre la esposa del presidente autonómico.

        Imagino que en el futuro, cuando veamos a una mujer como Comandante General de Melilla, o como Delegada del Gobierno o incluso como Presidenta de Melilla, tendremos situaciones protocolarias y distintas a las actuales. Hasta la fecha nuestra ciudad no ha tenido a mujeres como máximas representantes de Melilla, salvo a Cristina Rivas y Beatriz Caro (la princesita), como la llamara el ex senador Aurel Sava, en la Corte de Camelot de Ignacio Velázquez, ambas Presidentas de La Asamblea .

La plaza de Las Culturas


      Tiene el mismo nombre que la celebérrima plaza de la capital mexicana. La verdad es que es uno de los espacios ciudadanos con más asiduidad de visitas. Tanto por la mañana como por la tarde, registra un gran afluencia de público. Se ha convertido en la plaza más emblemática de la urbe. Melilla, pese a los gobernantes que ha padecido y padece, resulta muy fotogénica. La foto está realizada desde el falsificado baluarte de San Fernando. La plaza de Las Culturas  luce hermosa y bien iluminada con el exorno navideño. Es la gente de Melilla la que ha decidido, con su uso constante, que esta sea una plaza de referencia. Siempre es así. Por muchos planes y proyectos que se diseñen, es la gente, el pueblo, el que decide en donde está cómodo y en donde no. Sigue adoleciendo de falta de sombra, de un  mantenimiento más cuidadoso, pero en conjunto, es una plaza muy agradable en cualquier época del año. Abro con esta foto la nueva  semana, y que colocamos como la foto del día.

          El espíritu navideño nos reblandece a todos, pero también, como decían los persas: “Hasta el mejor arco necesita ser destensado”.