Hacer las américas en Melilla


                  El caso de la aerolínea Hellit, es uno de los más recientes casos de desembarco en Melilla, cual si fuera América, con el objetivo de llenar las arcas de la tesorería, y tanto si el resultado no es el apetecido, como si sí lo es, hacer bueno el dicho de «toma el dinero y corre». La lista de empresas que se han instalado en la ciudad, o que lo han intentado y que luego han desaparecido sin dejar rastro, alcanza la cifra bíblica, la de 70 veces 7. A estas alturas no sorprende a nadie que determinada empresa desaparezca de la ciudad durante la noche, los melillenses ya tenemos sobrados ejemplos de ello, sino que todo suceda ante los ojos de las autoridades económicas de Melilla, léase Consejerías de Economía y Hacienda, y que no provoque la intervención de éstas, en defensas de los intereses económicos de los ciudadanos. ¿Qué ocurrió con el Bingo de Melilla o con el Gran Casino?, ¿qué fue de la empresa de Telemarketing que ofrecía 400 empleos y recibió subvenciones?, ¿por qué cerraron, algunos de manera más que discutibles, todos los supermercados de la cadena Eroski?, ¿cuál fue el motivo de que cerraran los Multicines y dejaran casi en testimonial la oferta cinematográfica de la ciudad?. ¿Dónde están las grandes superficies comerciales de Melilla?, ¿de quién son los terrenos de Valenzuela?, ¿sabe la Autoridad Portuaria que hacer con el espacio del Puerto Deportivo o el de la Estación Marítima, reconvertida en Parque Infantil?. Son demasiados sucesos, sin aparente explicación. Sigue sin existir una alternativa económica sostenible y de futuro par la ciudad, pese a algunos loables intentos, que no son más que gotas que se evaporan con el duro sol africano.

12 comentarios en “Hacer las américas en Melilla

  1. Melilla no tiene capacidad para generar una actividad economica que por si sola mantenga el chiringuito abierto. Desde 1860, año en que empezo a dejarse atras su vida entre las cuatro paredes de Melilla la vieja, solo el dinero que generaban las guerras y luego las subvenciones del estado y Europa han permitido que aquello tenga cierta vidilla. Ya lo dijo Carcaño cuando describio a «La hija de Marte».

  2. Como todo tiene ver con todo, y lo que pasó, sigue pasando, me permito colgar en El Alminar -un buen faro desde que otear cuanto pasa en Melilla-, las palabras que este sábado de viento y mareas pronuncié en la Plaza de Menéndez Pelayo, hasta los topes de gente irritada:

    Manifiesto pronunciado por el escritor José Luis Navarro en la concentración Marea Ciudadana

    «Me levanto con la noticia de que una mujer ha entrado en un hospital y en él se ha cortado las venas. No buscaba suicidarse sino hacer que se ocupen de sus pequeños a los que no puede dar de comer.
    Hasta este punto hemos llegado, o nos han metido.
    Zapatero, con su ciega y torpe visión de Estado, permitió que se abriera una vía de agua en este crucero donde vamos todos y que Rajoy prometió taponar.
    Ante el temor, muchos le creyeron y le dieron votos suficientes para que, tal prometía, hiciera reflotar el barco.
    Pero, una vez en el puente de mando, vemos que no ya no cumple una sola de sus promesas sino que en vez de taponar la vía, la recorta con saña, al punto de que España, la España de a pie, se hunde cada vez más.
    Ya no es que nos desahucie sino que nos ahoga. En tanto, con el mayor de los cinismos, nos dice que no nos apuremos, que la cosa va bien.
    Le irá bien a él que está en el puente. Con su tripulación acomodada en botes salvavidas que esconden sobres y sobresueldos.
    En tanto el pueblo se enfanga en el chapapote de la miseria más negra que, en democracia, jamás hayamos padecido, sacas de euros venidos de Europa llena los codiciosos bancos, o vuela a paraísos fiscales sin que, hasta ahora, ningún pirata engominado haya pagado por eso.
    Aquí abajo nos quitan la extra, nos recortan, nos mandan al paro y nos fríen a impuestos, pero arriba, a los corruptos pillados se les da un jugoso finiquito para que no destapen nuevas corrupciones.
    Con la Sanidad y la Educación pública en venta, la Justicia hecha unos zorros, el paro por las nubes, la juventud emigrando, la clase media rebuscando en los contenedores de los supermercados y los trabajadores al sol, esta España mía, esta España nuestra, muere de desesperanza e inanición.
    Con un gobierno que habla de transparencia mientras oculta desmanes; con las Instituciones, incluso las más altas, bajo sospecha; con una oposición más ocupada en sus propios embrollos que en presentar cara y soluciones para frenar la crisis que nos asfixia, al pueblo no le queda otro recurso que el Grito. El grito, sí.
    Pero no un grito plañidero ni festivo, sino un tronar de cabreo, una marea ciudadana que inunde calles y llegue a los que no escuchan ni atienden nuestras quejas. Un verdadero tsunami que haga que esos de arriba, a los que les importamos un bledo, empiecen a temernos.
    España está llena de plazas. Unidos podemos hacer que cada una de ella sea, como ésta, una Plaza Tahrir en la que iniciar la primavera española y regenerar la Democracia.
    Y ahora, permitidme que a mi compañera, que me sigue adónde voy, y también a vosotros, a los que sigo yo, dedique estos versos de Mario Benedetti:
    Si te quiero es por que sos
    mi amor mi cómplice y todo
    y en la calle, codo a codo,
    somos mucho más que dos.

    ¡A las barricadas, amigos, que somos marea!

  3. Sin duda, cada una de tus entradas son propias para manifestar un malestar y manifestarse por ello. Esto mío no pasa de ser un grito lanzado que otros recogen.

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.