Archivo mensual: noviembre 2013

El lento avance del picabolos


El avance del picabolos es lento, pero inexorable. Su extraña labor nos llamó la atención por primera vez en el mes de mayo. Su radio de acción se circunscribe al Barrio de La Victoria. El método de trabajo o sello de autor es siempre el mismo, lo que nos permite atribuirle cada acción. Puede tratarse de una sola persona o pertenecer a “una escuela de picabolos”. Estos bolos delimitadores están compuestos de cemento, con una viga de hierro interna que le permite sostenerse sin fragmentarse. En caso contrario resultarían muy frágiles y se partirían con facilidad.

La parte más débil es la de la base, que se agrieta con facilidad. Su fortaleza es aparente, pues tienen un movimiento oscilatorio que le hace sensible a las patadas y golpes. La base se agrieta con facilidad y el siguiente paso es el de conseguir que se desprenda una pequeño fragmento de cemento. Una vez conseguido este objetivo, la labor del picabolos ya resulta sencilla. Volvió a dejar muestras de su trabajo en el mes de septiembre y su labor parecía haberse detenido, sin embargo, hoy hemos detectado su presencia en uno de los pasos de cebra del inicio del Paseo de Ronda, en su intersección con la avenida de La Juventud. En unos días estará completado su trabajo y el bolo aparecerá en su formato clásico, que es el que le está dando fama en el barrio.

Nota: https://elalminardemelilla.com/2013/09/24/el-regreso-del-picabolos/

El falo de Melilla


No lo decimos nosotros, son los vecinos de la calle Duquesa de La Victoria los que han calificado de “falo” a este poste inservible en el primer número de la acera de los pares de la calle. En junio del presente año, El Alminar fue advertido por el blog amigo de La Otra Melilla, y escribimos acerca de este poste telefónico que ya no tenía utilidad alguna y que seguía estando en medio de la acera. Estudiamos toda la zona y seguimos minuciosamente el recorrido de todos los cables, y pese a las apariencias, ninguno de ellos (telefónicos y eléctricos) llegaba hasta este poste, que calificamos como de “tendido cero”. Las obras de la nueva rotonda han puesto de manifiesto su absoluta inutilidad, y la enorme molestia que causa, porque la acera se ha estrechado por causa de los trabajos que se llevan a cabo en la zona. Este no es el primer cartel que colocan los vecinos, el primero de ellos tenía el siguiente texto: Soy un monumento, me quieren quitar. Este nuevo cartel lo califica como: monumento al falo de Melilla. Quizá esta vez lo quiten. Quizá ya alguien sienta vergüenza.

El falo incomparable de Franco

Tampoco es del Alminar la frase, ni una invención nuestra, ni refleja ninguna obsesión con la figura del Caudillo. En 1937, un exaltado escritor franquista, Ernesto Giménez Caballero, calificó de esta estrambótica forma a la pluma estilográfica del Generalísimo, la misma con la que firmaba una pena de muerte detrás de otra. Con la acción de estos vecinos de Duquesa de La Victoria, me ha sido imposible evitar traer al Alminar esta historia, que demuestra la bajeza de la adulación a la que fueron capaces de llegar algunos. La comparación no gustó ni siquiera al propio e invicto Generalísimo, y el escritor, por decirlo de algún modo, fue postergado.

Notar: https://elalminardemelilla.com/2013/06/02/poste-de-tendido-cero/

Nuevas estampas insólitas


Paseamos por las calles y cada vez nos fijamos en más cosas. Han reventado un nuevo farolillo luminoso junto a la Cruz de Los Caídos, aunque esta vez parece que la causa es el choque de algún coche o camión, dada lo forzado del giro a al que obliga el desvío por las obras de la nueva rotonda de Duquesa de La Victoria ( son infinitos los sucesos que está provocando esta “discutible” nueva obra. En otro punto de la ciudad, en el Paseo Guardia Civil Antonio Molina, hemos podido observar el robo de papeleras, dos al menos han desaparecido. El hierro se paga bien en la fundición de Selouanne. También hemos fotografiado el pésimo estado de dos bancos de madera, enormemente incómodos, a los que le faltan travesaños. Hay que pensar en algún tipo de mobiliario urbano que no sea susceptible de ser robado para su reventa, menos costoso, que pueda ser repuesto con mayor facilidad y sobre todo más cómodo. La mayor parte de los bancos de mobiliario urbano existentes en nuestra ciudad son “revienta culos”. Si la sentada supera la hora, al levantarse duelen hasta las costillas flotantes.

El Alminar denuncia, pero contribuye a mejorar nuestra ciudad. Sabemos que se toma nota de todo lo que aquí se escribe y son numerosas las cosas solucionadas después de ser aventadas públicamente. La humildad que buscamos, nos impide, salvo excepciones, atribuirnos cualquier mérito o el elaborar las actuaciones llevadas a cabo tras nuestras denuncias.

¿ A dónde van los árboles arrancados?


El cemento es muy exigente y requiere cada vez más espacio. La urbanización constante de la ciudad es una necesidad producida por el aumento del tráfico rodado. La extensión de rotondas, la realización de nuevos aparcamientos, la construcción de nuevos edificios, provoca la eliminación y reducción de zonas rústicas y verdes. Todo cede y la ciudad se convierte en una inmensa explanada, carente de sombras y de espacios de descanso. Cada vez hay menos bancos y menos zonas de esparcimiento. La construcción de una nueva rotonda en la intersección entre la avenida de La Duquesa de La Victoria y la de La Democracia, iba a provocar en un principio una reducción drástica del arbolado de la zona. Han arrancado dos o tres ficus de más de 60 años (la mayor parte de ellos fue plantada en la década de 1940), pero la previsión era eliminar entre 8 y 10 árboles. La acción de los blogs (Alminar y La Otra Melilla), junto con las redes sociales y las denuncias de los colectivos ecologistas Equo y Guelaya, han provocado una pequeña modificación, y ahora cuatro árboles quedarán incorporados dentro de la nueva rotonda. Todavía sirve denunciar la cosas, aunque sabemos que a nuestros munícipes no les gusta nada rectificar, lo consideran casi una ofensa.

Hemos visto el lugar al que han trasladado dos de los árboles arrancados en Duquesa de La Victoria. Están junto al vivero municipal, en lo que será un nuevo parque infantil, creado en una nueva carretera construida e inaugurada hace muy poco. El problema del arrancamiento de árboles, es que suelen perecer en esa salvaje maniobra, y muy raramente vuelven a ser lo que fueron. Ese es el caso de un árbol arrancado junto en la calle Valencia, junto a Mar Chica y que fue trasplantado a la calle Jiménez e Iglesias. Casi un año después, ofrece un aspecto lamentable. Esta prácticamente muerto. Lo que no entiende es el por qué de la poda salvaje, previa a su arrancamiento.

Dos barcos y un solo puerto


Tenemos la Estación Marítima más moderna de todo el Mediterráneo. Hoy ha llegado un “presunto crucero” y ya nadie le ha hecho caso. Estamos tan enfrascados con las diversas actuaciones  judiciales que ya a nadie le importa que venga a vernos un crucero más. Hoy había temporal de poniente y los barcos deben atracar en la zona de carga, en la parte trasera del puerto, en donde atraca el barco que llena nuestra ciudad de contenedores de mercancías.

Tenemos dos estaciones marítimas, una vieja que quieren tirar abajo porque dicen que está desvencijada, y otra nueva que costó lo que tres, pero que solo puede albergar un barco cada vez. El asunto es que cuando llega un barco distinto a los habituales, y Acciona tiene preferencia en la Estación Marítima, que no tiene nombre, debe atracar en un muelle que ni siquiera tiene pasarela para pasajeros, aunque van a construir una que va a costar mucho dinero y que no sabemos a dónde llegará, porque el edificio antiguo va a ser demolido para que quepan más contenedores. En días pasados se anunció la suspensión de la visita de otro crucero y tampoco le importó a nadie. Ya no recordamos ni el nombre.

Cuando hay “fuerte temporal de poniente”, que no tienen un nombre tan bélico como “el fuerte viento de levante”, los barcos deben atracar en el muelle de carga, que tiene mayor calado y protege mejor de las corrientes.

Es solo una imagen y un comentario, de un crucero completamente ignorado. El ciudadano de Melilla ya vive sobresaltado. El lunes había muchos coches oficiales en la puerta del Ayuntamiento y ya nadie pensaba que podía tratarse de una visita protocolaria. Todo el que pasaba por allí tenía la sensación de que iban a llevarse a alguien detenido.

El último viaje de Zineb Maanan


 

     Sobre el traslado de  traslado de la mujer asesinada a Marruecos

Los familiares de la joven marroquí Zineb Maanan esperan en Melilla la autorización judicial para inhumar sus restos mortales en su ciudad natal de Fez, en donde la espera su madre. Allí recibirá el enterramiento según los preceptos y ritos islámicos. Melilla ha sido siempre una ciudad muy vinculada a Fez, pues a este Reino pertenecía antes de ser conquista por los españoles en 1497.

Zineb Maanan llegó a Melilla hace dos años, a casa de su hermana, casada y madre de una niña para ayudarla a cuidar de su hijo. Es algo muy normal en Melilla este tipo de reagrupación familiar. Se trata de un matrimonio arraigado en Melilla y que se dedica al comercio desde hace años. Zineb, de 22 años, había llegado a Melilla tras divorciarse de su marido. Intentaba rehacer su vida y probar fortuna en nuestra ciudad. Además de cuidar a su sobrino, la joven marroquí había trabajado como empleada de hogar, en lo que en la terminología melillense se conoce como “buscarse la vida”. Sin embargo en la noche del 27 de octubre pasado, lo que se encontró fue con la muerte. Su cuerpo, sin vida y con evidentes signos de violencia, fue encontrado en las inmediaciones del cementerio musulmán tres días después.

Caso de violencia de género*

Es un claro caso de violencia de género, o violencia contra las mujeres, en este caso, Zineb se encontraba en la posición más débil. El concepto de violencia de género agrupa las variantes de violencia doméstica, violencia de pareja y violencia machista. Tanto da si había sido su primer encuentro con el autor confeso de su muerte, como si no era la primera relación que mantenían. La sociedad melillense, y en concreto las instituciones relacionadas con la mujer, han reaccionado tarde y mal en este caso, pese a la claridad del caso, que podría describirse como “de manual”. Solamente Coalición por Melilla, el Partido Socialista, la Federación de la Mujer del mismo, y La Comandancia General, se han pronunciado de modo claro sobre este tenebroso caso. La Consejería de La Mujer ha sido la entidad más ambigua y tímida en su pronunciamiento público. Parece haber miedo a lo que pudiera encerrar este crimen, pese a que ciertos extremos ya han sido publicado en la prensa, basándose en la declaración del autor confeso del crimen, Juan Manuel Coronil, soldado de profesión. El resto de agrupaciones o de entidades defensoras de la mujer no han emitido opinión alguna sobre este suceso, que conmocionó y sigue estremeciendo a la sociedad melillense, pues se trata de un caso de gran violencia.

Traslado del cuerpo a Fez

Melilla no tiene un desarrollado un Reglamento de propio de Policía Sanitaria Mortuoria, por lo que se rige por el Reglamento estatal, que data de 1974 y sus posteriores modificaciones. Hasta ahora solo se han aplicado los métodos de refrigeración del cadáver, con objeto de preservarlo en el mejor estado posible desde su descubrimiento el pasado 30 de octubre. En el momento el hallazgo ya presentaba una fuerte descomposición, según los que pudieron verlo. Luego sufrió un deterioro mayor en las cámaras frigoríficas del Cementerio Municipal, que se encontraban en mal estado y que están siendo ahora reparadas. Este hecho y la realización de nuevas pruebas periciales, motivó su traslado a las cámaras frigoríficas y de conservación del Hospital Comarcal, en donde se encuentra desde el pasado 6 de noviembre.

La familia de Zineb Maanan, que está pasando por un auténtico calvario, desea que el cuerpo de la joven les sean entregado a lo largo de la presente semana, y poder darle sepultura en la ciudad de Fez. Hay que recordar que el cuñado de la víctima, fue detenido como primer sospechoso, en su centro de trabajo por efectivos de la Policía Judicial y a la vista de todo el mundo.

En un principio, el traslado del cuerpo hasta la frontera será realizado por la empresa melillense de Casa Calderón, única habilitada para traslados internacionales. El cuerpo será embalsamado, una vez que el juzgado resuelva devolverlo a la familia y encerrado en un doble ataúd, el primero de láminas de zinc, y el segundo de madera. Ambos deber ir sellados completamente.

El traslado hasta la frontera y la preparación de cuerpo alcanzan la cifra de 2500€, cantidad ha sido rebajada por la empresa melillense y será abonada por un donante de anónimo de Coalición por Melilla. Todavía no se sabe como se realizará el traslado del cuerpo hasta la ciudad marroquí de Fez.

Nota: (1)  *http://definicion.de/violencia-de-genero/

                 (2)   Reglamento de Policía Sanitario Mortuoria: http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/d2263-1974.html

Estampas ciudadanas insólitas


                   Todo es posible en Melilla

Todo es posible en Melilla. No hay nada que uno no pueda encontrarse por la calle, por muy inverosímil que pueda resultar. Una papelera sin fondo a la que no es posible echar nada porque cae inmediatamente al suelo. Un banco mal aparcado en las obras de la nueva rotonda de la avda. Duquesa de La Victoria. Un farolillo de adorno reventado de una patada inmisericorde. Farolas taladas cual si fueran árboles en cualquier zona de la ciudad, desde el mismo centro de la urbe hasta cualquier otro lado. Gestionar una ciudad y mantenerla es difícil, aun reconociendo el carácter extraño de Melilla, en la que parece que parte de los ciudadanos tienen algo contra ella y procuran su demolición a diario.

No es raro que suceda esto, porque el malestar ciudadano debe expresarse de alguna manera, y el destrozo del mobiliario urbano es algo común a todas la ciudades. Lo insólito es es que estas imágenes se mantengan durante meses, sin que nadie lo remedie, ni parezca importarle. Algo así como si no hubiera ninguna consejería encargada de arreglar estos desperfectos.