El evangelio de Tomás


 

         Ipsissima verba Iesu (las propias palabras de Jesús)

      Para evitar angustias innecesarias a todo aquel que lea este texto, diré que no me caben dudas de la existencia histórica de Jesús, el Cristo, pese a que muchos estudiosos pongan en duda incluso esto. Es verdad, como decía Isa, que soy un escrutador de los estudiosos de las fuentes bíblicas y de los de los evangelios. Leo todo lo que puedo, tanto a favor, como en contra. El alcance del Jesús de la Fe queda a demasiada distancia de mis pretensiones. Joseph Ratzinger, Papa Benedicto XVI, encuentra grandes dificultades y no puede aproximarse demasiado al Jesús histórico, pese a ser considerado como uno de los mayores estudiosos vivos. Las personas queremos resolver nuestra dudas, pero en muchos casos esto no es posible.

     Aparte de las cuestiones relacionadas con la redacción de los evangelios, las fuentes de los mismos, e incluso de la datación de los mismos, existe otra duda muy importante, y es la relacionada con cuáles son las propias palabras de Jesús, ipsissima verba Iesu, y cuáles son las que se le atribuyen. Los estudiosos coinciden en que apenas un grupo más o menos amplio de frases  le son atribuibles y originales, puesto que otras proceden de fuentes anteriores, sobre todo las bíblicas.

                      ¿Es el de Tomás el quinto evangelio?

      El evangelio de Tomás, que no debe ser confundido con el evangelio apócrifo de Tomás, se abre  de esta hechizante manera: (1) “Quién encuentre el sentido de estas palabras, no gustará de la muerte”. (2) “El que busca no debe dejar de buscar hasta tanto que encuentre. Y cuando encuentre se estremecerá, y tras su estremecimiento se llenará de admiración y reinará sobre el universo”.

        Estamos acostumbrado a los evangelios canónicos, aceptados por La Iglesia, con su estilo redaccional, y en principio nos resulta extraño un evangelio como el de Tomás, que se compone de 114 dichos sin trama argumental no contexto temporal o narrativo. Además, está la propia extrañeza que producen las frases, desnudas de todo adorno y sin relacionarse con contexto alguno, ya sea real o literario. Sin embargo, los estudiosos consultados sí coinciden en afirmar que podría tratarse de la mayor colección de frases del propio Jesús, pero al que la exégesis evangélica no se ha atrevido a relacionarlo con los evangelios conocidos y universalmente aceptados por los cristianos.

       Muchos de los pasajes y parábolas de Jesús, el Cristo, siguen resultando difíciles de comprender, incluso dentro del propio contexto redaccional evangélico, y además, existen discrepancias sobre la interpretación de algunas máximas, tras casi dos mil años de profundos estudios.

        Hay que tener en cuenta que Jesús murió en la cruz con la convicción de la inminente llegada o advenimiento del Reino de los Cielos, y han pasado ya dos mil años.  Lo que debemos concluir, es que si era el Hijo de Dios, ni siquiera Él conocía los planes del Padre, lo cual es lógico deducirlo, pese a que afirmó con contundencia que: “No he venido a abolir La Ley, sino a hacerla cumplir”. El que se daría cuenta de todo esto, un siglo después, fue Pablo, el apóstol que no conoció a Cristo, y que situó la cosas en su justo punto: “sin la resurrección de Jesucristo, nuestra fe no valdría nada“. Es Pablo el que consiguió extender la universalidad del mensaje de Cristo, pero lo pudo hacer porque en cierto sentido estaba fuera o vino desde fuera.

         Eso sí, cuando escribo de todo esto, no estoy escribiendo en modo alguno sobre La Iglesia, ni a favor, ni siquiera en contra. Quién quiera entender, que entienda.  La frase de Tomás, el que no creyó hasta que vio, es colosal: “El que busca no debe dejar de buscar hasta tanto que encuentre”.

      Nota: http://escrituras.tripod.com/Textos/EvTomasGn.htm

11 comentarios en “El evangelio de Tomás

  1. Los evangelios estaban, tanto apócrifos como no. Las colecciones de dichos de Jesús también. La Iglesia, como tal, se funda luego, a través de los Concilios y es la que decide qué es válido y qué no. La Iglesia se ha transformado mucho y adaptado a los tiempos, Lo que ocurría en el siglo I, no tiene nada que ver con lo que existe ahora. Es la Iglesia la que crea la doctrina, la que crea todo. La Iglesia se proclama Madre y Maestra, y esposa de Cristo.
    http://www.mercaba.org/FICHAS/IGLESIA/iglesia_esposa_de_cristo.htm

  2. Todos los evangelios son atribuidos a…. No se sabe quiénes eran los evangelistas. El más antiguo de los redactados es el de Marcos y se supone que todos utilizaron una fuente común , la llamada Q. El evangelio de Tomás parece tener material de esa fuente común a todos. Se sabía de su existencia por haber sido citado por algunos de los denominados Padres de La Iglesia.

    • Pensaba que la Iglesia llamaba apócrifos a todos los que no fuesen los cuatro reconocidos.

      ¿No se puede decir que era iglesia ya la formada por los primeros seguidores de Cristo, inmediatamente después de su muerte y resurrección? Aunque no tenga nada que ver en cuanto a la estructura que ha ido tomando después.

  3. Existían diferentes comunidades, ekklesía (ἐκκλησία), que Pablo fue integrando una a una, no sin dificultades y peleas. No existían textos unificados, por lo que hay que suponer que cada comunidad o ekklesía, disponía de los suyos, bien colecciones de dichos o testimonios redactados de las enseñanzas y vida de Jeshua/Jesús. El carácter diferente de esas comunidades se iría acentuando con el paso del tiempo, y manifestando en los concilios.
    En 313 el emperador Constantino legaliza la iglesia cristiana de occidente, que ya hablaba latín, mientras que en oriente se seguía hablando el griego. A partir de este momento, La Iglesia de Roma, convertida en religión de estado impondrá la norma, la doctrina y la creencia, lo que la separará definitivamente de las comunidades o ekklesía de la parte oriental. Son diferentes incluso los Credos.
    El evangelio de Tomás es un apócrifo, porque así lo ha decidido La Iglesia católica, pero yo pienso, tras leer a los estudiosos, que bien podría estar incluido en el Nuevo Testamento, tras las cartas de los apóstoles y antes del Apocalipsis. Hay mucho material común al de los textos evangélicos. la redacción del mismo, podría datarse en el siglo I, junto con los evangelios más antiguos.

    • Bien hecho. En la librería religiosa donde estuve hoy no lo encontré. A cambio, compré uno con el que me topé nada más cruzar la puerta, “Jesús”, de otro gran estudioso, Hans Küng, del que no me resisto a poner lo que él llama su “Credo” personal, con el que empieza y acaba el libro.

      “Siguiendo a Cristo Jesús,
      el hombre puede en el mundo actual
      vivir, actuar, sufrir y morir realmente como hombre:
      en la dicha y en la desdicha, en la vida y en la muerte
      sostenido por Dios y ayudando a los demás”.

      Hans Küng

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .