Luz en el túnel


                 

           El espesor del silencio es a veces demasiado grande, y no siempre se encuentra a quien  se atreva a romperlo. Pienso en quien cliquea vez tras vez la página del Alminar y no encuentra nada nuevo desde hace un día. Muchas veces me siento y pienso en qué escribo hoy sin encontrar un tema convincente.  El Alminar de los primeros días estaba hecho de pequeñas cosas, de ocurrencias instantáneas o de cosas que llevaban alojadas cierto tiempo en mi cabeza y a las que simplemente dejé fluir. Las obligaciones, por pequeñas que sean, cuestan un esfuerzo. Quise desde el instante que al menos hubiera un tema por día, para crear la sensación de ligazón, y hasta ahora lo he conseguido. La mecánica cuántica afirma que: “El observador modifica el hecho observado” y eso se ha cumplido con este blog. Los cientos de observadores diarios y constantes, y los otros cientos de observadores esporádicos han modificado mi propia concepción de El Alminar, su propia forma.

      Estamos en un túnel y no se trata tampoco de abrumar al que lee con las mil y una incertidumbres que nos acechan, aunque no a todos. Se trata de ofrecer propuestas que sirvan también de vías de escape, de instrumentos para buscar otras salidas, pero tampoco se pueden eludir los temas, lo que espera ahí fuera, lo que vemos cada día. Es complicado. También he tratado siempre que cualquier cosa escrita, cualquier fotografía subida, tenga que ver con Melilla. Hay muchas cosas por escribir, pero todo lleva su tiempo y hay que ir dándole forma a todo, porque tampoco se trata de escribir por escribir.

6 Respuestas a “Luz en el túnel

  1. Puerta y túnel de San Fernando, que me retrotaen a otra época en la que diariamente hacía este recorrido hasta llegar a lo mas alto del Pueblo.Despues se cerró este trayecto alegando motivos de seguridad y posteriores obras de restauración.Ahora queda reducido al tránsito de las visitas turístico-culturales.Como diría un castizo:¡ Si las piedras hablaran !
    Para silencios, los de estas piedras centenarias; testigos del acontecer diario de una ciudad aislada.

  2. Padeciendo las incompetencias

    Hospitalario, estar al pie del cañón cuesta y creo que tú lo consigues sobradamente, pero a veces hay que descansar, retomar las cosas con perspectiva y, sobre todo, intentar que algo que se hace por gusto no acabe convirtiéndose en una obligación. Gracias y felicidades por tu fructífera dedicación, no penes. 😉

  3. Hospitalario, creo que debes descansar. Usa estos días y el próximo puente. Verás como te recuperas del cansancio. Hoy, sólo tú estás de guardia y al pié de EL ALMINAR.

  4. Gracias Imparcial. Tomaré en cuenta todos estos consejos. Por cierto, no encuentro el libro de Fray Felipe en las librerias.

  5. La luz del Alminar nunca se apaga. Hay maneras de descansar estando siempre vigilante. Aquí no hay descanso, no puede haberlo.

  6. Amigo Hospitalario, somos muchos los que aprendemos y disfrutamos de la historia “abierta”, y sin complejos que “nos regalas”. Enhorabuena y sigue así amigo.

¡Bendita perseverancia la del borrico en la noria!. Siempre al mismo paso, siempre las mismas vueltas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .