Los dos lados del Río de Oro


                     Es el mismo río, el mismo puente. En uno de los lados se extiende el duro y gris imperio del cemento, o la imagen que ofrece la Consejería de Medio Ambiente por la biodiversidad del cauce del Río de Oro. Al otro lado del puente, apenas unos metros más allá, todavía no han llegado las podadoras de la Consejería. Hace algunos años decidieron acabar con la poca biodiversidad que nos queda. Las placas de cemento se extienden desde la desembocadura del río hasta casi su mitad, hasta este lugar, conocido como el puente de Camellos. El lado Este ya no necesita cuidado ni mantenimiento. Ofrece una imagen gris. Es una naturaleza muerta. En el lado Oeste la situación es distinta. Hay vegetación, aves, agua, rebaños de ovejas, cañizos, en definitiva, vida. Sin embargo, este lado precisa de cuidados, mantenimiento y de limpieza. Son las incómodas tareas que no saben, o no quieren llevar a cabo. El tétrico gris forma una losa que eleva la temperatura y devuelve la luz solar de forma molesta. Ellos prefieren que todo sea de esta última manera. Yo prefiero mirar al otro lado, en las actuales circunstancias es preferible estar del lado que todavía está vivo. Queda poco, pero todavía hay verde esperanza.

2 comentarios en “Los dos lados del Río de Oro

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .