La visión desde un búnker


       El búnker en Melilla

       El búnker es un refugio, pero también está asociado a posiciones de inmovilismo político y social. ¿Cómo se ven las cosas desde un búnker?. Lo vamos a mostrar. Melilla es una ciudad bunkerizada en muchos aspectos. Hay una ruta de refugios militares a lo largo del perímetro fronterizo, y también de trincheras. El campo de visión en un refugio así es muy reducido, por lo que deben estar emplazados en lugares, altos y con gran campo de visión. Debe haber varios y que unos estén a la vista de los otros, para cubrir los puntos ciegos. Dicen que en la década de 1970, un Comandante General con ardor guerrero, tuvo a las tropas en disposición de combate durante algún tiempo. La misma construcción de búnkeres en superficie ya denota un concepto arcaico de la táctica militar, pues desde el fracaso de la Línea Maginot en 1940, frente a la Guerra relámpago, nadie volvió a utilizar este tipo de sistema de defensa.

           El Ejército de Franco era atrasado y guerra civilista, partidario de los frentes estables y prolongados, y de la guerra de desgaste frente al adversario. El que un militar español los mandara construir en 1970, dice mucho de la mentalidad imperante en el ejército español, en aquella época. Algún día, alguien caerá en la cuenta que la calle Ejército Español (franquista), debería trocar su nombre por el de Las Fuerzas Armadas, denominación moderna y democrática.

               Toda sociedad, todas las personas, somos en principio reticentes a los cambios, pero cuando alguien o una ciudad completa, se opone a cualquier transformación que la modernice en apariencia y concepción, entonces se dice que está bunkerizada. Esto es lo que ocurre en Melilla. El Búnker se resiste a dejar paso a la nueva sociedad, a las nuevas caras y a los nuevos tiempos. Las diferentes nomenclaturas y oligarquías políticas que dominan y sojuzgan la ciudad, siguen queriendo mantener a ultranza sus privilegios y prebendas.

            Vivimos bajo un concepto de Melilla que ya no existe, que murió en la década de 1960. Hay una vida y una ciudad artificial, en la que los mismos nombres no varían desde hace mas de 30 años. Todo ha cambiado, menos ellos. En búnker no hay otra ideología que la de resistir. Están desfasados.

Anuncios

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s