Hospital Universitario, crónica de una paralización


             Cuando escribimos la primera vez sobre las obras del nuevo hospital de Melilla, un 18 de noviembre de 2011 *, se llevaban ya trabajadas 688 jornadas de trabajo. Eso fue dos días antes de las funestas elecciones generales del 20 de noviembre.  Cuando se paralizaron las obras del hospital, en el mes de abril ** de 2012, el nuevo gobierno de la derecha popular, todavía negaba la evidencia (se puede repasar la hemeroteca), y solo admitió la paralización  por motivos técnicos apenas unos días mas tarde. Desde entonces y cada vez que se acerca una convocatoria electoral, hablan de la inminente reanudación de las obras.

            El plaza de ejecución de las obras era de 39 meses y el presupuesto estaba ya librado, por lo que de haber continuado en los plazos previstos y ya establecidos, la obra civil, o sea, el edificio, debería haber estado concluido a finales de ese año, 2012, o en los primeros meses del 2013.

                          1200 días, 44 meses de paralización

          Esta es la cifra exacta del retraso de la obras desde que fueron paralizadas en abril de 2012. Tres años completos de retraso en una de las obras más necesarias para la ciudad de Melilla. En todo ese tiempo, se han tirado varios millones de euros en los suelos de la ciudad, en obras absurdas, en semanas náuticas que solo disfrutan 30 embarcaciones, en eventos, en promociones de las playas, en turismo de cruceros que ya no llegan, en los mejores contratos marítimos de la historia, en los gobiernos con más cargos y oneroso de toda España. ¿Podría preguntar alguien cual es la cifra pagada por traslados para tratamientos médicos, que paga el INGESA (Instituto de Gestión Sanitaria) y que deben realizarse en Málaga). Muchas de esas consultas, derivaciones y tratamientos, podrían realizarse en la ciudad.

       Volvemos a recordar, que a la empresa constructora del edificio Magna Melilla se le adelantaron 11 millones de euros, por 700 plazas de aparcamientos públicos, de las que todavía no se ha recuperado un solo euro. En estos 1200 días, 44 meses, 3 años y medio de paralización, podría estar completado el edificio y equipadas y operativas algunas de sus áreas. Cuando se reanuden las obras,  algo que ya no ocurrirá con este gobierno, espera un año para completar la obra del edificio, que podría haber estado ya concluida. Luego quedará el acabado interior, las instalaciones de agua, eléctricas, la división interna y la equipación y dotación de las áreas. Antes del año 2020, ni un solo melillense habrá traspasado sus puertas para recibir allí tratamiento alguno, aunque sea de medicina general. El daño provocado es inmenso e irreparable, y tiene responsables.

                    Pérdidas de agua dentro del edificio del nuevo hospital

           La derecha popular gobernante, para tapar su responsabilidad, y enmascarar el hecho de que abandonará el gobierno sin haber reanudado las obras, se ha agarrado a dos clavos ardiendo, el de la modificación del proyecto original (un proceso normal y que tuve que ser realizado en la rehabilitación de las obras del antiguo hospital de Cruz Roja), y en las presuntas irregularidades en la adjudicación de la obra la empresa que finalmente se hizo cargo de ellas. Son dos cortinas de humo.

                  La obra, abandonada desde hace más de tres años, se deteriora. Al pasar por allí esta mañana se sentía una pulsación, y luego claramente un goteo de agua. En principio se podía pensar en alguna balsa que se podría haber formado tras las últimas lluvias, pero la observación atenta hace pensar en alguna conducción de agua, oxidada, que deja escapar agua  pulverizada y de forma rítmica. Es muy difícil fotografiar el agua así, pero al final se puede mostrar el deterioro de la obra.

                   Recientemente se han  celebrado los 25 años del Hospital Comarcal, y por ningún lado se ha escuchado que fue una obra realizada durante un mandato socialista, únicos periodos en donde se han llevado a cabo infraestructuras para el desarrollo de la ciudad. Ahora, en esta obra, que también es cosa suya, o no saben explicar los motivos de la paralización, o es que no les dejan. Solo se escuchan las cortinas de humos de los populares, cuando la realidad es que en cuatro años, no han sido capaces de mover un solo ladrillo.

        Notas:*https://elalminardemelilla.com/2011/11/18/hospital-universitario-de-melilla/.**https://elalminardemelilla.com/2012/04/18/hospital-universitario-de-melilla-2/

Hacia el 20 de diciembre


                      El doble arco iris del apocalipsis  

      “Sube acá, y te mostraré lo que ha de ser después de esto. Al punto fui arrebatado en espíritu, y he aquí que un trono estaba puesto en el cielo, y sobre el trono, uno sentado, y el que estaba sentado era semejante a una visión de color piedra, jaspe y cornalina, y un arco iris cercando el trono, semejante a una visión esmeraldina”. Apocalipsis 4 (revelación), 1-4

              Los signos de cambio y del fin de un tiempo serán visibles para todos. Eso es lo que diferencia una visión (que se muestra solo ante una persona), de una señal, o auspicio, que es visible para todos, pero que necesita ser interpretada. Las señales serán mostradas preferentemente en los cielos, mediante fenómenos que antes nunca había sido vistos, como este doble arco iris, uno de ellos potentísimo y muy nítido, y otro más elevado pero también más tenue.

               Hace exactamente cuatro años le vaticinamos una catástrofe electoral al gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, que escogió la fecha del 20 de noviembre de 2011 para la convocatoria electoral. En esta ocasión y alterando en un mes el tiempo máximo de duración de una legislatura, el gobierno popular de Mariano Rajoy ha convocado las elecciones para el 20 de diciembre de 2015.

         Rodríguez Zapatero escogió el día de la muerte de Francisco Franco para su convocatoria electoral (36º aniversario), y Mariano Rajoy ha escogido el día de la muerte, en atentado terrorista de Luis Carrero Blanco (42º aniversario), del que fuera mano derecha del dictador. Es una coincidencia extraña, probablemente no pensada, en vincular las dos últimas convocatorias electorales, a las dos fechas que marcaron el declive del franquismo (asesinato de Carrero Blanco), y su final (muerte de Franco). El bipartidismo sella ahora su fin, de manera similar.

              Igual que en aquella ocasión (14/10/2011/, volvemos a escribir exactamente lo mismo. No entendemos la razón última de convocar las elecciones el 20 de diciembre, pero nada volverá a ser lo mismo después del 20 de diciembre de 2015. Vamos de un fin hacia otro.

              Notas: (1)https://elalminardemelilla.com/2011/10/14/hacia-el-20-de-noviembre/. (2)https://elalminardemelilla.com/2011/11/21/el-sindrome-de-casandra/

El mundo que viene


  La invisibilización urbana de las clases populares y sus problemas. Pobreza urbana en Melilla.

          Llevamos observando dos meses a este grupo de personas afincadas en los aparcamientos del antiguo Hospital Militar de Melilla. Hace dos semanas, cuando escribimos acerca de la suciedad y del abandono de sus antiguas instalaciones* allí estaban. Omitimos cualquier referencia a ellos para comprobar si se producía algún tipo de respuesta, bien de la consejería de Medio Ambiente (responsable de la limpieza urbana), de la de Seguridad Ciudadana, o la de Bienestar Social, que sería la encargada de dar solución y alojamiento a este grupo de personas que malvive en la calle. Estamos en la ciudad que solo tiene un albergue social para indigentes y personas sin techo. No ha habido la más mínima respuesta. La invisibilizacion de la pobreza es máxima, es más, cuando se muestra de un modo tan claro suele ofender bastante.

          No es la primera vez que escribimos acerca de una magnífica revista Papeles, y de los profundos artículos de análisis social y político que contiene. Uno de ellos se titula “La invisibilización urbana de las clases populares”, elaborado por Jean Pierre Garnier . En el artículo relata que ha desaparecido de los medios de comunicación casi cualquier información relativa a las clases populares, y que cuando se habla de ellas, es solo para resaltar aspectos negativos: violencia urbana, botellones juveniles o para incidir que la ciudadanía no vota lo que debe, caso de Podemos, Ciudadanos o la CUP- Candidatura d’Unitat Popular, en Cataluña. Quien se atreve a oponerse al Sistema es inmediatamente objetivo de ataques.

            Las clases populares fueron despolitizadas e invisibilizadas de modo consciente y programado, y solo cuando ha sido capaces de recomponerse y agrupar sus fuerzas, ha vuelto a ser objeto de las iras del Sistema. Dos décadas de despolitización han conducido a la corrupción completa del Estado, de su desfalco y ruina, en las que el bipartidismo ha sido el agente necesario y cómplice.

              Hay mucha pobreza en España y en nuestra ciudad, pero ni se le da lugar en los medios públicos de comunicación, ni en los privados. Nadie sale a buscar en dónde están los pobres, muestran cómo viven o de qué forma salen adelante. Es mejor mostrar solo esa mínima mínima parte de la ciudad que vive en fiesta permanente, de banquetes sociales, o en autohomenajes que nunca llegan a satisfacerles, porque se ven obligados a repetirlos de modo constante.

              La última vez que mostramos la pobreza en Melilla nos acusaron de hacer demagogia.

  Nota*: https://elalminardemelilla.com/2015/10/02/hospital-militar-pages-de-melilla/

Paradas de autobús en melilla


                        ¿Imagínese en cualquier capital española o europea?. ¿ Esperaría el autobús urbano en un lugar así, o pensaría que esas “supuestas paradas” pertenecen a antiguas líneas urbanas ya abandonadas y en desuso. Hay que ser de Melilla, y llevar muchos años en la ciudad, para saber que por aquí pasan autobuses de transporte público de personas. Desde luego, todos los signo invitan a pensar que nuestra ciudad no cuenta con transporte urbano.

                           En un modelo de ciudad sostenible, en donde se quiera invitar a usar menos el vehículo privado e incentivar el uso del transporte público, lo que no puede haber es marquesinas en este estado tan bochornoso. De una podría decirse que está en un barrio periférico, junto al acuartelamiento de La Legión, y alegarse las consabidas cantinelas del vandalismo y todas esas zarandajas, para enmascarar el nulo mantenimiento del mobiliario urbano.

                             Sin embargo, las otras dos marquesinas están en pleno centro de Melilla, en la plaza de Torres Quevedo y llevan así años, y se suceden los gobiernos y nada cambia, ¿por qué?. La respuesta puede ser sencilla y es que la mayoría de quienes usan el transporte público, no votan, y quienes votan, usan su vehículo privado. No hay un interés real en fomentar el transporte público.

              El debate sobre la movilidad sostenible de la ciudad es totalmente artificial y no existe sin una alternativa real de transporte colectivo. No hay información sobre el nombre de las líneas, ni sobre las frecuencias de paso, ni sobre los recorridos. Una línea de transporte que tarda casi media hora en llegar desde el barrio del Real al centro de la ciudad no es útil para casi nadie. La COA (transporte urbano de Melilla) es deficitaria, porque algunos se empeñan en que así lo sea.

Nota:http://www.postigomobiliariourbano.com/paradas-de-autobus/marquesinas-para-paradas-de-autobus/

Asalto al Fuerte de Camellos


          Las ciudad se está llenando de edificios en deficiente estado de conservación, e infrautilizados. El Fuerte de Camello es un lugar tétrico, que sirvió de prisión a lo largo de su historia, y sobre todo durante el inicio de la Sublevación Militar de julio de 1936. Los falangistas sacaban de este lugar a los presos, con el visto bueno del comandante general Soláns, y los tiroteaban en cualquier lugar de Melilla, preferentemente en las faldas del cerro de Camellos.

                   Este fuerte podía ser un espacio para “La Memoria Histórica”, pero en la actualidad solo es utilizado por la Asociación de Sordos de Melilla, y por el Orfeón padre Victoria. Hasta hace unos años lo utilizaban los integrantes de la asociación de palomas deportivas. Tiene una zona ajardinada en total estado de abandono, y una zona de recreo con barbacoas de obra. En 2011 estuvimos por allí, y cuatro años después, la situación empeora.

                  Melilla dispone de poco dinero libre. Su abultado presupuesto se compone de las partidas transferidas, de gastos de personal y de estimaciones de recaudación. Las obras que se llevan a cabo son de partidas destinadas a fines concretos, y claramente se malgastan, coso del Barrio del Real en donde se han tirado dos millones de euros al suelo. Todo es ficticio.

                    En la ciudad puede haber una cantidad de personas no cuantificada, que deambula de un lado para otro en busca de refugio temporal. Es la Melilla de los sin techo. Los edificios vacíos y abandonados resultan un punto de atracción para este tipo de residentes. Los lugares de aspecto descuidado, como el Fuerte de Camellos, también llaman  a las pernoctaciones ocasionales. Este parece se el caso del fuerte, parte de cuyo vallado está derrumbado. El foso no es demasiado profundo, y la gente que vive en la calle suele ser ágil.

     La ciudad de los 200 millones de presupuesto, solo tiene  un pequeño albergue para los deambulantes, merodeadores y personas sin techo. La invisibilidad de la pobreza es ya un hecho y un mandato. Pocos/as  escriben o hablan de ella, y quien lo hace, como Cáritas o la Red Española contra la Pobreza (EAPN), suelen recibir amplias críticas y descalificaciones.

        Nota:https://elalminardemelilla.com/2011/12/01/el-fuerte-de-camellos/

La lluvia en martes y 13


                  Llegó la lluvia que se anunciaba en días pasados, y llegó en martes y trece. Los barruntos de agua eran claros y así lo escribimos.  Hemos perdido contacto y relación con los signos que anuncian las nubes y los cielos. Llegó el día de san Gerardo de Brogne, Eduardo, Fausto y Celedonia. Hace siglos, cada santo era invocado para una función concreta. Ninguno de ellos que sepamos está relacionado con la lluvia, aunque ya vimos que en el Rif, se invoca a La Tagonja para estos menesteres. Debe llover más y más continuadamente a lo largo de este mes. En los últimos meses dedicamos  parte del tiempo a la lectura de los dichos de los labradores acerca de la predicción del tiempo. Hoy en día se fía todo a los satélites, pero la observación del cielo sigue aportando información precisa.

              La leyenda sobre la posible  mala suerte que suele acarrear el día 13 es solo una leyenda. Los acontecimientos buenos y nefastos acaecidos en un día 13 a lo largo de la historia, se reparten en mitades casi exactas. Lo único que señaló el día 13 como un mal día, fue la orden de disolución de Los Caballeros Templarios llevada a cabo un viernes 13 de octubre de 1307. Este hecho sí tiene una raíz histórica. Tal día como hoy, hace 708 años, una Bula Papal: Vox in Excelso, firmada por Clemente IV, borró a los templarios de la faz de La Tierra. Hoy es 13 de octubre, y la suma de los números 708, ofrece la cifra de 15. Hoy es  13 de octubre de 2015. A nadie se le escapa que la Iglesia de Roma atraviesa muy malos momentos. Esto es solo una mera coincidencia.

             En ese mismo punto, arranca la leyenda de que los templarios pudieron poner a salvo gran parte de su dinero y de sus secretos, y que se juramentaron para acabar con La Santa Madre Iglesia. Unos dicen que se escondieron o crearon “la masonería”, enemiga declarada de La Iglesia, y que su fin último es destruirla, en venganza por la disolución de la Orden del Templo e Jerusalén. Esta organización en la sombra se denominaría como el “Priorato de Sión”. con maestres o cabezas rectoras que se habrían ido relevando a lo largo de estos 7 siglos, y que esperarían el momento adecuado para la revelación de un gran secreto, que pondría fin a los días de La Iglesia de Roma, que no a la de Cristo.

                                       La llegada de la lluvia

               La lluvia llegó por fin a nuestra ciudad en forma de aguacero,  corto pero muy intenso, y en apenas media hora desnudó nuestras carísimas infraestructuras.  El centro de la ciudad se llenó de aguas negras y todo olía mal. Los camiones de desatoros empezaron a abrir arquetas y alcantarillas completamente cegadas.

      Nota: https://elalminardemelilla.com/2015/10/10/barruntos-de-agua-en-octubre/

En recuerdo del Vicario José Carretero


   

                Las ovejas y el pastor

         Os lo aseguro: quien no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que salta por otro lado, es un ladrón y un salteador. Pero quien entra  por la puerta, es pastor de las ovejas. A este le abre el portero y las ovejas escuchan su voz; llama a las ovejas propias cada una por su nombre y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas le siguen porque conocen su voz……..El buen pastor expone su vida por las ovejas; el que es asalariado y no pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo, deja las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa…….Tengo también otras ovejas que no son de este aprisco.  A estas es preciso que yo también las guíe, y oirán mi voz; y habrá un solo rebaño, un solo pastor. Juan 10, 1-16

             José Carretero Ruíz, fue nombrado Vicario Episcopal en Melilla en septiembre de 1991. Fue un movimiento anticipado, porque unos días después llegó a la ciudad monseñor Buxarrais, el obispo dimisionario. Fue su escudo desde el principio, dada la repercusión que causó la noticia y así lo explica en un libro de reflexiones personales, editado por Juan Morales Molero y titulado José Carretero, un cura con olor a oveja : “En aquellos primeros días tuve que hacer de -parachoques- ente él y los periodistas. Su renuncia era una noticia extra y muchos querían entrevistarle. Don Ramón me había prohibido dar sus señas. No consiguió del todo lo que él pretendía,  ser raíz oculta. Casi diez años (hasta el 200o en el que fue relevado en su cargo episcopal en Melilla), coincidí con él en las benditas tierras de Melilla. Él hizo la opción de permanecer allí y allí sigue feliz y convencido de que fue el mejor sitio que pudo escoger para su residencia. 

                             José Carretero, el recuerdo del buen pastor

           Se trata de un buen testimonio de un libro que ha pasado muy desapercibido en las tierras de Melilla, en donde este buen sacerdote dejó un imborrable recuerdo. Hay una cosa que cosa que merece ser destacada por encima de otras, a lo largo de su  estancia en la Vicaría Episcopal, y es su presencia constante en la parroquia. Siempre estaba en el templo. Su despacho permanecía abierto mañana y tarde, y su presencia era permanente.

       Las puertas de La Vicaria casi nunca estaban cerradas, salvo durante las obligadas ausencias. No era amigo de alternar con las élites políticas de la ciudad. Acudía a los actos necesarios e imprescindibles, sin embargo, escogió siempre la compañía de la feligresía, el contacto permanente  con el rebaño. Incluso cuando la oficina parroquial permanecía cerrada, el padre Carretero seguía al frente de su despacho, o en la propia iglesia, o en sus dependencias personales. José Carretero predicó siempre con el ejemplo. Es muy recordado en Tolox, en donde tiene dedicada una calle.

         La enfermedad le sorprendió siendo capellán de Las Hermanitas de Los Pobres en Málaga. En 2011 recibió un homenaje de antiguos alumnos. Murió el 3 de septiembre del año pasado, 2014. El Alminar de Melilla tenía una deuda con su persona y su memoria. El libro contiene una excepcional fotografía de José Carretero, concelebrando misa junto a un enérgico monseñor Buxarrais, apenas 5 años mayor que él.

    Notas:  (1) http://elaelitos.blogspot.com.es/2012/01/d-jose-carretero-ruiz.html  (2) http://imagenesdetolox.blogspot.com.es/2014/04/momento-de-comuniones-en-la-iglesia-con.html