Las fuentes de Melilla


              Varios cursos de agua, abundancia de manantiales y un puerto natural hicieron de Melilla y su vega, un lugar adecuado para el asentamiento humano. Tierras fértiles proporcionaban cosechas. También era una zona de intercambio para los pueblos o cábilas de las inmediaciones, siempre presentes a lo largo de toda la historia de la ciudad. Hace unos días escribíamos acerca de la actividad de los garraferos, hoy lo haremos de los aguadores y aguadoras.

                   En Melilla nunca se ha podido beber agua del grifo. Una de las actividades más sorprendentes cuando llegué a esta ciudad en 1979,  era la de los aguadores, con sus carros tirados por mulas o asnos, y con las grandes cubas de agua.  El grito que anunciaba el agua, y que daban los aguadores en el portal, es algo que no puede olvidar quien lo haya escuchado. Traían la famosa agua de Trara, una marca comercial que se podría haber comercializado. Otra de las cosas que también recuerdo, era cuando acompañaba a mi padre, no siempre, a la fuente de Trara a llenar las garrafas (para beber o cocinar). En aquellos años en nuestra ciudad no existía el agua embotellada y cuando empezó a llegar, era muy cara, todo un lujo y eso ha sido así hasta hace muy poco.

                                          Bombillo, Trara y Cuatro Caños

             Son las tres fuentes clásicas de Melilla. La única que conserva un aspecto lúcido es la última. La del Bombillo, inaugurada a principios del siglo XX, sufre un desgaste y una erosión considerable, pese a todos los arreglos y reparaciones de las que ha sido objeto. La que tiene el peor aspecto de todas, pese a estar en una posición privilegiada, es la de Trara. Pasé por allí el otro día y me sorprendió verla tan descuidada, con solo dos grifos activos.

                                             Las fuentes de Aberchán

                 Las fuentes de ósmosis inversa, son conocidas como las fuentes de Aberchán, porque la idea y la instalación de las mismas fue obra suya, cuando era consejero de Medio Ambiente durante el gobierno del “cuatripartito” (una década antes que Cataluña). Mustafa Aberchán quiso universalizar el uso gratuito del agua y se le ocurrió una de las mejores ideas de los últimos años. Tuvieron un éxito rápido y su utilización se ha asentado perfectamente entre todas las capas de la población. “Agua para todos” y además gratis.

                 El actual equipo de gobierno, en algunas de las anteriores campañas electorales, quizá 2003 ó 2007, dejó caer la idea de que una vez que la desaladora surtiese de agua a toda Melilla,  acabaría con las fuentes de ósmisis inversas.  Afortunadamente, de momento, no parece haberse llevado acabo esa infeliz idea. Hay que dar agua gratis a la gente, entre otras cosas, porque el agua del grifo sigue sin poderse beber y la embotellada sigue siendo cara. Hay que mantener y cuidar las fuentes de Melilla, tanto las tradicionales y como las nuevas.  Lo que ya no sé es si el agua de la fuente de Trara y la de los Cuatro caños sigue siendo de manantial, o la sobre explotación de los acuíferos ha acabado ya con su procedencia natural.

             PD: La fuente de ósmosis inversa de la Explanada de Camellos, lleva varios días sin grifos. Parece que se han retirado por los Servicios Municipales, no sabemos sin con el fin de realizar alguna reparación, o es el inicio silencioso del plan que pretendía acabar con las fuentes de Aberchán.

15 Respuestas a “Las fuentes de Melilla

  1. Bajando del cementerio, bajo los eucaliptus, había una fuente del Presidente Aberchán que ha desaparecido. La primera, en la frente.

  2. Espero que lo que ocurre en la fuente de Explanada de Camellos, sea para arreglar algún desajuste, como tú bien dices el agua embotellada sale cara y estas fuentes nos abastecen de buena agua.

  3. Cuesta mucho, pero vamos a seguir vigilándolo todo. A veces, para escribir, hay que vencerse a uno mismo, y eso resulta muy duro. Pero el apoyo de los que leen, de los que comentan, ayuda a soportar el peso de una cruz que a veces, hace caer, y hace sangre. ¿Si no estuviera El Alminar qué quedaría?, .. y la respuesta, es el silencio.

  4. Ufff Hospitalario…cuanta profundidad en tus palabras.
    El silencio también ayuda. Sólo ante esa inmensidad, también puedes oir la voz de Diós.

  5. Apareció hace unas semanas una noticia de la consejería de medio ambiente indicando que pensaban cerrar todas las fuentes de la ciudad. Intentaré localizarla.

  6. No quieren agua gratis para los pobres. Los importadores de agua embotellada tienen un negocio muy grande. Ahora empiezo a entender mejor las cosas. Primero la noticia de que cerraban las fuentes, luego el reglamento contra los garraferos.
    El comercio cautivo de Melilla impone su ley. Seguiremos más atentamente el tema.No dan puntada sin hilo.

  7. Una pequeña chispa y la memoria sale para recordar algunas cosillas sobre este aspecto del agua en Melilla.

    El agua en Melilla siempre fue escasa, como lo fue la electricidad durante tantos años. Los que teníamos pozos, o que podían utilizarlos, era una ventaja utilizar esta agua para todos los menesteres, aunque no para la alimentación.

    Era corriente ver a niños y adolescentes con el “violín” al hombro y los dos cubos colgando de una soga amarrada a los extremos de dicho “violín”. Hacían colas durante un interminable tiempo en las pocas fuentes de que se disponía en las barriadas.

    Algunas familias ponían a sus hijos a hacer estos menesteres con el fin de aportar una ayuda a los pocos ingresos de que disponían, y abastecían a muchos de sus vecinos por un módico precio; pero era lamentable ver a estos niños encorvados bajo el “violín” y el peso de los cubos llenos de agua que transportaban desde la fuente, después de haber guardado la cola durante un buen momento!

    El abastecimiento de la población melillense de productos de la tierra siempre dependió de las tierras situadas en zona de Marruecos, y de la península, ya que los huertos de que disponía la ciudad no era ni mucho menos suficiente para el necesario consumo de los habitantes.

    Con la electricidad se pasaban apuros pero se estaba acostumbrado, pues los “quinqués” estaban siempre dispuesto para remediar los interminables cortes de luz que se producían. Algunos talleres de costuras y otros, disponían de “petromax” para que no se interrumpiera el trabajo, sin tener en cuenta los daños a la vista que sufrían las costureras!

    Felizmente aquellos tiempos fueron el pasado!!

    Así era aquella Melilla tan sobrada de todo!

  8. Tus recuerdos son siempre muy interesantes, Angel.

  9. Les molestan los pobres. El agua del grifo se paga. Viven en la irrealidad, en su mundo sin problemas, instalados en medio de sus privilegios.
    http://www.diariosur.es/v/20121111/melilla/prez-calabuig-pretende-cerrar-20121111.html

  10. ¡Vergonzoso! Que el pretexto para eliminar esas fuentes de agua, sean eso, unos miserables pretextos! Y sobre todo, esa parte de excusa increíble, de que los vecinos del otro lado de la frontera consumen el agua de esas fuentes! En donde se queda eso de “darle de beber al sediento” ?.
    ¿ Que podemos decir , en tanto que melillense, a aquellos que nos rodean, que están acostumbrado a otras formas de proceder, diría yo, mas acorde con un espíritu de comportamiento mas humano respecto a los otros? ¡NADA! Callar y bajar la cabeza avergonzado!.

  11. Siempre creí que el agua era insípida, incolora e inodora. La del agua del grifo en Melilla, tiene sabor a sal, y a veces huele a mar. Que el Consejero Calabuig beba toda el agua del grifo y deje tranquilas las fuentes de ósmosis inversa.

  12. Ayer, en Melilla Hoy, se hacían eco del posible cierre de las fuentes de ósmosis inversa, e ilustraban la queja ciudadana con una fotografía del Alminar, adecuadamente mencionada. Es reconfortante ver como no todo es predicar en el desierto.

  13. mi madre me había dicho,que iba a beber de una fuente de melilla, y que había una historia que dice que, si las chicas ,estaban bebiendo en la fuente, lo harían más tarde ser un buen marido… no sé cuál de estas fuentes mi madre bebería

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .