Archivo diario: 14 febrero, 2012

¿Qué hay que decidir en Valenzuela?


                ¿ Cual es el centro comercial pendiente de autorizarse ?

      De la escasa información  emitida estos días atrás, solo queda claro que no se precisa ningún permiso para construir una gran superficie comercial en Melilla, en la parcela recalificada al efecto. Volvemos pues a la parcela de Valenzuela, de 56.692 m², también conocida como “inmediaciones de Pajares de Intendencia”.    Aquello era  una parcela única cedida por el Ministerio de Defensa en la mitad de la década de 1990.

      Posteriormente, en una complicada senda  de subastas y vericuetos legales, se segregaron tres parcelas del terreno total o primigenio, de un tamaño total de 6500 m² y que se quedó la empresa adjudicataria del terreno “Nueva Melilla SL”.  Los otros 50.000 m² restantes corresponden  a la empresa Tres Forcas Capital, que los compró por la friolera de 15.ooo.000 €, en el año 2006. Cualquiera de las dos empresas, puede iniciar la construcción de un centro comercial, tanto en la parcela mayor, como en las segregadas. Ha quedado muy claro, que sobre terrenos ya recalificados, no existe traba legal o administrativa alguna, para instalar una gran superficie comercial.

     La pregunta es clara, si en esas dos superficies ya no existen trabas, entonces: ¿ Porqué se busca el consenso o el beneplácito de quien ya nada tiene que decidir ?, me refiero a sindicatos, empresarios, comerciantes o partidos políticos.

       La segunda pregunta se deduce de la que acabamos de formular:   ¿ Si en 56.000 m² ya no existen trabas de ningún tipo  para edificar, uno o diez, centros comerciales, porqué hay que recalificar una nueva parcela para instalar otro?, o para ser más claros, ¿quién quiere instalar allí un centro comercial, si ya hay uno que se está anunciando?. ¿ Cuántos centros comerciales tienen prevista su instalación y dónde ?, ¿qué es lo que está sucediendo realmente?. En los tiempos actuales, y visto lo visto, hay que sacar la lupa, cuando alguien solicita una recalificación de terrenos, sobre todo, cuando ya hay suficiente terreno recalificado para instalar superficies comerciales.

Anuncios

La leyenda dorada del Templo Patronal melillense


         Unas imágenes que podrían no ser de Pedro de Mena

    La Catedral de Alcalá de Henares tiene un Museo de arte religioso y de arte sacro. En el se ven todo tipo de exornos e imágenes religiosas de gran calidad artística. Hay una que llamó mi atención, pues se trata de un busto de una Virgen Dolorosa, cuya autoría corresponde a Pedro de Mena y Medrano, genial artista imaginero del Barroco español.

       Desde que me metí en el mundo del arte religioso melillense,  hoy decir que tanto la Virgen de los Dolores del Templo Patronal melillense, como el Nazareno, pertenecían a la escuela andaluza del siglo XVII, pero que la tradición melillense las atribuía al sin igual artista granadino, pero afincado en Málaga, Pedro de Mena (1628-1688). La realidad es que está escrito que las dos imágenes melillenses pertenecen al artista andaluz, pero no están inscritas en el catálogo de sus obras, lo que motiva tanto la duda como la sospecha.

      El influjo de este autor es tal, que muchas cofradías españolas certifican sus imágenes como “pertenecientes al círculo de Pedro de Mena” o “atribuidas a su entorno”, que es como decir mucho, pero tambien es no decir nada. La realidad es que incluso el propio Pedro de Mena, trabajó en un principio en el taller de otro gran imaginero, Alonso Cano.     

           Quien conozca el sistema de trabajo en los talleres artísticos de la época, sabe que en ellos trabajaban otros artistas como aprendices  y que el Maestro hacía determinadas obras con sus propias manos. El resto estaban bajo su supervisión o su inspiración. El caso de la Gioconda recién descubierta en el Museo del Prado es muy ilustrativo. Lo más que se puede decir de las imágenes  melillenses es que pertenecen a una escuela andaluza del siglo XVII, que son muy antiguas e incluso hermosas, pero si se compara la expresividad que Mena imprimía a sus creaciones, con las tallas melillenses, la distancia artística parece ser bastante grande.        

    Nota: (1) La Magdalena penitente de Pedro de Mena, se encuentra en el Museo del Prado. (2) La expresividad del Nazareno es mayor que la de la Virgen de La Soledad, que presenta cierto hieratismo arcaizante.