Medio millón de visitas


Hace 30 meses inicié la incierta aventura del Alminar, era el mes de mayo de 2011. Recurrí a textos que ya tenía escritos y publicados. Probaba qué era un blog y el manejo del mismo. En aquel mes ya era muy difícil publicar artículos de opinión contrarios al régimen imperante, y más en un mes electoral. También es cierto que mi ritmo de publicación, de las cosas que tenía en mente, superaban la capacidad de cualquier periódico. Un colaborador es admitido siempre y cuando no altere la línea editorial del medio en el que escribe. Esto ocurre en cualquier parte, pero en Melilla se visualiza de un modo muy rápido. La Constitución prohíbe la censura previa de informaciones y contenidos, pero al mil manera de soslayar ese mandato constitucional, sin que ni siquiera sea considerado como un acto de censura.

Después de todo, los dueños de los medios de comunicación son empresarios que si viviesen de los periódicos que venden y de la publicidad directa, no se distinguirían de cualquier otro asalariado, y sin embargo, suelen ser personas ricas e influyentes. Unos gracias a las subvenciones públicas, disfrazadas de otra cosa, y otros ya eran ricos, pero necesitan de un medio de comunicación para influir en la política de la ciudad y poner a salvo sus intereses económicos. Vistas y planteadas así las cosas, solo quedaba la opción de la aventura individual a través de un blog, la edición personal en una plataforma gratuita y libre. Una aventura solitaria en el que lo difícil es distinguirse y hacerse hueco entre  los cientos  de blogs que pueden existir en una ciudad o territorio y entre los  miles escritos en  un determinado idioma.

El autor de otro blog melillense (http://laotramelilla.blogspot.com.es/), ha recordado en un comentario que hace dos años, yo escribía una entrada en la que reflejaba  el primer semestre de existencia del Alminar, y el haber alcanzado la cifra de las 10.000 visitas (https://elalminardemelilla.com/2011/11/30/noviembre/), algo que entonces me pareció una enormidad. Dos años después el indicador de entradas rebasar las 500.000  a lo largo del día, y El Alminar se ha convertido en algo difícil de evaluar, tanto desde dentro, como desde fuera. Sabemos nuestro pasado y todo lo escrito está ahí para recordarlo, pero no podemos decir una sola palabra del futuro.

Esta entrada no es más que esto: un recordatorio estadístico y la conmemoración de una efeméride del Alminar. Hoy es 10 de noviembre. Llegados hasta aquí, lo difícil es mantenerse. Para mí lo más importante son los 8700 comentarios y la larga centena de comentaristas y colaboradores que han dejado su firma en el blog, y por supuesto, los lectores silenciosos, que siguen acudiendo, aunque no se escriba nada. No hay vanidad ninguna en esta entrada.

Anuncios

10 Respuestas a “Medio millón de visitas

  1. Pues un placer escribir un comentario más a esos miles, sobre todo teniendo en cuenta la cifra.
    Ya sabes que para conseguir el éxito en algo, debe ir acompañado de una dosis importante de confianza en alcanzarlo. A seguir adelante. Yo, como sabes, me inclino por las reflexiones.

  2. Enhorabuena y adelante.

  3. Gracias a todos. Nunca ha sido tanta la incertidumbre. En lo más alto es en donde hay más peligro de caer. El horizonte es muy amplio en las alturas, pero todo se ve más difuso y la confusión puede ser mayor. Se ha llegado y eso no significa que se siga.

  4. Gracias a tu esfuerzo y constancia El Alminar ha llegado a esta importante cifra.Quiero que se entere todo el mundo de que me siento muy agradecido. Tú, me dejaste subir Al Alminar, sin censura de ningún tipo. Un fuerte abrazo amigo. José Luis Blasco.

  5. Gracias amigo José Luis.

  6. El Alminar va cambiando y transformándose de modo gradual pero inexorable. Las circunstancias y la vida cotidiana conforman una realidad en constante cambio. Son flechas que viajan en las dos direcciones. Transformamos el mundo, lo que nos rodea; y el mundo no va cambiando a nosotros. El observador modifica el hecho observado, y el hecho observado influye en el observador.

  7. Enhorabuena por esas 700.000 visitas, Saludos

  8. El Alminar de Melilla sigue vivo, por mucho que algunos pesimistas lo duden.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s