El regreso a Melilla


         “La solución del enigma de la vida en el espacio y el tiempo, reside fuera del espacio y del tiempo”. Ludwig Wittgenstein     

          El regreso siempre es difícil, porque nunca se vuelve a la situación previa. Todo viaje, todo acontecimiento marca un cambio en cada vida, incluso en nuestra forma de ver las cosas. Estamos sujetos a  cualquier   modificación que se produzca en nuestro entorno . Hay cosas aparentemente pequeñas que pueden perturbarnos más, que sucesos de mayor calado.

          Debajo de este amanecer en el avión que hacía el recorrido Madrid-Melilla, hay un país hundido en la depresión económica y anímica. Se percibe muy claramente en cada calle o en cada rincón que se recorre. Melilla está aparentemente al margen de todo esto, pero es solo una sensación aparente, un espejismo que puede difuminarse en cualquier momento. El frío, en la Meseta, siempre es un indicio de la próxima llegada de “los lobos”, cuando al no encontrar comida en las montañas por las bajas temperaturas, iniciaban la bajada al terreno más cálido y llano. Y este año, en febrero ha hecho mucho frío. Dice un refrán que al tiempo no se lo comen los lobos y al final, aunque tarde, el invierno ha llegado y extendido su frío manto. Otra cosa que se percibía claramente desde las alturas, en el viaje de ida, son los signos de la sequía. En los grandes ríos españoles ya han dado la alarma por el bajo caudal y las heladas de invierno, un mes que debería ser lluvioso, va a agravar la situación de la próxima cosecha.

         Me parece adecuada la parábola del “tiempo de los lobos”, pero no referida a una situación política determinada o a un momento político concreto. Me refiero al lobo del capitalismo voraz e insaciable que está ya desmochando y podando (febrero es tiempo de poda),  los logros de “la clase trabajadora”, conquistados a lo largo de la historia, desde los tiempos de Espartaco, hasta los de Carlos Marx, y desde él en adelante.

             Ya hay un gran lobo capitalista, el magnate mundial del juego, dando vueltas por España, para intentar implantar una zona similar a Las Vegas, pero en nuestro país. De aceptar sus draconianas propuestas, sería como  segregar una zona completa de España y entragarla directamente, con cesión de soberanía, a la voracidad del capitalismo implacable. Si esto es un indicio de lo que nos espera, la situación empieza a vislumbrase como alarmante.

Anuncios

17 Respuestas a “El regreso a Melilla

  1. ¡Bienvenido!

  2. Bienvenido Enrique, siento la muerte de tu tía. Luego dicen que hay que olvidar, no se dan cuenta que los efectos de un asesinato tan bárbaro como el de una maestra nacional no acabaron con ella sino que se prolonga en sus hijos y familiares. Veo que vienes deprimido y no me extraña, lo de Garzón, lo de Valencia, los recortes de derechos sociales, políticos, económicos. Se ha puesto a los lobos a cuidar de las gallinas y ahora las gallinas están acojonadas. Para que te animes y te inspires te recomiendo que veas una conferencia que cuelga Paco Álvarez en su blog noledigasamimadrequetrabajoenbolsa.blogspot.com, dura dos horas pero merece la pena verlo, trata sobre el Modelo Econòmico del Bien Común, la imparte Chrisyian Felber. ¡Ánimo, que nos haces falta!

  3. Gracias Amanda. Veo que has captado el tono de mi reflexión. Efectivamente vengo con el ánimo bastante abatido, pero también me anima el número de visitas a El Alminar, pese a no haber escrito, y los comentarios de apoyo y colaboración, como el tuyo.

  4. No solo es tiempo de lobos, es también tiempo de sacar esas listas de “desleales y traidores” que algunos han estado casi ochos realizando. En muchos centros de trabajo se estan empezando a ver actitudes que creiamos ya desaparecidas, de venganzas por nimiedades como no haberse reido de algún chiste contra ZP. Funcionarios que en virtud de la estricta neutralidad que debe presidir su actuación, realizaron su trabajo eficazmente sin conseguir nada de nadie, estan siendo acusados de “colaboracionistas” con el anterior gobierno y por ello relegados a puestos inferiores, perdiendo comisiones de servicios, productividades, etc en beneficio de otros, resentidos que han sabido nadar y guardar la ropa.
    También es tiempo de los que asumen que donde dijeron digo dijeron Diego buscando la sombra del nuevo poder, por otro lado muy proclive a esos rastreros pelotas.
    Vienen malos tiempos, en lo económico, en lo social, en lo moral, en lo cultural. Me ghusta tu expresión “Tiempo de lobos”, aunque yo diría mejor “Tiempo de hienas y carroñeros”

  5. Bienvenido de nuevo a la Selva, siento que tu viaje fuera por el fallecimiento de un familiar. Saludos

  6. Bienvenido Hospitalario, en el transcurrir de nuestras vidas, a veces, se presentan altibajos, imprevistos, situaciones inesperadas en las que todo cambia, parecería que perdemos el control de nuestra propia vida. No podemos dejar que esto nos desanime, hay que dar un paso adelante. Y tú con este maravilloso blog que has creado has dado también un paso adelante. Anímate, necesitamos tu inspiración, y en lo demás aqui nos tienes para acompañarte en el camino. El que te admira no te alabara, te va a apoyar y a seguir sin palabras.

  7. Muy bonita reflexión, Cruz de Malta.

  8. ¡ Gracias por volver a ser nuestro compañero de camino ! ¿Quién podrá apartarnos del Amor de Dios ? ¡Ánimo Hospitalario !

  9. Gracias Imparcial. Somos peregrinos y vamos cumpliendo etapas y cada vez se nos van uniendo más personas. Son muchos los que acompañan nuestro camino en silencio. Sabemos que están ahí.

  10. Algunas entradas se consolidan con el paso del tiempo. Esta es una.

  11. A mi me sorprendió volver a leerla después de dos años. Por el vaticinio o presagio de la situación actual. La descripción es muy adecuada, muy buena introducción. Me gustó volver a leer aquellos comentarios y la fotografía.

  12. Has estado ausente un tiempo, Cruz de Malta. Es bueno desconectar si se puede. De hecho, hay que hacerlo. El Alminar también ha sobrevivido gracias a bruscos parones, que no todo el mundo ha entendido. Las profecías son así, pasan casi desapercibidas en su momento, pero con el tiempo se despliegan y muestran lo que atesoraban.

  13. Ocurre que “cualquier acontecimiento marca un cambio en cada vida, incluso en nuestra forma de ver las cosas”, como tú mismo escribías en esta entrada. Hay situaciones que te obligan a parar, sí, y a desconectar. Es necesario y recomendable. De todos modos no he estado totalmente ausente. Siempre te leo Hospitalario.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s