Archivo mensual: abril 2012

¿Se puede cubrir el Río de Oro de Melilla?


       

          Se trata solo de una pregunta retórica, porque ya sabemos que se puede. En realidad, se puede hacer casi cualquier cosa. Hay un amplio consenso en cuanto que no debe hacerse, y más en estos momentos de crisis económica, con priorodades muchas más necesarias. El Gobierno de Melilla vive en la irrealidad y a muy duras penas aceptan renunciar a los gastos suntuarios. Acaban de paralizar la obra del Hospital Universitario y ya anuncian, en una huida hacia adelante, un nuevo y magno proyecto. Sigamos respondiendo a nuestra pregunta.

           En octubre de 2008, el encauzamiento del Río de Oro alcanzó su nivel  máximo de caudal. No falto nada para que se desbordase, de hecho, en la zona  que pretende cubrirse y justo en la desembocadura, el agua rebasó el límite del encauzamiento, inundando la zona aledaña del Paseo Marítimo y el Barrio del Industrial. Por tanto, el futuro cubrimiento debe tener en cuenta que en algín momento puede enfrentarse a un nuevo volumen de agua similar al que vimos hace 4 años, o incluso más.

          Toda obra de encauzamiento supone una reducción del espacio del lecho del rio, y el agua, al enfrentarse a los límites propuestos por la ingeniería humana, sube en altura y aumenta la velocidad. Sabemos también que doctores, en este caso ingenieros,  tiene Roma y la Santa Madre Iglesia. Aquella fecha fue importante porque al alcanzar el agua aquel nivel, como mínimo, la futura  obra tiene que respetar el actual volumen del cauce. Por tanto o tienen que elevar la obra de cubrimiento uno o dos metros sobre el actual nivel del suelo, a ambos lados del margen del río, o tienen que ensanchar el cauce en su parte baja, lo que supondría quitar espacio de la calzada, tanto en el margen derecho como en el izquierdo.   Probablemente la obra se tragaría “los jardines del mar” y parte de   la prolongación ascendente del Paseo Mir Berlanga, hasta la intersección con Alvaro de Bazán. Optar por elevar el encauzamiento supondría la creación de un muro físico entre ambos márgenes.

       En resumen, se trata de una obra complicada, faraónica, onerosa y de nulo valor social. Sólo es alzar la alfombra, para meter debajo aquello que no quiere verse y que no se sabe como solucionar. El debate social, político y técnico está presentado y abierto en todas sus opciones.

Los establos del Rey Augías


               El cubrimiento del Río de Oro

             Los dioses habían protegido al Rey Augías concediéndole  a su ganado la facultad de no enfermar nunca, por lo que llegó a tener el rebaño más grande de toda la Hélade. Sin embargo sus establos no eran conocidos por su magnitud, sino por no haber sido limpiados nunca. El héroe griego Heracles recibió el encargo de limpiar esos establos, pero en un solo día, con el fin de que fracesase en semejante tarea. Viendo la imposible magnitud del trabajo, incluso para un héroe, Heracles recurrió al ingenio  para poder sortear la enormidad de la tarea encomendada y así procedió a modificar el curso de dos ríos para hacerlos pasar por en medio de los establos. La enorme corirente de agua consiguió limpiar los inmensos establos en un solo día.

              ¿Tiene sentido cubrir el Río de Oro en su tramo final?

     Este faraónico proyecto tiene su origen en la época final de Ignacio Velázquez al frente de la Autonomía de Melilla, y en el empecinamiento personal del ingeniero Luis Fernández Muñoz (ex presidente del PP en Melilla, ex concejal y ex diputado, ex consejero de Obras Públicas). El primer avance de ese proyecto ya fue presentado en 1996, en época de bonanza económica y aun así fue desdeñado. Ya entonces resultaba demasiado oneroso y poco útil socialmente. En días pasado y al hilo de otro debate, la colaboradora Dolores sacaba este nombre del olvido. Luis Fernández Muñoz estaba al frente de la Consejería de Obras Públicas cuando reventó el depósito de Cabrerizas. Poco después y desde la caída de Velázquez, pasó a cubrir su plaza de ingeniero en la Confederación Hidrográfica del Sur, desde donde sigue siendo el cerebro gris y el impulsor de este controvertido proyecto.

            El proyecto tiene más detractores que partidarios, pero es un tema recurrente en las obras públicas de Melilla desde hace ya casi 15 años. El Río de Oro ha sido una fuente de historia para la ciudad y también una constante causa de epidemias, desgracias y enfermedades. Su curso natural fue desviado entre diciembre de 1871 y marzo de 1872, fecha desde la que desemboca en el punto en que lo hace actualmente.

               ¿Puede una ciudad con las carencias que tiene Melilla, en cualquier aspecto en que se mire (sanidad, educación, viviendas, trabajo, transporte, comercio),  permitirse el lujo de derrochar una cantidad fastuosa de millones en un proyecto así?. Todo esto sin entrar a valorar los aspectos técnicos, que también tienen mucha controversia.

Capilla del Hospital de Cruz Roja


  

                La iglesia de las mujeres

           El 27 de septiembre de 1927 se bendijo la capilla de La Cruz Roja, cuyo callejón de entrada es una de las imágenes típicas de la ciudad, sobre todo con el más grande  Crucificado de Melilla y que cierra el pasadizo. Durante 70 años todos los melillenses pasaron por sus inmediaciones, ya que el de La Cruz Roja era el único hospital civil de la ciudad. Ambas edificaciones son obra y fruto de  mujeres, que pusieron todo su empeño en llevarlas a cabo.

          El Hospital se debe a Carmen Angolotti, Duquesa de la Victoria, llegada a Melilla en 1921 tras el desastre de Annual. La capilla es fruto del empeño de Concepción Prozurama, esposa  del Comte. Gral. Castro Girona, tal y como se puede ver en la placa conmemorativa sobre la entrada interior a la capilla.

          El Vicario eclesiástico José Casasola ofició la ceremonia que tuvo como madrina a Concepción Prozurama. Esta parroquia estuvo regida en un principio por los religiosos de la comunidad de San Vicente de Paúl y por este motivo, el altar mayor lo preside la Virgen de La Medalla Milagrosa, a quién en un principio estuvo encomendada la capilla. El Vicario estuvo auxiliado por los capellanes Alonso y Foncillas.

           En esta capilla tuvieron especial preponderancia las mujeres, tantos las ya mencionadas, como las integrantes que componían la Junta de Damas ( la viuda de Ostáriz y las señoras Del Pozo, Antoine, Cremales y Carcaño), así como las damas enfermeras y hermanas de San Vicente de Paúl.

           La enfermera Lucía Ascof cantó “la misa pontifical de Perosi” y la señora de Del Pozo “el Ave María de Luzzi”. También cantaron la tiple señora de Sastre y las jóvenes Domínguez, Jiménez Salinas y Sánchez Medina, en un coro dirigido por el organista Pedro Arcas y el maestro Tijero.        

                          La capilla de Concepción Prozurama

        El Vicario Casasola dedicó su homilía a resaltar que la capilla se debía al empeño personal de Concepción Prozurama: “Esta capilla es hija vuestra. Permitidme que en nombre de todos, en nombre de Cruz Roja, de todos los aquí presentes y de Las Hijas de La Caridad os dé la enhorabuena. Que Dios os bendiga”.

          Ornamentación y sistema Larrucea de enladrillado

         El proyecto fue ejecutado por el arquitecto Juan José Larrucea según el proyecto de su padre José de Larrucea y con algunas modificaciones sugeridas por Carmen Angolotti, Duquesa de La Victoria.

         La iglesia estaba conectada al hospital de La Cruz Roja, de manera que los enfermos pudieran oír misa desde un lateral. Es de cruz latina y de estilo románico. Los techones y contrafuertes son de hormigón armado y los muros realizados por el sistema patentado “Larrucea”. El sistema surge de la necesidad de sustituir los soportes tradicionales de madera y hierro, escasos y caros en aquellos años, por arcos de ladrillos, lo que a la larga dotaba a la edificación de un aspecto y constitución muy sólidos. El sistema lo inventó Juan de Larrucea y la primera edificación se realizó en Baños de Cerrato (Palencia), concretamente la iglesia de La Asunción en 1919.

         La solidez del edificio es evidente, ya que 80 años después de su construcción, no ha necesitado ninguna reparación importante, salvo las relativas a su habitabilidad y acondicionamiento. Las paredes y las bóvedas imitan a la piedra y fue construida en poco más de una año, con un coste total de 102.000 ptas. 

                   Las vidrieras están inspiradas en la catedral de León y fueron pintadas por el legionario y artista Mario Chalón y su compañero José María Ferreira. La santa titular de la Iglesia y a cuya advocación fue dedicada es la Virgen de la Medalla Milagrosa, aunque actualmente está bajo el amparo de San Francisco Javier, cuya imagen puede verse en el altar mayor y en el lado derecho.   Cuenta también con una réplica a tamaño completo del Cristo de Limpias, la única existente en Melilla. Fue donada para la ocasión por la madrina e inspiradora de esta iglesia, Concepción Prozurama, esposa del Comte. Gral Alberto Castro Girona.  Sus mármoles, el techo artesonado de la entrada y su mobiliario pueden verse sin grandes cambios desde su inauguración.

       Nota: https://elalminardemelilla.com/2011/10/10/el-cristo-de-limpias-de-la-cruz-roja-de-melilla/

          

¿Puerta de San Juan o de Las Cabras?


             Hallazgos perdidos en las murallas de Melilla

                  La aparición del resto de una antigua capilla, la de La Enramada, olvidada y perdida en la torre del antiguo museo municipal, de la que apenas se tenía noticia, y cuyo nombre no aparecía en los planos divulgados hasta el momento, y cuyo nombre tampoco es mencionado por los muchos autores que se han dedicado a la recuperación de nuestra historia, supone un un hecho de indudable interés. También pudiera marcar el camino para una lectura más atenta de la información disponible y empezar a revisar zonas de la ciudad antigua, en busca de otras cosas igualmente olvidadas. Todo el mundo sabe o tiene noticias de habitáculos ocultos, de pasadizos cegados que aparetemente no llevan a ningún lado. Sería hora de ir empezado a buscar cosas, o de dejar que otros las busquen y aporten sus ideas.

           Ninguna ciudad desaparece del todo y completamente. Todo se construye sobre algo anterior y se reutilizan sus materiales. Los romanos eran grandes constructores y además siempre solían asentarse sobre algo anterior. Los árabes eran grandes recicladores de material. Los españoles no tuvieron  más remedio que asentarse sobre la antigua ciudad musulmana y reutilizar todos sus materiales y transformarla.

      Revisando los discos de fotografías antiguas que circulan por Melilla, encontré esta vieja fotografía de lo que parece ser el Torreón de San Juan, que alberga dentro de sí una galeria abovedada de ladrillo rojo. Esto parece ser el resto de un antiguo arco o puerta del que sería interesante determinar su posible origen. Está claro que gran parte de las murallas de Melilla, están construidas sobre el macizamiento de la anterior cerca, algo que se evidenció con el derrumbe de la muralla de La Florentina y la aparición del resto de muralla de caliza amarilla, cuyo enigmático origen todavía nadie se ha atrevido a datar, aunque problemente se situe entre los siglos X y XIII.

          Nota: La foto bien pudiera tratarse del antiguo y hundido torreón de Las Cabras. en cualquier caso la galería bien pudiera seguir existiendo.

Museo de Artes Gráficas de Melilla


                Por lo que se ha escrito en el anterior post sobre la Cooperativa Gráfica de Melilla, nadie se ha molestado en hacer una historia sobre esta empresa, auténtica reliquia de un pasado reciente. Quizá algún que otro artículo pero poco más. Me cuesta trabajo asimilar que sea El Alminar de Melilla y mi más que modesta preocupación, la que haya puesto un paréntesis a años de olvido. Es algo que me resulta difícil de aceptar, cuando hay y existen varias entidades que debería proteger y evitar la pérdida total de lo que se atesora en “el destartalado” local de esta empresa melillense.

             Con solo un 10% de lo que allí hay y almacenan , se haría un Museo modélico en cualquier ciudad de España, en cualquier ciudad en la que no se tire el dinero como en Melilla. Son máquinas con 100 años de antigüedad, carteles únicos, planchas y fotolitos a punto de desaparecer y perderse para siempre. Esas entidades que supuestamente dicen velar por el patrimonio cultural de Melilla, desdeñan abiertamente lo existente en la ciudad, a la vez que se gastan canidades indecentes de dinero en dípticos, carteles, y otros folletos publicitarios, editados por supuesto fuera de Melilla.

             Hacer eso, editar fuera de Melilla, existiendo esta empresa en la ciudad, merece un calificativo que no puedo escribir en este blog, entre otras cosas, por que no podría escoger solo uno.

            De todo lo que ví allí en días pasados, me asombró el maletin de los sellos de bronce, un auténtico tesoro. En eso maletín de apenas 40 cms  y más de cinco kilos de peso, está la prueba de la existencia de cualquier asociación que haya existido, en nuestra ciudad. Escudos de La República, de Cuerpos del Ejército español ya desaparecidos, asociaciones religiosas cristianas y judías y otro sin fin de logotipos que no pude identificar. Es una joya. Debería estar inventariado y exhibido en el Museo de Melilla o en uno específico de Artes Gráficas.

             Maquinas doradoras, para hacer adornos con pan de oro o filetear en oro los bordes de las páginas. Imprentas y prensas que son directamente reliquias y el asombroso exintor de incendios en forma de cono, el obligatorio en 1912, el mismo que llevaba el Titanic. La imprenta de Artes Gráficas fue inaugurada el mismo años en que se hundió el célebre barco. ¿ Ha sido homenajeada esta empresa por la Cámara de Comercio, por la Asociación de Comerciantes, por la Ciudad de Melilla?. Si alguien lo sabe que lo escriba.

                    Allí hay de todo, incluso más de lo que nadie sabe, más de lo que nadie quiere saber. Se podría poner en marcha un proyecto de Escuela Taller de Artes Gráficas, por el que podrían pasar niños de Colegio y de Instituto. Se me ocurren decenas de ideas, de las que cualquiera resulta mejor que dejar que todo eso desaparezca. Hoy compartiré el recreo visual que suponen estas imágenes, de un tiempo pasado y a punto de perderse.

           

 

Cerámica religiosa en las casas de Melilla


        Mediante correo electrónico, Imparcial, amigo y máximo colaborador de El Alminar, me aportó una idea que llevaba algo de tiempo pensando sin llegar a plasmarla; el escribir sobre la cerámica religiosa en las casas. En Melilla ya quedan muy pocos ejemplos y aunque muchos no lo sepan o ya se haya olvidado , se trata del resto de una antigua costumbre romana, que era proteger las casas y a sus habitantes mediante pequeñas figuras de divinidades y mediante los bustos de familiares ya desaparecidos. Se trataba de los dioses manes, lares y penates. Algunos se colocaban en la entrada de las casas, otros en las zonas interiores y todos cumplian  funciones específicas.

          El realizar un determinado tipo de culto a personas ya fallecidas, al margen del culto oficial, algo que es muy habitual en Melilla y en el Rif, es un resto cultural del antiguo pasado romano de todo el Norte de África, mantenido en esta zona por los bereberes y sus morabitos. Salvo situaciones muy excepcionales, en casi ningún cementerio peninsular existe nada parecido al culto que se rinde en nuestra ciudad a determinadas personas ya fallecidas. Esto es una prueba de que Melilla está más enraizada en la zona que en la que se asienta, el Rif, que en otras tradiciones peninsulares.

                        Cerámica en la puerta de las casas

          Este tipo de presencia protectora se da sobre todo en los barrios periféricos, en la Melilla de la expansión. Hoy ya sólo quedan algunas pequeñas muestras esporádicas en los barrios del Industrial y del Hipoódromo, y algún resto más en el Tesorillo y en el barrio del Real. La efigie más representada es la de la Virgen del Carmen, por tratarse de barrios de tradición marinera. También pueden verse algunas baldosas de la Virgen del Rocio, de tradición moderna, y del Sagrado Corazón de Jesús, cuyo culto se  extendió mucho en la España de la postguerra. 

       Un hecho  llamativo es la nula presencia de la Patrona de Melilla fuera de los límites de Melilla La Vieja, tanto en las casas como en el resto de las iglesias de la ciudad. La Virgen de La Victoria quedó circunscrita a la ciudad antigua, que es la Melilla histórica, sobre la que ejerció su patronazgo y protección. El resto de la ciudad es algo nuevo, con unas tradiciones y una historia completamente distintas. Se trata de dos ciudades distintas, tanto que todavía alguna gente, sobre todo las personas mayores, siguen utilizando la expresión: “Bajar a Melilla”, cuando hablan de bajar a la zona centro, a la parte más próxima a la ciudad vieja.

      Nota: Todas las losas son de casas y de  barrios de Melilla, salvo el del Cristo de Limpias. Uno de ellos preside la puerta de la entrada de la casa de una familia musulmana y no lo han tocado por respeto y porque no les molestaba, en la calle Gran Capìtán.

¡ Más macetas, es la guerra !


             Seguimos hablando de Marx, pero ya no del filósofo, si no de Groucho Marx, de los hermanos Marx. Lo que está sucediendo en Melilla ya no entra dentro de ningún parámetro lógico. Hay que sumergirse en la comedia  para encontrar similitudes apropiadas.

            Están fuera de la realidad, ya no se molestan en hacer el más mínimo gesto de austeridad, o simplemente alguno que de a enteder que son conscientes de la realidad económica y política en la que nos hayamos inmersos. Siguen con sus fiestas y comilonas. Ya se barrunta otra con la excusa del Día del Mayot. Les han rechazado los Presupuestos Autonómicos, en lo que apenas había una reducción del 1% del gasto con respecto al año anterior. Los sueldos y costes del gobierno se han incrementado en más de 300.000€ con respecto a 2011. No se tiene noticia de que anulen los gastos gratuitos en telefonía movil, de la que disponen no solo los miembros del gobierno, sino también la totalidad de la pléyade de altos y muy remunerados cargos de libre designación. Lo hacen todo un poco más a escondidas, pero nada más.

          Hablan de que acabaron el pasado año con superavit en el ejercicio, pero se olvidan de que nos acordamos, de que en noviembre  pidieron un crédito de 9 millones de euros, porque según ellos mismos decían,  y está recogido en la prensa, que en caso contrario hubiesen acabado con déficit. Apenas han reducido, aparentemente, unas pequeñas cantidades en premios, en los concursos en los que se requiere participación ciudadana. En todo los demás no han reducido nada.

         Siguen como estaban o incluso peor, porque parece que han perdido el sentido de la realidad. Se desevuelven en un mundo en el que no se nota la crísis, porque están protegidos por sueldos que triplican el salario medio de un trabajador melillense. Ediciones caras de cualquier cosa que pueda imprimirse, epidemia de inauguraciones, nuevas realizaciones y nuevos edificios que necesitan mantenimiento, equipamiento e incremento del gasto. Además retoman proyectos como el “cubrimiento del Río de Oro”, que no es otra cosa que malgastar el dinero en cosas que no son necesarias. Son solo obras suntuarias y faraónicas.

           La metáfora de los Hermanos Marx es adecuada, solo que en Melilla el grito no es el de: ¡ Mas madera !, sino el de: ¡ Más macetas !. ¿Porqué no siembran flora de jardín, como el diente de león, en vez de insertar una maceta tras de otra?. En la película: “Los hermanos Marx van al Oeste”, para que la locomotora siguiese en marcha, empezaron a demontar los vagones de madera hasta quedarse sin tren, y eso es lo que está sucediendo en Melilla, que al final, nos quedaremos sin tren, solo por alimentar la locomotora desbocada.

  Nota:  https://elalminardemelilla.com/2012/02/04/el-maceterismo-en-melilla/

  PD: http://www.youtube.com/watch?v=M9NhvMSWsNI