Archivo diario: 11 enero, 2012

La torre herida por el rayo


 

     “La torre herida por el rayo” es el título de una novela  del genial dramaturgo y melillense Fernando Arrabal. La torre herida por el rayo es también el arcano XVI del Tarot. La torre herida por el rayo, o por el bárbaro, es el estado de esta torrecilla, en uno de los dos parque infantiles del Barrio de La Victoria, del que está debajo de los edificios de once plantas del barrio.

     El pináculo de la torre aparece fragmentado. El frío de las últimas noches ha podido acabar con la resistencia del cemento, fracturándolo. Podría también haber sido obra de los bárbaros, a los que últimamente se les atribuye todo, pero esta posibilidad parece desvanecerse, ante  la ausencia de losas rotas o cualquier otra evidencia de golpes.

     Esta construcción tiene un mínimo de 25 años, el pináculo no es macizo sino hueco y la oscilación térmica de las últimos días ha sido demasiado amplia, por lo que la resistencia de los materiales, ya de por sí muy antiguos, parece que ha finiquitado,  resquebrajándose de modo natural. La foto general es de septiembre y no parece que la torre estuviese rota en aquel momento.

     En el mes de septiembre del 2011, hice una entrada acerca del vetusto estado de este parque infantil, así como de los ya inadecuados materiales de las atracciones infantiles, que parecen antediluvianas. Advertir de algo en Melilla,o intentar anticiparse a los acontecimientos,  aunque sea con buena fe y solo con vocación de servicio público, es una actividad tan útil como la de contar los guijarros en una playa. Al final es el tiempo el que impone su inexorable ley.

        Nota: Los romanos eran gente muy supersticiosa, tanto,  que tenían Colegios Oficiales de augures y auspices, que interpretaban cualquier signo, ya fuese natural o no, con tal de anticiparse a cualquier hecho. Según todos los indicios, sobre todo los del Tarot, una torre quebrada no es una buena señal, aunque también es una señal para estar alerta ante próximos acontecimientos negativos y poder superarlos.

    PD: https://elalminardemelilla.com/2011/09/25/parque-infantil-arcaico/

Nihil novum sub sole


Nada nuevo bajo el Sol

        Si alguien sabía de política, del arte de amar, y de tantas otras cosas, eran los romanos. Nada de lo que sucede ante nuestros ojos debe sorprendernos, porque todo  ha sucedido ya. El viejo adagio latino que encabeza este comentario, es una máxima inmortal. Sirve para cualquier época. Muchos se sorprenderían de lo actual que resulta la: “Guía para ganar elecciones”, de Cicerón, o la asombrosa descripción de las intrigas y ambiciones políticas contenidas en: “La conjuración de Catilina”, de Salustio.

         Ahora estamos viendo un baile de nombres en Melilla, con ocasión de los nuevos nombramientos y nada hay que reprochar a nadie, porque son cargos de “libre designación”. Lo único que me asombra es que ahora estos sean vistos como un dechado de virtudes y de eficacia colectiva , y los anteriores fuesen calificados como “cargos de partido”.

         Son lo mismo ahora que hace cuatro u ocho años. El Delegado del Gobierno es tan libre de cesar como de nombrar. Nunca entendí porqué se reprochó al anterior Delegado melillense (Gregorio Escobar), tal o cual nombramiento o determinado cese, o determinada actitud y no entiendo porque se elogia en el actual, Abdelmalik el Barkani, que haga lo mismo. Ambos fueron designados por sus respectivos partidos, y ambos nombran a personas de su confianza y de su entorno políticoo, para los cargos de confianza. Tan de “partido” son antes, como lo son ahora, tan independientes antes, como ahora.

             En conjunto y a todos, desde El Alminar de Melilla, les damos la enhorabuena por sus nombramientos, y a todos les deseamos suerte y buen criterio en el desempeño de unos cargos, en los que deben trabajar para todos los melillenses, sin distinción alguna, como dijo el nuevo Delegado del Gobierno Abdelmalik el Barkani.

      Nota: De todos los nombres, hay una que destaca y es el de Francisco Avanzini Rojas, repuesto por libre designación, en el mismo lugar en el que fue cesado por el mismo motivo. Es todo un ejemplo de longevidad en la Administración de Estado. La foto que ilustra esta reflexión, es la de un jovencísimo Avanzini, en el funeral por la muerte de Franco, el día 21 de noviembre de 1975. Está hecho con cariño y también le deseamos que alcance el retiro que se merece.

      PD: La última expresión de agradecimiento y enhorabuena quiero que sea para mi amiga Irene Flores, nueva Jefa de Prensa de la Delegación del Gobierno. Espero que culmine con éxito, la oportunidad que la vida le ofrece y que ha merecido, sin lugar alguno a la duda.