La magnesita de Almeria


             La inclinación de una chimenea condenada

      En la carretera de salida de Almería en dirección Granada, se puede observar una alta chimenea de una antigua refineria de azufre, conocida en la ciudad como “la magnesita”, que ha dado su nombre tanto a una calle como a una urbanización próxima. Es la última y única chimenea industrial existente en la capital almeriense. Hasta hace no muchos  años existía otra, conocida como La Térmica, que pertenecía a una central eléctrica, que era de una gran altura y bella factura. El desarrollo urbanístico del Paseo Marítimo de Almería provocó el derribo de ese gran  ejemplar de chimenea industrial de ladrillo.

         El azufre fue un producto muy común y muy usado en la España de la postguerra, por lo que proliferaron este tipo de refinerías. En aquella época era muy facil comprar azufre en cualquier droguería de España, un tipo de establecimiento que ya es casi inexistente. El uso doméstico mayor era su utilización como  desinfectante. Todavía se sigue viendo en los bajos de los edificios para luchar contra insectos y para evitar que los perros orinen. Su fuerte olor, asociado con los vapores que exhala el diablo, sirve como repelente.

       La chimenea es muy alta, obligada por la toxicidad de los gases procedentes del refinado. A mayor toxicidad, mayor altura. Pese a todo, la expansión de las ciudades obligó al cierre de estas industrias, dada la toxicidad tanto de los gases emitidos, como del de la manipulación y almacenamiento del mismo. El tratamiento del azufre tiene efectos muy nocivos para la salud y para el Medio Ambiente.

        La antigua refinería ya está completamente desmantelada. solo queda en pie esta chimenea, pero no por mucho tiempo, dada la gran inclinación del fuste, que se mantiene en pie gracias a los ceñidores de acero instalados a lo largo de toda su longitud.

7 comentarios en “La magnesita de Almeria

  1. en realidad esa chimenea no corresponde a la Magnesita, sino a una fabrica de azufre muy cercana que pertenecia a la famila Romero, la magnesita era antigua propiedad de Alonso Quijano(Nueva montaña Quijano,, Santander), después paso a Laporte Ind.Ltda. con sede en Luton (Inglaterra), hasta su cierre,

  2. Confirmo plenamente la observación de Matías Corvino y transcribo el comentario remitido a La Voz de Almería para corregir una reciente información errónea:

    “La concentración de instalaciones industriales (ya desmanteladas) en la salida norte de la ciudad puede ser la causa del error producido en la edición de hoy, 3 de abril del 2014 (página 8), que ya venía de anteriores informaciones (ver Guillermo Fuertes, 26.4.2012)
    La refinería de azufre de Romero Hermanos nada tiene que ver con la Magnesita, gran recinto fabril que se situaba entre la Bola Azul y Canal Sur, pero no más arriba.
    Se puede rastrear su antigua ubicación por la existencia de una calle con el nombre de Magnesita y otra con el de Minas de Gádor, la nominación oficial de la empresa. Mucho antes de ser desmantelada, a finales del siglo XX, la firma dejó de operar en las minas de Gádor con magnesita y centró su actividad en la bentonita extraída del Parque Natural (entre Fernán Pérez y Agua Amarga) para producir tierra decolorante y limo sellador de perforaciones. Fue su director José Mª González-Gay Doménech, casado con Carmen García Lemos (firma habitual en cartas al director)
    Internet, por razón de sus pocos años, no da noticia de la antigua fábrica y sólo se refiere a Magnesita como calle. Para tener alguna referencia histórica hay que buscar por bentonita y minas de Gádor.
    Un saludo, Antonio Grijalba”

    La información corregida hace referencia a la publicación en BOPA (2.4.2014) de un edicto de la Gerencia Municipal de Urbanismo de Almería, aprobando convenio urbanístico para desarrollar los terrenos de la antigua refinería azufrera. Por dicho convenio, la familia Romero se hace cargo de restaurar la chimenea e integrarla en zona verde. La redactora, María Medina, me ha confirmado que, ante la escasez de datos obrantes en el Ayuntamiento, basó su información en la citada de Guillermo Fuertes.

  3. Con respecto a la Térmica del Zapillo, tenía 2 chimeneas de diámetro diferente y eran de hormigón, no ladrillo. Los pescadores las utilizaban como referencia para el fondeo. Su voladura controlada no estuvo causada por el paseo marítimo, que ya existía de mucho antes, sino por su obsolescencia tras medio siglo y por cese de actividad en la central térmica: La concesión caducaba, la eficiencia era inferior a los grupos instalados/previstos en Carboneras y, por añadidura, la “fiebre del ladrillo” aceleró la urbanización de la vega litoral donde se asentaba.

    Al otro lado del río, en el paraje de los Partidores, la fábrica de ladrillos la Boletina conserva su pequeña chimenea. En el cerro de la Chanca prácticamente han desaparecido las galerías y chimeneas menores de fundiciones decimonónicas.

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .