La colonia del cernícalo primilla


Un cernícalo en las murallas de Melilla

    La asociación ecologista Guelaya nos sorprendía hoy con un desagradable y triste comunicado, en el que nos daba cuenta de la desaparición de la colonia de cernícalos primilla, que anidaba en los huecos centerarios de las murallas de Melilla.

     Enseguida me vino a la memoria que en octubre de 2010, se hizo una ampliación de presupuesto de 200.000€, para la rehabilitación falsificadora de las murrallas de Melilla, en la zona de la Batería Real y en la del Baluarte de La Concepción, siendo este último lugar la zona en la que habitaba el cernícalo, la única ave rapaz que convive con el hombre en el entorno urbano. Sorprendió la abultada cifra, 200.000€, destinada a comprar nidos y proteger así su anidamiento, cuando según fuentes de la citada asociación ecologista melillense, cada nido cuesta solamente 20€, con lo que con esa desproporcionada cifra se deberían haber comprado unos 10.ooo nidos. La asociación ecologista informaba también, que bastaría haber respetado su época de anidación y mantener sus huecos naturales, para haber mantenido esta colonia de aves rapaces.

            El 11 de octubre de 2010, y en la contraportada de El Faro, manifesté mis dudas sobre el carácter mixtificador de esta rehabilitación y también sobre la extraña excusa para incrementar en 200.000 su coste.  En aquellos días se aludió a la necesidad de proteger a los cernícalos primilla y se informaba de que se iban a comprar esos nidales para proteger esa colonia.

                   Al final, ni se ha protegido la colonia de rapaces, ni tampoco la muralla. Una doble desgracia. Contemplen y guarden esta foto del Baluarte de La Concepción, porque así no lo volverán a ver nunca. Ahora está completamente mixtificado y ese bonito acantilado está lleno de escombros.

      PD: Para saber más sobre este ave: http://javiermilla.es/

     Para saber el precio de los nidales: http://www.demaprimilla.org/

             

3 Respuestas a “La colonia del cernícalo primilla

  1. Lo escribimos todo, desde el principio del Alminar, y entonces, como ahora, nadie hizo caso de nada.

  2. Pingback: Los pollos de las gaviotas | El Alminar de Melilla

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .