Archivo diario: 18 junio, 2011

Melilla, 700.000€* en intereses de demora


     

       Medidas para una Administración sin despilfarro

      Melilla es la 8ª ciudad de España que más deuda tiene por habitante, la 2ª es Ceuta y la 1ª Madrid. El Gobierno de Melilla tiene contraidos con los bancos préstamos por un importe de 94. 345.978€, lo que supone 1/3 de su presupuesto anual. Anualmente paga a los bancos la cantidad de 15.127.194€, que es la suma del capital más los intereses. La amortización de la mayor parte de estos préstamos superará con creces la presente legislatura, que todavía no ha empezado, y el final de algunos de esos créditos solicitados finalizarán en 2026, osea, cuando ninguno de los concejales hoy presentes se dedique ya a la política, y cuando la mayor parte de esos nombres ya ni siquiera sean recordados, la deuda contraida por ellos seguirá existiendo. 

        No estaría mal si los préstamos se pidiesen para infraestructuras que acaben disfrutando las generaciones venideras, pero lo que debería cuidarse es que esa “obra pública” o esas infraestructuras, fuesen lo menos onerosa posible, porque la que se está realizando, está saliendo  a “precio de oro”, con lo cual, el beneficio del préstamo ya no es tanto, porque esas infraestructura ya caras, tienen luego un mantenimiento mas caro aún y al final el endeudamiento aunmenta de modo considerable. La obra pública está resultando demasiado cara en Melilla.

    Lo peor, lo verdaderamente malo es que parece que La Tesorería Municipal no anda tan fina como dicen, o como nos quieren hacer creer y resulta que en los presupuestos de este año, del 2011, hay dedicados nada menos que 700.000€  para pagar los  intereses de demora.

     Osea, que el Ayuntamiento no tiene siempre a punto el dinero “contante y sonante” necesario para pagar los préstamos que pide, se retrasa en algunos o bastantes plazos y tiene que renegociarlos, cosa a la que los bancos se prestan  amablemente, siempre y cuando se les paguen “los intereses de demora”fijados. Esto si es dinero perdido para los ciudadanos de Melilla. Esto sí es tirar el dinero de todos.

        Es por aquí por donde hay que empezar a ahorrar y a realizar una gestión eficaz, y no suprimiendo el sueldo de la Vicepresidencia 2ª de La Asamblea y quitarle a la oposición un “auxiliar de grupo”.

     Hay una cosa clara, si hay que hacerlo se hace, pero hay un mínimo de cien áreas , de las que el Gobierno de Melilla podría recortar gastos y hacer una gestión austera y eficaz, antes que recortar esos “tres sueldos”. Porque se van a reducir 3 Consejerías, pero ya veremos cuantos “altos cargos” se verán afectados por ese recorte de nombres. Mucho nos tememos, que los “altos cargos” recortados sean menos que  las tres Consejerías reducidas.

    PD: He rectificado la cifra anterior (600.000€). La correcta es la que aparece ahora

Adiós a un edificio característico de La Avenida


          Este era el edificio que cerraba La Avenida de Melilla. Allí estuvo instalado durante años el anuncio luminoso de Sanyo, la firma patrocinada durante años el melillense Ayu Lanchandani, promotora también de Las Galas de Verano de La Casa Sanyo, gracias a las cuales miles de melillenses pudimos conocer en directo las actuaciones de los artistas más emblemáticos de las décadas de los  años 70 y 80 del pasado siglo.

        El edificio ha estado cerrado durante más de diez años, atravesando los tres tipos diferentes del “estado de ruina”, hasta que la demolición ha sido ya su único y posible fin, como La Casa Paraíso, como tantos y tantos otros edificios característicos, que ya no existen y otros tanto que llevan el mismo camino. Son los tiempos sí, pero también es un tipo de gestión despreocupada por mantener lo característico y apostar por la construcción de una ciudad nueva, pero completamente despersonalizada.

          No es que el edificio valiese gran cosa, pero si su  fin era el derribo, entonces de nada han servido los más de diez años del estado de ruina en el que se encontraba y el lamentable aspecto que ha dado, durante demasiado tiempo, al cierre de La Avenida por el Norte. Lo curioso es que la empresa que ha llevado a cabo el derribo, se anuncia como de “rehabilitación de edificios e inmuebles en general”. Este desde luego, lo han rehabilitado de una sola tacada.