Archivo diario: 7 junio, 2011

La carcoma devora un parque infantil


                         Zona infantil del Parque Hernández

              El  blog “La otra Melilla”, otra manera de dar a conocer la situación real de la ciudad, denunciaba este domingo, mediate fotografías, el lamentable estado de la zona infantil del Parque Hernández, recientemente remozado por la cantidad de 3,5 millones de euros. En principio, la fotos no decían nada más, ni aventuraban ninguna hipótesis, parecía una más obra de “los vándalos” o del mal uso de las instalaciones,  pero nada más lejos de la realidad.

      Es simplemente  mala gestión, despreocupación por las cosas una vez inauguradas. En la reciente remodelación del Parque Hernández, se esperaba que también se renovase la zona de juegos infantiles del Parque Hernández, una de las más antiguas de Melilla, pero los 3, 5 millones de euros pasaron por las inmediaciones sin detenerse en este área.

       La voz de alarma la dió “el vigilante del parque infantil”, que ante  el estado en que se encontró la zona de columpios, decidió avisar a la Policía Local que precintó la zona. Ya hay otra atracción cerrada desde hace tiempo y también afectada por la carcoma. Una rápida inspección por el resto de las atracciones infantiles, demuestra que todo está afectado por la carcoma y que además, ya ha sido objeto de una “chapuza”. Los troncos que sostienen muchas de las atracciones del Parque está ya practicamente segados en la base, y han sido rellenados con “una masillla”, que enmascara el problema, pero no lo soluciona ni lo repara.

           Todo está carcomido. Todo debe ser cerrado y revisado.

Anuncios

7 de Junio. El verdadero día de Melilla


            

                Un verdadero Día de Melilla      

              El 7 de junio de 1556, la Casa de Medina Sidonia cedió a La Corona de España lo que hasta ese momento era sólo una ciudad ducal, administrada en nombre de España, pero ciudad ducal. La Corona de España descartó la conquista de Melilla por considerarla una empresa demasiado arriesgada, demasiado onerosa y que no iba a apartar nada con respecto a la política exterior de Los Reyes Católicos. Sólo por hacer méritos ante La Corona, decidió acometer la empresa, por su cuenta y riesgo, Alonso de Guzmán, III duque de Medina Sidonia, en una fecha que seguro no fue el 17 de septiembre y tampoco es seguro que fuese en 1497, pero la cuestión ahora no es esa.

               El caso es que entre 1497 y 1556, casi por espacio de 60 años, Melilla sólo fue una ciudad ducal, administrada bajo contratos o asientos, y en dónde los Reyes de Castilla sólo destacaban a la plaza un Veedor, que era el encargado de certificar que todos los gastos que les pasaba Medina Sidonia era ciertos y de imponer una serie de exigencias a la Casa Ducal, para que no regatease el personal mínimo y la guarnición establecida por “los asientos”.        El 7 de junio de 1556, tras la previa renuncia de Los Duques, La Corona de España tomó posesión definitiva y a su cargo de la Ciudad de Melilla.

                         Las ventajas de una fecha nueva

                         El 7 de Junio es un propuesta que recuerda la fecha en que La Casa de Medina Sidonia renunció a la administración y gobierno de Melilla  en favor de La Corona de España. Este sería el día en que de un modo efectivo Melilla, nuestra ciudad, se vinculó de un modo efectivo con la Administración y Gobierno de España. Desde ese día y no antes, Melilla pertenece a la Corona de España.     Esta fecha evita la confrontación sobre los hechos acaecidos con la conquista de Melilla y acontecimientos posteriores.

                       Carece de caducidad al tratarse de un hecho histórico. No sucede así con el Día del Estatuto caso de que sea reformado o sustituido y también se trata de algo muy cuestionado y que en realidad supuso una puerta falsa para Melilla, pues no cumple la Disposición Transitoria 5ª de La Constitución.

         El 7 de Junio evita la concentración de fiestas en el mes de septiembre y en el último trimestre de cada año  y también la de marzo, si se escogiese el día del Estatuto, con la cercana Semana Santa y el 19 de marzo, si se pretende mantener como festivo.

        El 7 de Junio marca una clara vinculación con España y su Corona, no se trata pues de una fecha desvaída y carente de contenido. El día de Melilla debe vincular siempre la pertenencia y entroncamiento de Melilla con la realidad política de España y en este día, ese perfil se dibuja de un modo claro.

       El 7 de junio  es un día sin mancha, es un día prístino que ofrece muchas ventajas por su posición en el calendario. Al tratarse del final de la primavera y la antesala del verano puede celebrarse de un modo alegre y fomentando la participación ciudadana.

            Con  el 7 de junio todo está por hacer y por diseñarse. Es un acontecimiento nuevo, una fecha distinta que ofrece un campo de creación completamente abierto.      Melilla camina hacia una etapa histórica nueva, con una composición social y política distinta. Los viejos modelos cambiaran dentro de muy poco en nuestra ciudad, por ello se necesitan nuevas fechas, que no recuerden acontecimientos que puedan separar o que puedan ser cuestionados desde distintas ópticas políticas.        

           El mejor legado que puede hacerse a las generaciones futuras es el dejar trazada una senda de convivencia en la que nadie se sienta extraño, en la que nadie sienta que se le excluye o no se cuenta con él.