Archivo diario: 13 junio, 2011

1000 visitas en 40 días


               “Todo es mentira, todo lo que oimos, lo que vemos. Cambian constantemente. Nos quieren muertos o viviendo su mentira. Lo único que puede hacer un hombre aquí, es encontrar algo que sea suyo, crear una isla para él solo”.     Sgto. Weltz en “La delgada línea roja”.

                           Definitivamente hay otra Melilla, otro modo de ver las cosas. otras realidades por encima y por debajo de la visión monocorde que se nos quiere imponer. Ellos siguen ahí, arrasando con todo, haciendo creer que no hay más mundo que el suyo y sin embargo, Melilla buye por debajo y está viva. Necesita solo articularse, preparar una respuesta, buscar su sitio. No es fácil, porque la propaganda y el Poder se extienden por todos lados, apenas dejan sitio. Definitivamente no quieren nuestra visión de las cosas y se esfuerzan en cegarla lo más posible, apartarla de sí todo lo que pueden.

Hay muchos blogs como : “El informal de Fran, La otra Melilla, www. melillense.net, Guelaya, Melilla de izquierdas, diário de un ciudadano de a pie”, etc. Muchas alternativas que están empezado a construirse, otras ya consolidadas y simpre con una visión de Melilla más participativa, más de todos, con un futuro más atractivo del que nos presentan como irremediable”. Todo tendrá su oportunidad, la historia no puede detenerse ni la verdad taparse. No puede asentarse la resignación ante “el más de lo mismo y más de los mismos”.

        Gracias a todos los que visitan esta página diariámente, gracias a los que la visitan de vez en cuando, gracias a los que leen todo lo que se escribe, gracias a los que intervienen con su opiniones. Gracias a todos, porque El Alminar de Melilla es para todos. Anímense y sigan entrando, porque la luz de los candiles siempre estará encendida.

Anuncios

Casa de los Cristales. ¿Esperando a que se caiga?


        

       La Casa de los Cristales, anteriormente Hotel Reina Victoria, se encuentra en un estado ruinoso, con actuaciones constantes por parte de los Bomberos, que cada vez cierran un mayor tramo de acera,lo que provoca el cierre de los negocios allí estabelecidos y el peligro para los viandantes que representa los posibles desprendimientos de los elementos decorativos y ornamentales. Nadie entiende en Melilla cómo se puede llegar a estas situaciones límite, en la que o es una responsabilidad clara de la propiedad del inmueble, o hay una falta de actuación contundente por parte de la Consejería de Fomento.

    Algo pasa, incluso la posible búsqueda de la ruina técnica del inmueble, que se produce a los diez años de haber solicitado la declaración administrativa de ruina, y si no se realiza ninguna acción en ese plazo, entonces sobreviene la declaración judicial de ruina técnica del edificio, contra la que ya no hay nada que hacer salvo el derribo. La zona frontal del edificio, que era la antigua entrada al Hotel, lleva cerrado medio año, porque se levantó la acera y todavía nadie ha sido capaz de arreglarla. La pasada semana, los Bomberos tuvieeron que cortar casi todo el lateral de la acera de la calle Sidi Abdelkader, provocando el cierre de los tres establecimientos situados en las inmediaciones.

      Es una realidad quqe cada vez se ven más edificios ruinosos en la zona Centro de Melilla y además de edificios emblemáticos, como el de la Casa de los Cristales. La excelencia (que también la hay), convive con la cochambre en el centro de Melilla. ¿ Se ha requerido ya a la propiedad para que solvente esta situación?, ¿ja abierto algún expediente la Conjería de Fomento sobre este inmueble?. Habría que actuar de modo rápido y eficaz en el caso de edificios emblemáticos.

El cisma del Rocío en Melilla


                             El cisma del Rocío melillense  

                     Un año más, se ha celebrado la tradicional “Romería del Rocío” en Melilla, sin embargo, pocos recuerdan ya el tremendo “cisma” que sufrió esa cofradía hace tan solo siete años, o quizá si se recuerde, pero se prefiera olvidar.

                   Sebastián García y Loli Arjonilla  son un matrimonio de sobra conocido en Melilla tanto dentro del mundo religioso, como en el de la asistencia social y también en el de la cultura. Sin embargo la faceta más importante y larga de sus vidas fue  la que les llevó a estar al frente de la Hermandad del Rocío y de Jesús de Medinaceli durante casi 20 años. La historia empezó en 1979 cuando rescataron y restauraron dos imágenes abandonadas en un cuarto parroquial de la iglesia de Santa Mª Micaela.

               Sebastián García y Dolores Arjonilla sacaron las imágenes titulares de La Cofradía del Rocío de un cuarto en dónde yacían abandonadas, el entonces párroco de Sta. Mª Micaela les dijo: ¿Para qué queréis esos maniquíes?, allá por el año 1978. Tras ser procesionadas por primera vez en 1983, constituyen hoy uno de los ejes fundamentales de la reflotada Semana Santa melillense.

                En 1983, año de la 2ª recuperación de La Semana Santa melillense hicieron la primera salida procesional de esta nueva etapa. En poco más de 20 años esta cofradía pasó a ser la de mayor número de asociados, la de mayor patrimonio ornamental y la única con sede propia, la única que no tiene que guardar sus tronos en la plaza de toros.

                Otro de sus logros fue convertir La Romería del Rocío en un acontecimiento importante y festivo para toda la ciudad y no sólo para el mundo de los creyentes. Hoy no hay autoridad pública o personaje relevante de la ciudad que no se deje ver por los pinares de Rostrogordo, en donde curiosamente los socialistas melillenses son uno de los grupos más activos y antiguos. El gran relanzamiento se produjo cuando el alcalde socialista Gonzalo Hernández abrió el antiguo fuerte de La Legión (hoy complejo deportivo de ocio público) para celebrar allí la fiesta rociera.

                Entre sus proyectos importantes no culminados está la erección de una ermita a la virgen rociera en el más importante  pinar melillense. Estaba hecho el proyecto y Evaristo Muñoz había cedido un terreno junto a la M-1, es más, estaba hasta la propia imagen de la virgen, que es la que hoy constituye uno de los pilares centrales de su oratorio. Esta imagen sí está bendecida y también el oratorio, que forma parte de su casa en la calle Arbucias del Monte de La Libertad.

                                      La capilla del otro Rocío

                En su capilla privada, que en el futuro quiere nombrarla en honor de Juan Pablo II y la madre Teresa de Calcuta, está presente el Jesús de Medinaceli, otro de los ejes de su vida y que fue un regalo de su hijo. Está también una reproducción del afamado busto del Cristo de Limpias, una virgen del Pilar y una imagen del sagrado corazón de María que fue encontrada bajo el suelo en las obras de una casa colindante y que su propietario le regaló a Sebastián.

        El crucificado tiene más de 70 años y fue restaurado por el artista melillense Juan Antonio Diago, que también realizó la paloma que representa al Espíritu Santo en la sede de la Hermandad del Rocío.

        También han fundado el Coro Rociero Mª Santísima de La Victoria de gran éxito y estuvieron en la última peregrinación al Rocío en Almonte (Huelva). Parte de las recaudaciones las destinan a obras benéficas.

          ¿Cómo surgió el cisma del Rocío en Melilla?      

           Ellos no quieren, ni hablan de lo sucedido en 2004, ni hablan mal de nadie aunque muchos de los que lean esto no lo crean, pero es necesario contarlo para que se entienda bien, porque como decía Lope de Vega: “Tapices tienen oídos y paredes tienen lengua”. Son muchas las zonas de sombra que todavía pesan sobre lo sucedido en aquellos años en la Cofradía del Rocío y del Cautivo.

          En el año 2004 reinaba gran agitación espiritual  entre las cofradías melillenses por las abruptas maneras y modales del entonces vicario Antonio Ramos Ayala. En la ciudad se cuentan decenas de historias sobre su impetuoso y torrencial carácter. Enfrentarse con él por el más nimio asunto, era garantía de una buena reprimenda verbal. Los hermanos mayores de las cofradías hicieron ver al propio obispo los muchos desmanes de este párroco, y de hecho fue relevado con el repudio del mundo religioso cristiano de la ciudad.

          Conocido es el incidente con un reconocido hombre de iglesia, al que impidió de modo grosero ejercer sus funciones de ayudante de oficios religiosos, facultades reconocidas de modo oficial por la propia Iglesia.

          El enfrentamiento más grave se vivió con la Cofradía del Rocío, con ocasión de los sucesos que originaron “el cisma del Rocío” en el año 2004: “La Iglesia no es una democracia y te irá muy mal si te enfrentas con ella”, decía el Vicario Ramos Ayala frente a uno de los anteriores rectores del Rocío.

           En apenas unos meses, una misteriosa orden episcopal, que nadie reconoce ni muestra, disolvía e intervenía la entonces Junta de gobierno de la Cofradía. Sebastián (Hermano Mayor), casi toda su Junta de gobierno y gran parte de sus acólitos dimitían y/o eran dados de baja del censo de la Cofradía. Desde entonces se gobierna de modo interino y  provisional y nadie en el obispado se pronuncia sobre el futuro o sobre qué causas motivaron una medida tan drástica. Tampoco se sabe si cesó la intervención episcopal y si las medidas cautelares han cesado.

           Muchos hablan de ellos (los refundadores de la Cofradía del Rocío) como cismáticos, pero nada más lejos de la realidad. Viven sus convicciones sin molestar a nadie, en la intimidad y privacidad de su casa, en donde obviamente pueden hacer lo que les venga en gana. Huyen de cualquier polémica pasada o presente, ajenos a quienes puedan tachar sus convicciones de exageradas. 

       Obviamente la historia es muy distinta si se atiende a la versión de los medios próximos y actuales regidores de la Cofradía del Cautivo y Mª Santísima del Rocío, a cuyo frente se encuentra Gregorio Castillo, pero aquí también prefieren correr un velo espeso sobre aquellos sucesos y dejar que el tiempo coloque a cada cual en su sitio, si no es que lo ha hecho ya.

                   Antonio Ramos Ayala, es hoy párroco de la iglesia de San Agustín en Antequera y director espiritual de la Cofradía de La Pollinica. Entre las cosas ya mencionadas, Antonio Ramos también destacó en Melilla por su gran capacidad oratoria.