Grupo escolar García Valiño. Fin


          El día de la inauguración, 19/03/1942

    La crónica de la inauguración fue escrita (en El Telegrama de Rif) por el falangista y cronista oficioso del franquismo Julio Martínez Abad. La 1 piedra se colocó el 6 de enero de 1941 y cualquier dato estaba lleno del significado que las nuevas autoridades querían imponer a los nuevos tiempos. Los niños iban disfrazados de “flechas y pelayos”, algo así como las centurias infantiles de Falange, además, y había unos niños específicamente vestidos de flechas marinos. El Comnte. Gral de Melilla, Rafael García Valiño, llegó acompañado por sus ayundantes oficiales: Vara de Rey, Pesquero y Córdoba.

            En el  patio del colegio, que se ve abarrotado en la fotografía, estaban tanto los niños y vecinos del barrio, como los de otras partes de la ciudad, pues el día 19 de marzo era festivo en el franquismo. Era la alternativa franquista al 1º de mayo.

            El clero estuvo representado por el Canónigo Magistral de Málaga Victorino García, Sebastián Carrasco como Vicario de Melilla y bendijo el colegio el párroco del Ave María Sr. Estrada, Al frente de la Sección Femenina de Falange estaba Matilde de La Guardia. El primer director del Grupo Escolar fue el también Inspector de 1ª enseñanza Sr. Serrano. El número total de alumnos en su inauguración fue de 350 y al término del acto se repartieron galletas entre todos los niños presentes. La obra física del Colegio iba firmada por el arquitecto municipal Enrique Nieto y Celestino Roselló como contratista.

    En los discursos, plagados de referencias patrióticas y heroicas a los tiempos del Cid y similares, destacaron, por su rencor, las siguientes palabras de García Valiño: “celebramos hoy la paz y la reconstrucción, de cuanto destruyó la horda marxista, que arrancó la fe religiosa a los maestros, que quitó los crucifijos de las escuelas (el tono recuerda a algunos de los tiempos actuales), y más tarde llevo a los niños a aquellas formaciones, que eran verdaderas mascaradas y paso forzado al crimen y la vesania del frente Popular”.

          Al final  y como siempre: Padrenuestro, Cara al Sol e Himno Nacional brazo en Alto.

10 comentarios en “Grupo escolar García Valiño. Fin

  1. Elecciones de febrero de 1936 en el distrito quinto: Cabrerizas, Batería J y alrededores, de donde procedían los alumnos y alumnas del García Valiño.

    Votos emitidos: 3476
    Barrena, Frente Popular: 3060.
    Echeguren, coalición de centro derecha: 413
    En blanco: 3.
    Se comprende tanto la represión que sufrieron sus habitantes como los desvelos de los franquistas por “lavar el celebro” a los alumnos y alumnas del García Valiño.

  2. En Melilla pasan muchas cosas extrañas, andres, y es que desaparece un edificio, y desaparece también cualquier vestigio fotográfico o documental. No tengo fotos otras fotografías del Colegio, que no sean las que he publicado. Puedo enviarte al mail las que tengo, pero nada más. Espero que alguien lea estos comentarios y pueda aportarnos otras fotografías.

    • Por correo email os he enviado las únicas fotos que poseo de ese colegio. Precisamente en una de ellas puede apreciarse las obras de derribo.

  3. Julio Martínez Abad no era falangista, soy su nieto, su cuñado Joaquín si lo era, y lo mataron en Paracuellos por el mero hecho de pertenecer a la falange… y cronista del franquismo, pues si, fue un superviviente en bando nacional, con una familia detrás ( mi madre cumplió los dos años cuando empezaba la guerra)

    • Interesante su respuesta.
      La mera pertenencia a Falange no supone ningún carácter delictivo. En El Alminar hemos escrito mucho sobre el tema, y al menos 30 personas sí estuvieron implicadas en todos los crímenes sucedidos en la ciudad entre julio y agosto. En principio a Julio Martínez Abad se le tiene solo conceptuado como “cronista” o militante sin otro tipo de extensiones. Lo que sí puedo decirle, es que su libro está muy bien informado, es quizá una crónica más exacta de lo sucedido, que el escrito por el Cronista de la ciudad y franquista convencido, Fernández de Castro.
      Lo que sí aporta Martínez Abad, es una exacta lista de aquellos que recibieron armas, y que seguramente emplearon contra la población civil de la ciudad. Si sé que acabó abandonando la ciudad y alejándose de lo sucedido en ella. Si usted puede aportar una verdad histórica, y otra visión de los sucesos de Melilla, no tendría inconveniente en publicarlo, y revisar lo poco que se sabe de su abuelo.

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .